Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S- DE ABRIL BE 1989. EDICIÓN DE ÍA MAÑANA. PAG. 38. 9 A B C EN BUENOS AIRES VISITA BEL PRESIDENTE Para los jóvenes A 8 C EN SANTIAGO DE CHILE E AGRAVAN IFMOfBAf! ÍLÍ IUVKÍIVÍ Buenos Aires 8. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por telex -El presidente de la República, teniente general Juan Carlos Onganía, Inició ayer un viaje a la Patagonia, acompañado de ministros del Gobierno. El objeto de esta gira, en referencia oficial, no es otro que analizar la acción que se viene desarrollando en la región patagónica, impulsar el programa de medidas para el año en curso y examinar sobre el terreno los problemas estructurales a considerar en el plan de desarrollo de mediano y largo alcance que elabora el Consejo Nacional de Desarrollo La visita presidencial durará hasta el sábado próximo, y en ese día el jefe del Estado dirigirá un mensaje al país desde la ssde del Gobierno de Chubut, iniciando seguidamente su regreso a la capital federal, donde se estima llegará en las últimas horas de la tarde. Esta es la que pudiéramos decir la línea escueta del singular acontecimiento político, sin precedentes en la historia constitucional de la nación. Decimos sin precedentes porque no pueden considerarse como tales algunos desplazamientos en épocas en que la organización política argentina no estaba ni asentada ni realmente definida. Pero desde que ese hecho se produjo, el Gobierno nacional, como tal Gobierno, no actuó en reuniones de gabinete y firmas de convenios como lo va a hacer ahora, fuera de los límites de la capital de la República. Esto prueba la extraordinaria significación y trascendencia que el Gobierno asigna a esta excursión y los óptimos frutos que se esperan de ella. Entusiasmo y esperanza sin límite lia despertado en la comarca patagónica el viaje. Despachos recibidos de Rio Gallegos recogen ciertas frases de la gente que prueban su singular estado de ánimo: Ahora vamos a hablar mano a mano con Su Excelencia. Viene a argentinizar la Patagonia. Esta gira tendría que repetirla todos los meses y cien frases más de este tenor. El gobernador de Santa Cruz, comodoro Carlos Alberto Raynelli, ha declarado que en el primero de los Convenios a firmarse se prevé la incorporación de pobladores argentinos y extranjeros a la Patagonia, especialmente en Río Gallegos. M Gobierno local- -añadió- -tomará medidas para dar a los nuevos pobladores fuentes de trabajo y viviendas, mientras se favorecerá paralelamente a los habitantes que ya se encuentran en la provincia. Reconoció, más adelante, que los ganaderos están pasando por una situación difícil, pero tiene la firme esperanza de que con las medidas a adoptarse se sacará a la explotación ganadera de su estancamiento La Prensa escribe en el principal de sus editoriales: El viaje del general Onganía ha de constituir un estímulo para la población da aquel vasto sector da nuestro territorio, dedicada al trabajo, a la expansión de sus fuentes de riqueza y al fortalecimiento del espíritu nacional en comarcas a las que todavía no han llegado plenamente los beneficios del progreso. -Pedro MASiSA. La línea que triunfa entre la juventud deí mundo entero Americanas de cuadros en tonos tostados y verdosos. Solapas anchas. Una sola abertura. Pantalanes grísea. Camisas de paratas largas en eJ mismo tejido y color que la corbata. Chaquetas de tejidos rústicos negros o blancos formando contraste con pantalones rojos, blancos, negros o de ouaidritos menudos también en rojo. Cazadoras negras con pespuntes rojos o blancos. De tono crudo con pespuntes negros. Con cremallera y tiras de cuero o lona. a Santiago de Chile 5. (Crónica exclusiva para A B C, par correo aéreo. Un trágico incidente ocurrido hace algunos días en Puerto Montt, en el que un numeroso grupo de ocupantes ilegales de terrenos particulares se enfrentó a la fuerza publica que procedía a desalojarlos, quedando un saldo final que se eleva actualmente a diez muertos y cerca de cincuenta heridos- -incluyendo civiles y policías- ha agudizado gravemente las discrepancias internas que, desde hace ya tiempo, se vienen manifestando dentro de la Democracia Cristiana entre el sector oficialista, de tendencia más moderada, y el ala rebelde de extrevia izquierda. Aunque era un hecho indiscutible que los ocupantes ilegales actuaban instigados por agitadores y que su actitud vulneraba el orden y la ley, el presidente y el secretario de la Juventud Demócrata Cristiana, considerando solamente él aspecto lamentable y luctuoso del suceso, formularon una declaración pública atacando violentamente al Gobierno, al que acusaban de seguir una política cada día más alejada y contraria a los intereses populares y de ser guardián del capitalismo. El comunica. do exigía la inmediata salida del ministro del Interior y expresaba la convicción de que el pueblo se librará de las balas solo cuando estén en el poder de verdad y en el Estado como en su propia casa El ataque de la Juventud Demócrata Cristiana, en un momento doloroso y difícil para él ejecutivo, fue secundada por el publico apoyo de varios parlamentarios y dirigentes del ala rebelde del partido. La directiva máxima de la Democracia Cristiana, por su parte, solidarizando plenamente con la posición del Gobierno, procedió a suspender a los digentes juveniles y a llevar el asunto al Tribunal de Disciplina, el que acordó varias suspensiones y una expulsión. Los últimos acontecimientos, unidos a la declinación sufrida por el partido Demócrata Cristiano en las recientes elecciones parlamentarias, han motivado la convocatoria, para los días 1, 2 y 3 de mayo próximo, de una Junta Nacional, reunión a la que podrán concurrir alrededor de 590 dirigentes de todo él paás, y en la que se precisará la posición política y las bases programáticas de esta colectividad. La celebración de esta asamblea revestirá especial importancia, no sólo porque en ella deberán adoptarse definiciones categóricas frente a las divergencias internas que se vienen arrastrando desde hace tiempo, sino también, muy especialmente, porque sus conclusiones señalarán el camino que seguirá el partido frente a la elección presidencial de 1970, aunque en esta oportunidad aún no se designe al candidato que aspire a suceder al presidente Freí. En este punto se reflejan en forma particularmente aguda las discrepancias entre el sector moderado y él ala rebelde, ya que mientras él primero rechaza un entendimiento con el comunismo- -rechazo que comparte Frei- el segundo propicia la unión de las fuerzas populares en un bloque de izquierda que agrupe también al i marxismo. Mientras sus diversos bandos llegan a ponerse de acuerdo, el descenso experimentado por la Democracia Cristiana en las elecciones parlamentarias, en las que no logró alcanzar a reuní un tercio de la votación nacional, ha disminuido notoriamente las probabilidades de que un hombre de sus filas vuelva a ocupar la primera magistratura de la República en 1870, a menos que cuente con él apoyo de otras fuerzas políticas. Este respaldo resulta, actualmente, bastante problemático, ya que na se advierte el propósito de la izquierda de prestarlo, ni menos puede esperarse de parte de los sectores de derecha, que están impulsando la precamiiüatura del ex presidente Jorge Alessandii, aue goza de gran popularidad en iodo el país. -VERETAS.