Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 8 DE A B R I L DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 24. ABC EN LISBOA Misterio en torno a la muerte del efe guerrillero Monnlane Lisboa 7. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. Lo que hasta ayer era un simple rumor comienza a tomar ahora visos de realidad, cada ves más fuerte. Desde hace unos días venia comentándose en los círculos bien informados de Lisboa que Vas cosas estaban tomando un nuevo cauce en la insurrección guerrillera de Mozambique. Las noticias que llegaban estos días de dichos territorios dejaban entrever la posibilidad de un entendimiento entre los indígenas insurrectos y las autoridades portuguesas. Inútil parece insistir sobre la enorme importancia que un hecho de esta naturaleza puede tener en la buena marcha de los asuntos en este país. Conseguir una paz en aquellas regiones no sólo sería un éxito político enorme y un alivio considerable en cuanto a la movilización de la juventud, con los sacrificios y gastos que ello reporta, sino que supondría también un camino más ancho para el desarrollo en aquellas tierras y un arma formidable frente a los que han venido sosteniendo la política internacional antiporf wguesa. La especie según la cual estamos asistiendo a toda una guerra nacional de liberación en la que Portugal carece de posibilidades de victoria, como no las tenía Francia en Argelia, se vendría abajo ruidosamente. Este corresponsal, como es lógico, ignota él rumbo que tomarán las cosas en el futuro. Tampoco se permite entrar en juicios sobre cómo marcharán los asuntos en el África portuguesa, ya que no tiene por qué servirse de propagandas en un sentido ni en otro. Pero si puede afirmar, cumpliendo deberes informativos, que algo que puede Ser de importancia decisiva está, ocurriendo en el África austral donde se habla el portugués. Y que lo que está sucediendo puede tener repercusiones fuertes en el resto del Continente negro. Procurará explicar los planteamientos a grandes trazos para poner claridad en un escenario que en cualquier instante puede doblarse de acontecimientos. La primera señal que alertó la atención mundial fue la novelesca muerte de uno de los jefes de la subversión, llamado Monnlane. Monnlane estaba viviendo en Dar- es- Salam y tenia que ir aquella mañana a casa de una amiga suya blanca y, además, inglesa. Estalló una bomba y murió. ¿Quién puso o envió la bomba? ¿Qué organización decidió su muerte? Son éstas cosas que no han sido clarificadas todavía y gue tal ves no lleguen a serlo nunca. Los únicos datos que pueden servirnos para orientarnos son los que corresponden a su conjunto biográfico, por lo demás breve, puesto que Monnlane era bastante joven. Monnlane vivía exiliado tomo jefe político de los guerrilleros de la tribu Maconde. Antes había vivido en los Estndos Unidos y había viajado en misión política por algunos países del Este. Ni que decir tiene que fue entonces cuando debieron nacer sus sueños nacionales independistas, que abrieron cauce a su actitud insurrecta y a la acción guerrillera que siguió. Pero Monnlane estuvo también en contacto con los norteamericanos, según se deduce de su título de abogado conseguido en aquel país y de algunas circunstancias de las que ya hablaremos. Por tanto, si consideramos que era un insurrecto contra Portugal, conectado con el mundo comunista, que tal vez no se fio de él, y con la América, que tal vez llegó a considerarle como inservible, cuando los Estados ífnjdos y Portugal comenzaron a revisar sus posiciones y a iniciar su acercamiento, tendremos que considerar también que la muerte pudo llegarle por muy diversos caminos. Tantos, que todavía flota en los mares de la duda el misterio de su final destino. Los hombres como Monnlane parecen TAPICERÍAS Cartagena, 132. Tels. 4165186- 4162542 CON MOTIVO DE SU INAUGURACIÓN: de cortinas, visillos, colchas, faldas de camilla e instalación de moqueta y papel pintado, contando para e! b con un personal especializado TAPICERÍAS- ALFOMBRAS DECORACIÓN- ROPA DE CAMA Y MESA- PAPELES PINTADOS Directamente de