Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 8 DE A B R I L DE 1989. EDICIÓN, DE LA MAÑANA. PAG. 43, APERTURA DEL VI CONGRESO CRÓNICA DE LA CIENCIA Presidieron el acto, con el ministro de Educación y Ciencia, los profesores Severo Ochoa, Lora Tamayo, Botella Llusiá y Rodríguez Viüanueva, con el señor Suevos Con el ofrecimiento y bienvenida a los congresistas, a cargo del presidente de la Federación de las Sociedades Europeas de Bioquímica, profesor Rodríguez Villanueva. dio comienzo sus sesiones, en la tarde de ayer, en el Pabellón de Deportes. del Real Madrid, el VI Congreso Europeo de Bioquímica, al que asisten 2.500 congresistas de 23 países. Tras la presentación del profesor Rodríguez Villamievá, que resumió brevemente los objetivos del Congreso, el rector de la Universidad de Madrid, profesor Botella Llusiá, se refirió a la evolución sufrida por la química biológica, que la ha llevado a ocupar la cúspide de las ciencias, y que obliga a una progresiva reforma de las estructuras docentes en la carrera de Medicina, adecuándolas a su realidad y a la influencia que en la mayoría de las disciplinas médicas afines experimentan. El profesor Lora Tamayo. presidente- del Coh Seio Superior de Investigaciones Científicas, resaltó la importancia de la Bioquímica y su esperanza en las tareas del Congreso, agradeciendo asimismo a los congresistas su presencia, y refiriéndose a los esfuerzos que realiza el C. S. I. C. en todos los campos de la investigación, especialmente en el de la Medicina. El ministro de Educación y Ciencia, señor Villar Palasí, expresó los mismos sentimientos de favorable acogida a todos los científicos reunidos, en nombre de su Gobierno, y hablo durante unos minutos del esfuerzo que realiza éste en favor de una puesta al día de la enseñanza. Diio que el Libro Blanco recientemente elaborado, empieza a dar va sus frutos, y subrayó la importancia que le han concedido organismos internacionales relacionados cotí la educación y la cultora. Este Congreso revertirá, necesariamente, en el futuro de la enseñanza de la Medicina en España, y, por tanto- -señaló- mi Ministerio se congratula de que hava sido España el país elegido para la celebración de una reunión científica de tanta altura. Seguidamente, el profesor Severo Ochoa, presidente honorario del Congreso, aludió a la importancia de que el Congreso se celebrase en España, al tiempo que manifestaba su esperanza en que el progreso de la Bioquímica ayude al del resto de las ciencias. Como colofón de la primera parte de la sesión de apertura, en nombre del alcalde de Madrid, el teniente de alcalde, señor Suevos, dio la bienvenida a los congresistas, exaltando el carácter de las gentes de la capital y su tradicional hospitalidad, honrada excepcionalmente con la presencia de los congresistas. I LA BIOQUÍMICA, DISCIna- la síntesis de la maciomolécula del glucógeno; el método de síntesis del ácido cítrico, como llave del metabolismo celular; el hallazgo de la co- enzima A, ahora de vasto uso clínico; las averiguaciones sobre el mecanismo de los enzimas oxidativos; la síntesis de los ácidos grasos, por so acetilación; la presentación áe la estructura completa de la insulina, y la fabricación del DNA sintético. Ernest B. Chain, premiado por la Academia Sueca en 1945; Cari F. Cari, en 1947; Hans A. Krebs y Fritz A. Lippmann, en 1953; Hugo Theorell, en 1955; Frederick Sanger, premio Nobel de Química, en 1958; Theodor Lynen, premiado en 1964, y nuestro Severo Ochoa, alma e inspiración del Congreso, presidente honorario del mismo, galardonado en 1959. Unos escalones que continúan sucediéndose, a ritmo acelerado- -la reciente síntesis de un virus, y la producción de DNA biológicamente activo y de un enzima sintético, llevadas a cabo en los últimas doce meses, así lo prueban- y que tendrán su aparición al término de Congreso, donde van a exponei- se, en multitud de sesiones de trabajo, a lo largo de cuatro simposios- -dos de ellos dirigidos por Ochoa y por otro español eminente, el profesor Grisolía- cinco coloquios y cuarenta y ocho comunicaciones libres. La importancia de la bioquímica, considerada hasta hace sólo unos años como una rama auxiliar de la Medicina, y que hoy se ha constituido en motor de la mayoría de las ciencia en adelantada de saber y la investigación, del progreso humano, en suma, contará, desde ahora, con una