Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES BARCELONA al DÍA 8 DE A B R I L DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 37. TEMPERATURAS 9 E LA CAPITAL Mln. Max. 10.8 9.0 HEMOS hablado aquí, en más de- una ocasión, del consumo de algunas de las materias primas por parte de los barceloneses. Siempre es interesante saber a qué atenernos en esta materia para prever y atajar las posibles deficiencias que pudieran surgir en el suministro de las mismas, en su irregular distribución y también en las escasas o irracionales dietas que todavía se observan en parte de la población. La Ciudad Condal consume cada día 375.000 kilos de pan y 280.000 litros de leche. Al Parecer, mientras el barcelonés consume cada ves menos pan, aumenta su dieta de leche. Hace veinte años cada ciudadano consumía unos 360 gramos de pan diarios. Hoy, esta cantidad se ha reducido a unos 180 gramos. Parece ser que el aumento del nivel de vida y las peculiaridades propias del ritmo moderno- -régimen de adelgazamiento, horario intensivo, cambio de mentalidad dietética, por ejemplo- -actúa en favor de la disminución del consumo de pan por habitante y día. No ocurre lo mismo con la leche. Así, para el suministro de esos 280.000 litros diarios embotellados no es suficiente la producción de las comarcas del Valles, Maresme, Vich, Montseny y otras. Hay que acudir a la leche procedente de las provincias de Huesca, Santander y también, en algunas épocas, de la nación vecina. A propósito del pan, ¿u elaboración y suministro a la Ciudad Condal; la Prensa local se halla en estos días muy interesada en aclarar el por qué de la disminución progresiva del número de panaderías y de la no instalador de nuevos establecimientos. Un artículo firmado por un destacado periodista de un cotidiano vespertino recogía tan importante temática; el resto de los diarios abundan o se han hecho eco del interesante tema. Las preguntas, sin embargo, que nosotros sepamos, no han tenido aún respuesta satisfactoria. Resulta que el mencionado vespertino se hacía eco y ampliaba la noticia de un diario de la mañana, según el cual trescientas familias de la barriada de Nuestra Señora de Port habían enviado varios pliegos y firmas a un procurador en Cortes pidiendo su, intercesión para que se conceda a un sector de aquella zona la instalación de una panadería. Al parecer, no es nada fácil conseguir un nuevo permiso de este tipo y se está cayendo en el peligroso camino del monopolio. La Prensa local aporta datos verdaderamente elocuentes. En 1936 Barcelona, que contaba con un millón de habitantes, poseía 740 panaderías; en 1969, con cerca de dos millones de habitantes, sólo tiene 580. El problema se ha hecho de tal manera acuciante que en muchas barriadas de la zona de nuestra ciudad es necesario efectuar un largo desplazamiento para poder conseguir tan básico alimento. La solución tiene que venir dada por quien corresponda, y no es otra que la autorización de nuevos establecimientos de fabricación y venta de pan. -N. y G. El 18 de marzo de 1969 marcará una descubrió la circulación sanguínea- fecha en la historia de la expansión cul- como el mallorquín Orfila- magister tural de Cataluña: la Real Academia de Anatomía en la Sorbona- como los Nacional de Medicina, en este día, aco- barceloneses Letamendi, Robert, o Fegió en su seno, con la categoría de rrán- -patólogos o investigadores de almiembro numerario, al eminente clínico cance mundial- en don Agustín Pedro catalán doctor Pedro Pons. Sabida es la Pons se aunan, podríamos decir, las dicostumbre tradicional- -que no imposi- versas pulsiones vocacionales de tan ción estatutaria- -de las Reales Acade- ilustres antecesores- -cuyos nombres son mias con carácter nacional, de no elegir piedras básicas en este arco de puente miembros de número más que a las per- que cubre la historia de la Medicina es. sonalidades residentes en la Villa y pañola desde el siglo XVI al comenzar Corte. Lógico ello en los dieciochescos del XX- originando esa su personaliaños fundacionales, y aun en los pos- dad casi legendaria de clínico singular, teriores decimonónicos, por las distan- consultar indispensable, maestro cuyo cias del centro a la periferia y los con- magisterio ha alumbrado tantos camisiguientes problemas en los desplaza- nos. El profesor Lato Entralgo, en su mientos exigibles para la asistencia a respuesta al discurso del recipiendario, las sesiones semanales, con cuyas sesio- ha destacado sus tres actividades: la de nes de estudio cumplen los