Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 8 DE ABEII, DE IS 69. EDICIÓN DE LA MA ANA. PAG. 22. te emplearon para destruir las oficinas de Aeroflot e ¿nturist no procedían áe la plaza Wenceslao ni de ¿as calles vecinas. Habían Bido, pues, expresamente acarreadas por algunos manifestantes. Cuarto: una veintena de los manifestantes detenidos llevaba documentos de p) opaganda publicados per la Asociación de la Juventud, entidad conocida por su dogmatismo de izquierdas y su prosovietismo declarado. Se citan dos nombres: M. P. Siamula y tí cierto general Dvorac. Ellos son los principales instigadores del ataque a Aeroflot. ¿os agentes provocadores Mamula dirigió antes de enero de 196 S la octava oficina (sección militar) del Comité central checoslovaca. En cuanto al general Dvorac, hace tiempo que preparaba un incidente de esta índole, destinado a demostrar que en Checoslovaquia existía una poderosa organización contrarrevoluoiotmria, la cual justificaría una intervención decisiva de Rusia y toda una serie de medidas revolucionarias El general Dvorac contaha con la colaboración de oficiales superiores del Ejército y de funcionarios del Ministerio del Interior. Así se explicarían dos hechos no explicados aún: que hubiese militares entre los más furibundos manifestantes de aquella noche y que la Policía permaneciera tantas horas atisente de los lugares del escándalo. Era excelente ocasión y suficiente pretexto la victoria checoslovaca en Estocolmo. Los conspiradores pretendían convertirlo en asonada, y lo consiguieron. Y habrían alcanzado su designio final- -él asalto al poder, con la ayuda de Rusia- -si el mariscal ruso Andrés Greschko, ministro de la Defensa, no se hubiera encontrado en Praga con la pared inconmovible de Svoboda, Dubcek, Cernik, Smrskovsky y Husak. Este último- -primer secretario del partido comunista eslovaca- de tal modo impresionó, con su acérrima solidaridad, al mariscal soviético, que, viendo éste perdida la ocasión de un golpe de Estado final, aconsejó prudencia al Kremlin. Prudencia y lentitud en las represalias. Lo que mas se reprocha hoy en Praga a Alejandro Dubcek es que, teniendo en su mano esta buena baza, no se decidiera en su tímido discurso del miércoles a denunciar la negligencia de la Policía y del Ministerio del interior, regido por hombres adictos a Rusia. Cuando los periodistas de Praga manifiestan su confianza en los cinco hombres citados- -Svoboda, Dubcek, Cernik, Smrskovsky y Husak- -saben muy bien- -y no to niegan, y la Rude Pravo se lo reprocha con violencia- saben muy bien que al día siguiente de la ocupación del país por los soviéticos- -21 de agosto- esos cinco hombres firmaron un pacto- poeto moral lo llaman- -en que se comprometían en todo trance a una solidaridad inquebrantable frente al enemigo y frente a los grupos de presión que el enemigo tiene dentro del Presidium y que son Lubotnir Strugal, Vasil Bilak, Evgen Erban Juan Piler. Nadie duda en Praga que fueren hoy menos apuradas las posiciones de Rusia- -que tía de enfrentarse el 5 de junio con todos los partidos comunistas del mundo, menos los chináfilos, y que está verdaderaviente abrumada por la insólita violencia del IX Congreso comunista de Pekín, donde prevalece el furor maoista el culto fanático a la personalidad y un nacionalismo, antirruso, que clama por estallar ofreciendo a los cañones soviéticos los 7 S 0 millones de pechos arrogantes de la China electrizada- fueren, digo, distintas las circunstancias del mundo marxistalevinista, nadie duda en Praga que Rusia hchria dado ya el golpe final en Checoslovaquia. A los 72.008 hombres armados (tres divisiones de 24.0 SS) que Rusia tiene desplegados a lo largo de la frontera, hay que añadir aflora los 40.000 qv. e están apercibidos para entrar en el país y sumarse a las tropas ocupantes. El minisUo de Defensa le la V. R. S. S. mariscal Grechko, en contacto permanente con el enviado especial del Kremlin, VioMmir Semionov, estudia preventivamente todas las eventualidades