faceta más, la que en estas mementos, y hasta el próximo viernes, se elabore en Madrid a partir del intercambio cordial de informaciones, hallazgos y teorías entre los dos millares largos de investigadores de veintisiete países. -Pedro CRESPO. Comenzó ayer sus sesiones el Congreso de la Fedaración de las Sociedades Europeas de Bioquímica, en su sexta edición, primera que se celebra en el área hispanoamericana. El prestigio de algunos- -pocos, pero brillantísimos- -nombres españoles en esta esencial especialidad ha venido a convertir a Madrid en capital mundial de la Bioquímica, al reunirse en las tareas del Congreso, nada menos que ocho premios Nobel, siete de Medicina y uno de Química. El temario, sugerente- -cimturón que encierra las últimas investigaciones sobre los mecanismos de biosíntesis de macromoléeulas, de regulación metabólica, acción enzimática, sobre la estructura y función de las membranas celulares- viene a ser una síntesis de la ambición humana de conocer los secretos de la vida, de la salud y la enfermedad en su sustrato más interno. La herencia genética, el cáncer, el mecanismo de acción de lo antibióticos, la base bioquímica de la memoria, las bases de la neurobiología molecular y su diferenciación, la patología de las enzimas y la evolución bioquímica. Todo un mundo, presente desde la primera noche de la Humanidad, que sólo ahora aparece relativamente desvelado a Ic- s ojos de los científicos. El hombre, que ha logrado ya salir faera del espacio terrestre, de su espacio vital, está a punto de penetrar en su universo más íntimo, desvaneciendo con su inteligencia, con su trabajo, las nebulosas que ana rodean su química existencial, incluidas las correspondientes a su actividad más elevada, con la que ee sirve de herramienta en esas oscuridades: la intelectual. La escalera, de positivo descenso hacia el fondo del conocimiento del hecho vital, representada por esos ocho premios Nobel- -de los que solamente cinco se encuentran actualmente en MacSrid- -y sus logros es la de los sucesivos escalones de la puesta a punto del primer antibiótico- -la penicili- presentó al conferenciante, director del Instituto Max Planck, en Munich. Hace casi treinta años- -precisó el profesor Sois- a comienzos de la década de los años treinta, el profesor Lynen alcanzó renombre internacional en el campo de la Bioquímica por sus estudios clásicos sobre el i 1 v f CONFERENCIA DEL PROFESOR LYNEN Como segunda parte de la sesión inaugural, el profesor alemán Feodor Lynen, premio Nobel de Medicina en 1964. pronunció una conferencia sobre La organización intracelular de los caminos de la biosíntesis E! profesor Sois, en su calidad de presidente del Comité de Ciencia del Congreso, En polígono industrial Torrejón, con calles. alcantarillados agria y fuerza. Estructura metálica ladrillo visto, con oficinas v solar anexo Naves de 300 700 y 1.000 m 2 2.950 oesetas metro cuadrado. Otras en carretera Toledo, desde 2.500 Desetas m 2. Terrenos urbanizados. 200 pesetas metro cuadrado. ñ R DO 1 SA Genova 16. Teiéíonos 419 20 78 v 419 05 78 OPORTUNIDAD Papeles pintados, moqueta, parquet, friso, etcétera INSTALACIÓN RÁPIDA COMERCIAL ORTEGA Fomento, 16- Teléfono 347 SS 83 efecto Pasteur. Unos diez años después inauguraba un nuevo capítulo de la Bioquímica con su identificación fundamental del acetato activo como acetil- coenzima A uno de los intermediarios metabólicos más importantes, clave de la producción de energía a partir de los azúcares y las grasas, así como en la conversión de los azúcares en grasas. En este trabajo mantuvo una íntima colaboración con el profesor Severo Ochoa. El profesor Sois recordó su conocimiento inicial con el profesor Lynen, en el laboratorio del profesor Cori- -otro premio Nobel de Fisiología y Medicina- en Saint Louis, en 1952. El profesor Lynen, en el curso de su conferencia magistral sobre la base de su descubrimiento, la acetil- coenzima A procedió a aclarar los caminos de la biosintesis de los ácidos grasos, que. en su día. probó la participación de una verdadera maquinaria enzimática. En los años cincuenta, en la edad de oro de la enzimología clásica, muchos bioquímicos pensaban que las células eran una especie de saquitos llenos de enzimas. Hoy ha variado ese concepto ingenuo. La estructura cuaternaria de la mayoría de las oroteínas biológicamente activas ha sido reco-