académicos investigador, la de clínico, la de maesparte de su función, lo que fue medida tro. La más simple enumeración de sus comprensible derivó a discriminación aportaciones a cada una de ellas requepostergatoria. Algo se hizo, para reme- riría un espacio del que no disponemos. diarla, bajo el Gobierno de Primo Ri- Su labor de investigador y de formador vera, cuando la Real Academia Españo- de investigadores -en equipo y callada, la acordó elegir tres académicos, de- pues- -quizá e n c u e n t r a su exprenominados regionales con derecho sión más completa en el Tratado de a asiento, aunque no en sillón no- Patología -seis u ocho volúmenes citaminado alfabéticamente por el implíci- mos de memoria- continuamente revito número clausus Fueron ellos, en sado y puesto al día, cuyas ediciones se presentación respectiva de Galicia, Ca- suceden y se dispersan por todos los paítaluña, y Baleares, el filólogo Cabani- ses hispano- parlantes. No sería exageUas, el filósofo Eugenio d Ors y el ho- rado decir que no hay médico de Esparaciano presbítero Lorenzo Riber. Estos ña y de América que no haya aprensillones extras no obstante, eran rigu- dido en él lo más positivo de sus conorosamente nominales y se extinguieron cimientos. Y ello, porque la primera a la muerte de sus titulares. Con lo que condición, quizá, del doctor Pedro Pons el descuido a las culturas regionales si- es su vitalísima humanidad y su desguió existiendo. Hasta que, no hace bordante humanismo. Estas condiciones tantos años, la Real Academia de la son las que han hecho de él el clínico Historia se atrevió a romper los moldes singular, de indispensable presencia cabe anquilosados, eligiendo miembro de nú- los casos desesperados Lo que vulmero al insigne medievalista catalán garmente se llama ojo clínico don que don Ramón de Abadal. Poco después, en Cataluña y tierras de España adenla Española se acogía al inmediato pre- tro y afuera es prqverbialmente atribuicedente y designaba numerario a don do al nuevo académico. Martín de Riquér, provenzalista y cervantista internacionalmente reconocido. Su magistral labor de enseñanza, ó, Y ahora, en fin, la Real Academia Na- más propiamente, de formación directa cional de Medicina recibe a la máxima de varias generaciones de médicos, me figura española viviente de la hipocrá- rece párrafo aparte. La obra esencial tica ciencia, don Agustín Pedro Pons, del maestro consiste en vecino de Barcelona, barcelonés por los directa de sus discípulos la enseñanza cuatro costados, paseante a las Ram- su discurso de ingreso en ha dicho en la blas -sus típicos quioscos de libros y Medicina. Y ha dicho también: Real de Transperiódicos le tienen por visitante coti- formar al alumno en discípulo es el lodiano; pero universal en su doble pro- gro ínás elevado del que enseña A lo yección: en sabiduría y humanidad. largo de cuarenta y dos años de vida Una significación de gran alcance tie- docente, el profesor Pedro Pons ha ne el acto de hoy: la consideración y el grado, ampliamente, ambos objetivos. loNi homenaje de la España del centro a la a más podía aspirar ni más podía haotra España, la regional. Un centro que ber logrado. Y ello precisamente por su no sepa integrar los valores dispersos la sipor nuestras tierras no sería un centro, modestia, puesta dea relieve en de uno frase, dicha la muerte sino un islote solitario ha querido de- guiente discípulos predilectos, el doctor cir el maestro Pedro Pons, en comen- de sus zando su discurso de ingreso, con la hu- Farreras: En cada lección que profeso mis alumnos todos los mildad que pretende derivar el recono- ante algo de ellos aprendo, ingreso del Con cimiento de sus virtudes y méritos per- días, Pedro Pons en la el doctor Real de Mesonales a un más amplio de valores. dicina, Cataluña es honrada, y con su Mediterráneo de sangre y de corazón, nombre se honra a toda la Medicina de como el valenciano Miguel Servert- -que España. -Luis SAR. GATAL. EL ARZOBISPO OFICIO EL DOMMPerfóralas- Programadles CURSOS INTENSIVOS- COBOL RPG- FORTRAN Veláztjuez, 24- Teléf. 225 29 79- Madrid- 1 LA SEMANA SANIA Próxima Asamblea sobre Medicina y Seguridad en el Trabajo en las empresas eléctricas Barcelona 7. (De nuestra Redacción, por telex Como epílogo de las solemriidades de Semana Santa se celebró ayer, domingo, a las once de la mañana, una misa de pontifical en la catedral, que ofició el arzobispo, doctor don Marcelo González Martín, asistido por los capitulares del propio templo. El arzobispo, en su homilía TELEFONO 348 82 63