Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO S 9 f DE M A R Z O H I9 S 9. EDICIÓN Í E JLA MAÑANA. PAG. 34. A 8 C EN SANTIAGO DE CHILE REPERCUSIÓN DE U S RECCIÜMES LEGISLATIVAS ü ex presidente Jorge AJessandri, en alza La gran moda CARTA DE ANDORRA Rojo, marino y beige en los DESDE 1959, LA POBLACIÓN DE IOS VAHES HA PASADO DE 7.239 HABITANTES A HAS DE 18.000 E ¡60 por TOO de ellos son españoles Bebemos al Servicio de Orden de los Valles los datos relativos al último censo de población, correspondiente al mes de febrero oasado. El cuadro estadístico, excelentemente presentado y detallado, es una prueba más del progreso administrativo de este peaueño país, que paso a paso se esfuerza en ponerse a tono con los modernos tiempos. La población se ha incrementado en un millar de habitantes. Entiéndase habitantes con residencia fija, exclusión hecha de los miles de temporeros eventuales. En 1959 el censo arrojaba una cifra total de 7.239 habitantes, que pasaron en 1960 a 8.392; en 1961, a 8.959; en 1962, a 10.317; en 1963, a 11.356; en 1964, a 12.199; en 1965, a 14.380; en 1866, a 15.563; en 1967. a 17.216, y en 1963 (censo de febrero) a 18.233. La progresión es constante y sostenida a un promedio de crecimiento de más de 1.000 habitantes anuales en los últimos diez años. Para no hacer pesada esta crónica nos limitaremos a descomponer por nacionalidades solamente los últimos cuatro años. Censo de 1965: Andorranos, 5.214; españoles, 8.374; franceses, 609; el resto hasta 14.380, repartidos entre 23 ciudadanías extranjeras diversas. Censo de 1966: Andorranos, 5.374; españoles, 9.240; franceses, 696; el resto hasta 15.563, de 23 nacionalidades diversas. Censo de 1967: Andorranos, 5.769; españoles, 10.372; franceses, 768; el resto hasta 17.216. repartidos entre 23 diversas ciudadanías. Censo de 1968, o sea población actual: Andorranos, 5.946; españoles, 10.969; franceses, 936; el resto hasta 18.233, entre 26 nacionalidades diversas. En los inicios del auge demográfico de los Valles, el incremento pudo obedecer, y obedeció, al aflujo de refugiados de todas clases provenientes tanto de España como de Europa. En la actualidad, la inmigración y el establecimiento de forasteros es de carácter distinto, pues tiene su motivación en el mejoramiento de las condiciones de vida del país, la creación de nuevas empresas y el desarrollo urbanístico, comercial, hotelero y turístico. Los españoles representamos el sesenta por ciento de la población total y el doble de la autóctona. Los intereses hispanos son aquí cada vez mayores. Sin embargo, la colonia francesa es preferentemente de carácter empresarial y capitalista. Las estadísticas de la Caja de Seguridad Social demuestran que la masa hispana es en su mayor parte de clase media y laboral. Los autóctonos, enraizados en su terruño, son los de cifra laboral más baja. Su condición general ha mejorado muchísimo. Los franceses, de empresa y ocupaciones liberales, pueden llegar a convertirse en una fuerza de presión económica, dejando a los españoles en el último escalafón De allí se infiere la necesidad de pensar seriamente en el porvenir de nuestros compatriotas, así como en procurar una representación adecuada de la Patria cerca de nuestras autoridades, puesto que aquí se va sintiendo ya la imperiosa necesidad de algún organismo que se ocupe de su protección directa. Diez mil españoles no pueden continuar, ai menos, sin un hogar propio c una agencia que, aun no siendo de carácter consular, pueda suplir sus veces. -J. M. MERCADER AKME 2 ÍGOÍ. Santiago de Chile 18. (Crónica exclusiva para ABC. por correo aéreo. Los resultados de las elecciones parlamentarias realizadas en todo el país el domingo 2 de marzo continúan ocupando el primer plano de la preocupación pública y motivando variadas interpretaciones por parte de los diversos sectores políticos. Por encima de las diferentes opiniones que se han emitido al respecto, resaltan ciertos hechos objetivos e inamovibles que es conveniente destacar para comprender mejor las importantes proyecciones que revisten los últimos comicios. El primero de estos hechos es el de que dos chilenos y algo más, de cada tres, se han pronunciado en contra del programa de la Democracia Cristiana y de la gestión gubernativa, votando en favor de la oposición de derecha o de izquierda. Desde la victoria del presidente Frei en 1964, el partido Demócrata Cristiano ha seguido una línea de constante declinación, que no parees encaminada a mejorar: en las elecciones parlamentarias de 1965 obtuvo el 42,3 por 100 de la votación; en las municipales de 1967, el 35,6 por 100; en las realizadas el 2 de marzo, sólo el 31,1 por 100, lo que hace alejarse la posibilidad de que un abanderado de sus filas vuelva a conquistar el Poder en la elección presidencial de 1 S 70, a menos que lo apoye una coalición que, hasta ahora, no se divisa cómo podría constituirse. Este descalabro electoral se explica, entre otros factores, por el natural desgaste de poco más de cuatro años de Gobierno; por la insatisfacción de grandes sectores con respecto a la labor cumplida, aunque haya otros que la respalden; por el considerable aumento de ios impuestos y por los problemas económicos que afronta el país, entre los que se destaca él alza continuada del costo de la Vida: -27,9 por 100 de inflación en 1968 V 10,6 por 100 en enero y febrero del presente año, que son meses en los que generalmente se concentran numerosos aumentos de precios. Como balance final de esta elección, agregaremos que la Democracia Cristiana incrementó su representación en el Senado debido a que esta Corporación se renueva por parcialidades; pero perdió la mayoría con que contaba en la Cámara de Diputados, bajando de 82 a 55 diputados, Rojo, marino y beige, los code los 150 de que se compone actualmente esta rama del Congreso. lores de la primavera. Están en la Otro hecho significativo es el crecimienmoda textil, pero también en los to experimentado por el partido nacional, colectividad que representa una posición complementos. de derecha amplia y progresista, y que pasó de un 14,3 por 100 del electorado en 1967 al 20,9 por 100 en esta última elección. Se Rojo, marino y beige en los za ha dicho con razón que él gran triunfador patos, en los balsos, en los sombreros de esta jornada fue el ex presidente don Jorge Alessandri, ya que esta agrupación y en la bisutería. Collares y cadenas política basó en gran parte su campaña largas con piedras de colores... Rojas, electoral en propiciar su reelección en la primera magistratura de la República en azul marino y beiges. 1970. Además, dos postulantes a diputados por diversos distritos de Santiago, que por ser parientes del ex presidente llevan su Cinturones anchos de cirsco centímismo apellido, alcanzaron las más altas metros con gránelas hsbiilas. Y siem mayorías en sus respectivas circunscripciones, lo que se considera un stntovia inpre en rojo, marino y beige. equívoco de las simpatías del electorado. Hay que señalar, para concluir, que la votación del partido nacional no refleja la verdadera fuerza del alessandrismo ya que se sabe que muchos ciudadanos que, en una elección parla- Mentarla, sufragan iSai por los candidatos de diversos partidos, están resueltos a apoyar a Alessandri cuando se trate de su elección como presidente de la República. La izauierda. por su parte- dividida y desarticulada, demostró manifiesta debilidad, no distante que su actitud oposito- t ra parecía propicia para que ¡pudiera captar alauna parte del electorado desilusionado j ás la acción de s Democracia Cristiana. -VERITAS. i G 0 ¡e r í g de Listo s Carreta