Fábrica de antemano condenados a muerte. Pero entre las muchas muertes potenciales que les acechan no hay que echar en saco roto las que pueden tener su raíz en las luchas intestinas, sobre todo cuando éstas se complican a la manera africana. Una tribu no es ámbito bastante para forjar una insurrección anticolonial, porque el enemigo es demasiado fuerte para ello. Es entonces cuando las diferentes tribus de un territorio tienen que unirse para hacerle frente. Y el único nexo que puede unirlas es el de una ideología común, que determina unos objetivos también comunes. Ahora bien, esto de la ideología común y de los objetivos comunes choca abiertamente con la mentalidad tribal y con la idiosincrasia de las agrupaciones políticas. En el mundo de las tribus, el jefe, el reyezuelo o el cacique lo es todo. Por tanto, su unión en un conjunto de componentes tribales tiene que ser vor fuerza deleznable, inmediatamente se produce una colisión por la jefatura suprema. Lo mismo pasa con las agrupaciones políticas. Con ello ocurre en África más o menos lo viisr io que las entidades supercivilizadas. El enredo entre lo tribal y lo político es lo que configura la marca africana. Y la solución suele encontrarse mediante la supremacía según los territorios en que la insurrección opera. Sólo a la vista de estos datos es posible entrar de lleno en el análisis de lo que ocurre en Mozambique y de lo que puede ocurrir. Dividida aquella región en distritos por los portugueses, esta división aparece realmente como superpuesta en cuanto a las divisiones tribales. Estas divisiones tribales son veintitantas, si no recuerdo mal. Y precisar su número resulta difícil, porque algunas de estas tribus desaparecen y reaparecen en su divagar a través de unasfronteras nacionales que ellos no reconocen. En los distritos de Niassa y Cabo Delgado hay cuatro tribus importantes: los maconde, los matacas, los ajanas y los macúas. Y si la memoria sigue sin fallarme, podríamos contar hasta siete organizaciones políticas, de las cuales hay dos que son las realmente importantes: la frelimo y la coremo La frelino es la más antigua de estas organizaciones; cuenta con la inmensa mayoría de los macondes, que operan en los dos distritos citados. El abogado Monnlane, que vivía exiliado en Dar- es- Salam, era un maconde, jefe político del frelimo Ahora se ha presentado a las autoridades portuguesas Lázaro Cavaondame, nuevo jefe del frelimo que en vida de Monnlane era el que llevaba la dirección militar de la guerrilla. ¿Quiere esto decir que su rendición significa el acabamiento de la lucha, puesto que en el resto de los territorios mosambiqueños ésta apenas si se nota? Para la mentalidad occidental debería ser así. Pero las cosas se complican y enredan en el África negra bajo muy diferentes planteamientos. Esos planteamientos no caben en una sola crónica. En la próxima continuaré el complicado itinerario del hilo de esta madeja, tratando de llegar al ovillo. -José SALAS Y GUIRIOR. MUCHOS MODELOS; Londres contesta al presidente de Anguila Londres 7. Gran Bretaña defendió hoy a! comisario de la Corona, Anthony Lee, de los ataques del presidente Ronald Webster, de Anguila. Webster afirmó, al llegar a San Juan de Puerto Rico este fin de semana, que había sido burlado por Gran Bretaña. También dijo que le había disuelto el Consejo, compuesto de siete isleños, formado en 1968, después de la secesión de su isla de la Federación de St. Kitts- Nevis- Anguila. Nada ha sido hecho en Ang- uüa por el comisario de la Corona, Anthony Lee, que no esté estrictamente previsto en los términos del acuerdo concluido entre Webster y lord Caradon, delegado permanente de Gran Bretaña en las Naciones Unidas declaró hoy en Londres un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth. -Eje, Desde 16.000 ptas. tresillos La Fábrica de Tresillos de Piel Avenida del Generalísimo, 144 (junto a Seat) Teléfonos 215 30 46 y 215 97 73 ECESITASE en local mínimo distribuido en una o dos plantas ocho mil metros cuadrados, proximidad Madrid Ofertas por escrito detalladas con precio a Alas 309. Alcalá, 33. Madrid