Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 8 DE A B R I L BE 18 S 9. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 65. de torear resplandeció alegrado al final de los redondos con un afarolado y un adorno de mucho primor. Si hubiera seguido, el toro ya estaba entregado y el timón hubiera llevado a bafcn puerto la faena. Pero Xinin hizo la rutinaria pausa y perdió el rumbo y cuando quiso voiver a enderezarlo ya no lo consiguió tan plenamente como los admirables redondos truncados, ya lo que vino a continuación fueron pases, buenos, lucidos, pero pases aislados y no toreo. Y cabalmente esto es lo que apetecen las mujeres, pases para que el toro vaya y venga ¡mientras pueda tenerse en pie y si se caen, como se cayeron los portuguesiños y el de Aleas, ya se levantarán. Mientras fcj ya pases van pasando la tarde tan ricat nte. ¿Que sen siempre los mismos? i Y qvé más da! ¿Que eso no es torear, sino acompañar al toro a darse un paseo? ¡Y CORRIDA EN MADRID Plaza de toros de Madrid. Cinco toros de los señores herederos üe don Diego Passanha, de Ferreira de Alentejo (Portugal) y uno de don Manuel García Aleas (lidiado en primer lugar) para Gregorio Sánchez, José Manuel Tinin y Sánchez Bejara. no. ¿A. qué poeta chirle se le ocurrió esa cursilería de llamar a la primavera señorita? ¡Valiente señorita y valiente primavera! Pocos años se presenta con formalidad. Habría que llamarla febrerilla loca. ¡Vaya un domingo de Pascua de Resurrección que nos preparó! Completamente alocado, con un engañoso sol, con trampantojo de cielo azul, con nubes blancas que Resurrección han sido blandos de fuerza y de bravura y el frío duro de pelar. Y las mujeres tan contentas con sus pantalones, con esa especie de colchas colorinéscas que se echan encima como si fueran una mesa camilla, con unos abrigos que parecen de un hermano suyo. ¡Qué poquitas mujeres bien vestidas se ven! Vestidas femeninamente, esto es, con coquetería, con buen gusto que realce sus naturales encantos, tan deliciosos y tan escondidos entre prendas que los desfiguran. A las mujeres íes tuvo sin cuidado que los toros fueran blandengues de genio, de fuerza y de bravura y a los toreros también. A un toro blando, soso, carente de fiereza, no se le puede torear a satisfacción del arte, sino a condición de emplearse a fondo con él, obligándole a seguir la muleta manejada como lo que es, como el timón que conduce la nave del toreo, según frase insuperable de Pedro Romero. Y este timón no se puede abandonar un solo momento porque entonces la nave se va a la deriva de su voluntad. El torero pierde el rumbo de la faena y cuando vuelve a empuñar el timón tiene q e volver a enderezar la derrota y esto no siempre es hacedero. Lo que estamos viendo en todas las corridas lo hemos visto en ésta. Tinin empezó en el segundo su faena muy bien. Varios redondos fueron admirables y se impusieron a la blandenguería del toro y el timón condujo su embestida con firmeza y precisión y el arte Tinin sujeta a su segundo toro parecían talmente nubes, pero que eran nieve que dejaba helada a la señorita primavera. Menos mal que ya la corrida de Pascua de Resurrección ha perdido todo su carácter de solemnidad inaugural de la temporada, pórtico del abono taurino, cuya primera corrida se celebraba el lunes pascual, porque antaño la corrida del domingo de Resurrección era una de las pocas a la que asistía buen número de mujeres, casi todas tocadas con mantilla y, por lo tanto, a cuerpecito gentil, ya que la mantilla no se lleva bien con el abrigo. ¿Es que antes la cursilona de la señorita primavera tenía conciencia de su deber y se presentaba del brazo del buen tiempo? No. La primavera siempre ha sido endiosada por la literatura fácil. Lo que pasaba era que entonces las mujeres llevaban mucha ropa interior que les permitía arrostrar la Intemperie prescindiendo del abrigo, o, en todo caso, arropándose con el mantón de manila, que es como una manta de seda muy compatible con la mantilla. En este domingo de Pascua, si no Hsga a ser por las mujeres, la plaza hubiera estado casi vacía y aún así y todo faltó bastante para llegar al lleno. Yo no sé lo que sería de los empresarios y de los toreros millonarios sin el auxilio de las mujeres. ¡Qué turismo ni qué ocho cuartos! Las mujeres son las que sostienen la fiesta de los toros. Mujeres que tienen una remotísima semejanza con sus abuelas, tanto en pergeño como en su manera de ser. Las empresas y los toreros que se han hecho millonarios en estos últimos tiempos han alcanzado su buena fortuna gracias a las mujeres que les ha dado el aire por ir a los toros. ¡Y qué airsí Un vendaval de orejas y de ovaciones que no tiene fin Los toros de la corrida del domingo de UNA RESPUESTA PERFECTAMENTE CALCULADA SE OBTIENE SOLO CON EL CAICÜIADOR ELECTRÓNICO Suma y resta... Multiplicí Divide. Realiza multiplicación en cadena, División en cadena. Efectúa multiplicaciones con multiplicando constante, Y otros cálculos. Su moderno diseño está especialmente concebido para trabajar sobre una mesa. HAHDA VELOCIDAD OPERATIVA Su velocidad de cálculo llega a realizar operaciones con mx promedio inferior al medio segundo por unidad de acción, SILENCIO ABSOUJTO Sus circuitos electrónicos realizan los cálculos ea completo silencio TECLADO BE 10 PULSADORES Su reducido número de teclas aumenta su facilidad de manejo. CONTERA, 30- GENERAL MOLA, 37 TELEFONO 2210 05- MADRID Gregorio Sánchez torea por naturales a su segundo toro qué importa! Que lo mate pronto y que corte la oreja que es lo divertido y a ¡o el segundo, señaló un pinchazo echándose que estamos. Y, efectivamente, Tinin en fuera y una estocada entrando con más decisión y cortó una oreja. Otra le concedieren en el quinto, aunque con protestas. También mató de un pinchazo y una estocada. La faena fue de las que complacen el buen conformar de las mujeres y de los hombres. Tinin estuvo voluntarioso en todo instante, con esa voluntad que parece ha logrado recuperar, de lo cual me alegro, porque Tinin es joven, sabe torear como lo demostró en los redondos que elogiados quedan y puede llegar más lejos de donde está. Considero inútil aconsejarle que cuide la unidad y continuidad de sus faenas. No me va a hacer caso, porque la rutina, mala consejera, es, sin embargo, más poderosa que las advertencias más pertinentes. Gregorio Sánchez no hiso nada feo ni nada, sobresaliente; se mantiivo en la discreción de la veteranía. A mí los toreros veteranos me gustan mucho. La veteranía no es vejez, sino experiencia y experiencia asimilada. Claro qise hay que añadirle un punto de coraje, de decisión, que es lo que le faltó a Gregorio, demasiado frío, como si la frigidez del falso día primaveral hubiera influido en él. Al primero lo mató de un pmeliaso y jaeáia y a! cuarto de ima estocada y descabello. En éste dio la vuelta al rueño con protestas. Sánchez Bejarano mató al sexto de una buena estocada, ejecutada con pureza y limpieza, tan rara en estos tiempos y rae le valió una merecida vuelta a! ruedo. Esto fue lo más destacado de su actuación. Con la muleta en sns los toros no sebrenasó la ratina. Sa primero murió de ua ninchazo y estocada. I, e agradecí muela la buena estocada porgue jane hizo notar el calor del