gas podrían presentarse de conjurar un movimiento rebelión en Cheavlryaaenía, suyo Ejército no ofrece a los rusos garantxas. -lsa ¡s CALVO. LIA, ECeiOGPA J OR LOS DOS PARTIDOS GUBERNAMBITALES Según opinión autorizada, hace falta que el Estado se a uste a sí mismo, recupere las riendas del mando e imriida la acción de los usurpadores de la democracia Entre los componentes del Gobierno de centro- izquierda italiano, y entre los responsables más directos de los dos fuertes partidos que vníegran fundamentalmente la coalición gubernamental, existe cada día que pasa una mayor preocupación por la evidente y proclamada crisis de Poder del sistema democrático que tiene la pretensión de informar todos los órdenes del Estado republicano. Según el ex ministro y ex secretario general de la Democracia Cristiana, Guido GoneUo, resulta que lo que sucede en Italia es para los adversarios del sistema una enfermedad incurable, mientras sus defensores la consideran curable. Pero añade el ilustre hombre político que es curable a condición de que se cure y, en cambio, parece que no se desea tal curación, con lo cual el mal se agrava porque le falta al Estado la defisión de hacer lo que debe hacer y, sobre todo, porque en la realidad no cree en la democracia, sino en su caricatura, y porque después de la voluntad de potencia con que quiso significar Nietssche su superhombre al iniciarse el siglo, se ha llegado, tras dos grandes conflagraciones mundiales y una experiencia totalitaria acabada en trópico naufragio, al culto de la impotencia que en la práctica del Estado democrático italiano parece significar la constante claudicación amte un curso demagógico y anarquizante que se impone tantas veces con violencia nihilista al propio Poder legitimo, resignado a no cumplir con su deber de hacer respetar la Ley y el Derecho. Esta crisis de Poder en Italia ha sido reconocida y comentada incluso en la televisión por los dos secretarios generales de la Democracia Cristiana y del Partido Socialista, Piccoli y Perri, que sin decirlo claramente dieron a entender que no sería sorprendente se prodtijera un colapso del sistema. No hay duda, por otra parte, que los males políticos curan cuando los gobernantes, que están legítimamente respaldados por la opinión pública, se lo proponen en serio y precisamente gobernando y no ocupándose de asegurar sólo sus posiciones y ambiciottes personales, incluso haciendo de ¡a intriga y de la conjura Palanquetas contra la respetabilidad de los respectivos países y de su historia. Goneüa ha dicho, refiriéndose concretamente al caso italiano, que hace falta que e! Estado se aiuste a si mismo, recuperando las riendas del Poder, corrigiendo sus errores e impidiendo que estén en circulación usurpadores del Poder democrático, que, aunque mal ejercido, es, a pesar de todo, el único Poder basado en la voluntad del Pueblo, que, como Puede, Aiqe sus representantes para ser Por ellos gobernados v no Para que otros gohie ner. Y siempre, naturalmente, cuando el Poder representa no sólo el Querer sino el súber En Italia es clarísimo que ío anarquía ideológica rf? los fartidos v ib Partidos no favorece con la confusión de las lenguas el Prestigio del Poder público. Y además s un axioma que el sistema democrático v la voluntad de su Estado consiste, ante todn v sobre todo, en cwtnfilir con su d? hf r cite eottivals a afirmar lo Ley v a eiercer el Dererho con serstr nd v si ht? re nsasa o, Invaden la moda europea. Gas tan. Hacen furor. Son preciosos. Combinan muy bien con la moda textil actual. Grandes collares- cintwón que bajan desde el cuello, cruzan ti pecho y se ajustan a la espalda a la altura del talle. Collares de placas, moneda y aroe. Coüairee de lanzaderas. Collares de variae vueltas. Collares de metal o- xida do. Collares samtoirs de tres metros de largo que pueden llevarse sueltos convertirse en cantaron. Pulseras. Pendientes. Sortijas. deios exclusivos de Galerías alerí s de Lista s Correfcss con energía. -Julián CORTES- CAVANTLIAS.