Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MUNDOMOVIL EL CINTURON DE SEGURIDAD Todos losautomóviles franceses lo llevarán a partir del próximo ano TRAS SU IMPLANTACIÓN EN LOS ESTADOS UNIDOS, DESCENDIÓ EN UN 50 POR 100 EL NUMERO DE MUERTOS POR ACCIDENTE Aprovecharse de sus ventajas en España equivaldría a reducir el sangriento balance anual de las carreteras automóvil se ha apresurado a montar, con este motivo, una exposición en la que se recogen los esfuerzos en pro de la seguridad en el tránsito. Y a raíz de su apertura, un periódico germano se preguntaba: ¿Podrían sar más seguros los automóviles dejando intactos los precios? ¿Cuánto costaría mayor seguridad? Porque se teme que la implantación obligatoria de algunas medidas preventivas contra los accidentes repercuta en el precio de los vehículos. ¿UNA SOLUCIÓN? No cabe duda que el cinturón de seguridad evitaría también en nuestro país no pocas, víctimas por accidentes. Sería una solución, entre las muchas que se pueden ir derivando con la experiencia. Pero que el cinturón de seguridad vaya instalado obligatoriamente en el automóvil que sale de fábrica, no quiere decir que el conductor lo utilice en todos sus trayectos. Normalmente se prescinde de él por comodidad, aunque ésta, en realidad, es mínima. Si alguna disposición las carreteras de la República Federal de Alemania. El total de los accidentes mortales fue de 16.600 y los heridos alcanzaron la cifra de 468.000. En vista de estos lamentables y crecientes resultados sangrientos del asfaltado, las autoridades alemanas han estudiado sus posibles causas, para lo que han analizado los factores que influyen decisivamente: la carretera, el vehículo y el conductor. Tras este estudio, una cosa parece clara a los responsables del tráfico alemán: es necesario aumentar los elementos protectores contra los accidentes, aunque suban los gastos por dispositivos de seguridad. Este asunto ha llegado ya al Parlamento Federal y se espera un pronunciamiento en breve. La industria alemana del futura reglamenta cuanto venimos comentando, la orden debería ser extensiva al uso en carretera de este dispositivo de seguridad. Muy poco se habría conseguido de otra forma. Creemos que en todo caso el fabricante de automóviles prefiere a su cliente vivo y que, por tanto, ha de facilitarle cuanto vaya en favor de su seguridad. Más si algo se programa en materia de protección automovilística que no sea nunca a costa de los precios de los vehículos. Es asunto que debe entrar en los cálculos de lanzamiento de un modelo para que la seguridad empiece a ser gratuita. De esta forma España empezará a rebajar dentro de unos años el número de victimas, ya alarmante, por accidentes de circulación. Y las casas constructoras da automóviles que, se quiera o no, han contribuido a la popularización del accidente de tráfico, habrán favorecido así las defensas de sus clientes ante ese fantasma amenazador que aguarda al conductor donde menos se espera. GIMÉNEZ ALEMÁN