Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 28 DE F E B R E R O DE 1968. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 75. y entusiasmo loables la Comisión de Fiestas del Ayuntamiento de Madrid, yo qué tenía, -y tengo- -el honor de pertenecer a ella en mi calidad de cronista de villa, honroso título del que por el solo mérito del paso del tiempo he venido a ser decano, propuse insistentemente la creación de un Certamen- Concurso Internacional de Teatro, en el que debería mostrar sus creación y competir por importantes lauros, formaciones teatrales nacionales y extranjeras. Es evidente que a las fiestas patronales; de Madrid les sobra provincialismo y les falta nivel internacional. Un Festival de Teatro, no enteramente igual, pero semejante a los que se celebran en Ávignon, en Spoleto, en Edimburgo, daría gran prestancia y relieve artístico y cultural a las Fiestas en honor de San Isidro y atraería no grandes masas de turistas; pero si un turismo de alta selección, de fuerte resonancia, que influiría grandemente en el prestigio y atractivo de la villa. La insistente proposición cayó en el vacío. Nada se hizo. Han pasado los años y sigue sin hacerse nada. Se trata de llenar el verano con los espectáculos variopintos de Festivales dte España, en general apropiadísimos para capitales de provincias de escasa vida teatral y no tanto para Madrid, donde existen ya sistemas de popularización teatral que aportan masas nuevas de espectadores a nuestros coliseos. Funciona ahora en estos días, a un nivel modesto, pero entusiasta, el VI Certamen Juvenil de Teatro, en su fase provincial, organizado por el Servicio de Actividades Culturales de la Delegación Provincial de Juventudes de Madrid. Grupos de centros de enseñanza, empresas, asociaciones culturales de la (X J. E. Colegios Menores, etc. compiten. Pequeños grupos de aficionados que no pueden exceder de diez intérpretes, un director y dos técnicos y que en esa misma limitación encierran la semilla ardorosa de unas vocaciones, de un designio artístico que se expresa en tanteos de desigual valor, de muy diferente logro, pero admirables todos por el trabajo, por el estudio, por el entusiasmo de sus participantes. Las actuaciones de los grupos en competencia comenzaron el día 17 en el salónteatro del P. M. M. con el siguiente interesantísimo programa: Lunes, 17: Casa de muñecas de Iben, por la Agrupación escénica SA- FA. Martes: Central de Juventudes de las Hermandades de Trabajo, en Arsénico y encaje antiguo de Kesserüng. Miércoles: Colegio La Salle- 31 aravillas, en R. U. R. Robots universales Rossum de Karel Capek. Viernes: Grupo Cataiía, en Raeso, burla, belleza y bondad de Osear Gómez Díaz. Lunes: Grupo La Mandragora, D. J. E. Carabanchel, Anfitrión 38 de Lirandoux. Martes, 25: Colegio San Estanislao de Kostka, en Historias para ser contadas de Oswaldo Dragún. Miércoles: Grupo Calderón de la Barca I. S. V. de la Paloma, en Farsa y justicia del señor correstidor de Alejandro Casona. Ayer, jueyes, Hogar Juventud 19 G 8 en Francisca alegre y ola de Tono, y el próximo miércoles, 5 de marzo, la sesión de clausura con el TUPO Doncel, en TSonda está la señal üe la Cruz de O Neill, fuera de concurso, y. finalmente, el acto líe entrega de premios. Hay que hablar más detenidamente de la incipiente pléyade de directores y actores que se íian revelado en este Certamen, de suis radicalmnte diversas orientaciones y de la eauilibrada división de tendencias que van destie las formas de vanguardia a formas nue pueden considerarse ya clásicas. El buen éxito de la convocatoria, el trabajo de todos, demuestran la posibilidad de producir enmresas f él mismo tino dentro de marcos más amplios y en niveles más altos. El IV Certamen Juvenil, que avanza hacia su culminación y final, es un índice c! e inquietud artística de la juventud que se asoma a las formas de participación so- POR LA PRIMERA C A M P A Ñ A EL IV CERTAMEN JUVENIL DE TEATRO NACIONAL DE TEATRO, MOCHAS Hace ya muchos años, cuando Gutié- cial abiertas a quienes admiten la posibiGRACIAS, SEÑOR MINISTRO rrez del Castillo presidía con actividad lidad de integrarse progresivamente en la sociedad del presente y de influirla con su presencia. El teatro se ha convertido en uno de los medios más idóneos de agitación, de siembra, de denuncia, de protesta. Quizá este Certamen no se defina por su inconformismo, precisamente, pero es plausible por su intención y su esfuerzo. Antes de que termine y de que haya que dedicarle otros comentarios de ángulo más especializadamente crítico es bueno aprovechar la ocasión de sus Jornadas para recordar al Ayuntamiento matritense la necesidad de estudiar un auténtico gran Festival Internacional de Teatro que dé aliento y garbo a las fiestas de mayo. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. Mary Carrillo nos remite este artículo con motivo de la Primera Campaña Nacional de Teatro. Con perfecto conocimiento de causa, la ilustre actriz aborda un tema actual de in- a dudable interés. Al finalizar la Primera Campaña Nacional de Teatro, desde la plataforma de la Compañía Lope de Vega, sobre la que he recorrido más de media geografía nacional, puedo atestiguar el buen éxito rotundo que ha constituido esta Primera Campaña. Cuando podía creerse que el teatro, junto con los coches de caballos, las locomotoras a vapor y los tranvías con jardinera, hablan sido desarraigados de nuestra Patria para siempre y que sólo quedaba un penoso andrajo de púrpura de lo que fue nuestra gloriosa tradición teatral, por obra y gracia del ministro Fraga todos hemos podido comprobar su esplendoroso resurgimiento. Existía en nuestra Patria una especie de prevención en contra del teatro. Una prevención parecida a la que existe contra la lectura de la divertida obra de Cervantes Don Quijote de la Mancha en muchos de los que han leído Las uvas de la ira con deleite, pongo, por ejemplo, de novela extensa y aburrida. Prevención por tradición. Andalucía, para el teatro, era igual que Inglaterra para el Mercado Común. Toda tentativa resultaba tan infructuosa como arriesgada. Hasta la misma Sevilla, cuna con Madrid del teatro español, había olvidado esa alegre costumbre del teatro. Y hoy, he podido comprobar personalmente, ha sido una de las provincias españolas que con más unanimidad ha acudido a presenciar las representaciones teatrales. Los actores españoles, que hemos estado siempre deseando ser agradecidos, se nos ha presentado ahora, con la esperanza de sucesivas campañas teatrales, la mejor oportunidad. El ministro Fraga, robando tiempo a sus muy importantes quehaceres, sé que ha escrito de su puño y letra a todos los alcaldes de las ciudades y pueblos- -que de todo ha habido- -por donde la Compañía Lope de Vega ha pasado. Y los alcaldes, galantemente, han respondido obsequiando a la compañía y a su director con diversas atenciones y regalos. ¡Gentiles alcaldes los de estas tierras! Sólo uno no acudió a la cita entre las musas y el concejo. Quizá el que yo más hubiera deseado saludar. Pero no fui profeta en mi tierra. Ni siquiera visita de cumplido por falta de asistencia del anfitrión. Y ¡bien sabe Dios que no se le ha ofrecido al público español pan y circo! Las obras que se han representado eran las más adelantadas que hoy se exhiben en los teatros de Europa: Madre Coraje Tango Divinas palabras y Hay una luz sobre la cama son suficiente muestra. Pues el público ha comprendido. Ese público que parecía muerto para él teatro ha enlazado el pasado con el presente, sin una duda, sin una discordancia. Y otro fenómeno más. Este ya casi inaudito: apenas se ven cabellos blancos en él patio de butacas como antes. Hoy, la butaca está ocupada, en su mayoría, por gente joven. Algunas veces, muy joven. María Guerrero decía una vez, después de mirar por el agujero del telón: ¿Verdad, ü 3 3 3 j 3 Sj 3 3 3 5 3 3 3 3 3 ü ¡ESTRENO DE HISTORIA DE UN ADULTERIO Amelia de la Torre y Enrique Diosdado hicieron anoche su presentación en el teatro Valle- Inclán. con el estreno de la comedia original de Víctor Rute Marte Historia de un adulterio En un muy elegante decorado de E. Torre de la Fuente, Amelia de la Torre, Gloria Cámara, Alberto Bové, Joaquín Roa, Enrique Diosdado, Ana Isabel Diosdado y Alberto Crespo hicieron una precisa y puntual interpretación de la pieza, obteniendo grandes ovaciones en algunas escenas y mutis y al final de cada uno de los actos. El público obligó a levantar el telón muchas veces para que toda la compañía y él autor agradecieran los aplausos de una noche de franco éxito. Mañana publicará ABC un comentarlo crítico de este estreno. 40 t