Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 24 DE E N E R O DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG, 19. ABC EN WASHINGTON KOSYGIN, APAETABO DE LA ACTIVIDAD POLÍTICA Hasta ayer se Ka mantenido en secreto p e se encuentra enfermo La República afrohlspana se ve envuelta, por rosones da grafía, en su, primer problema internacional Madrid. (Be nuestra Redacción. Al tiempo que el Gobierno británico lia respondido a la propuesta soviética de Oriente Medio, aunque en términos qise no han sido dados a conocer, el Rey Hussein fie Jordania, que aún se encuentra n Londres, se entrevistaba con el ministro de Asuntos Exteriores, Michael Síewarí, y con el primer ministro, Harold Wilson. En la entrevista, sgjrán se informa, se ha tratado de la posibilidad de nuevos envíos de armas inglesas a las fuerzas haehemitas, que también se verán reforzadas con remesas militares procedentes de la Unión Soviética. Mientras tanto en Tel- Aviv el viceprimer ministro, AHon, ha daflo un paso más en la linea confesada por Dayan de no retirarse a las fronteras anteriores a la guerra de los seis días, al formular la propuesta de que Israel colonice, desplace pobladores, a determinadas áreas de territorio árabe ocupado por Israel. El tema de Oriente Medio, ahora que se ha consumado el relevo presiden; pial en la Casa Blanca, parece centrarse en la pregunta de hasta dónde podrá ir adelante Tel- Aviv en su política orientada a la creación del Gran Israel. Washington y El Cairo, es lo cierto, han dado a conocer ya su acuerdo para la reanudación de las relaciones diplomáticas, interrumpidas al poco de estallar la última guerra árabe israelí. ¿Es éste el primer paso de Nixon en la revisión de la actitud norteamericana ante el problema de Oriente Medio? Pudiera ser. Pero la, nueva doctrina de Washington tanto puede concretarse en un hacer promoviendo actitudes más neutrales, que en un no hacer en un inhibirse para que la cuestión del Próximo Oriente entrara en la órbita de las naciones mediterráneas y europeas, de acuerdo con las teorías del consejero presidencial Henri Kissinger, que, como se abse, aboga por una regianalización de la política mundial o, dicho en otras palabras, en una desconeentraeión de muchas de las decisiones que hasta el momento venían siendo asumidas casi exclusivamente por Washington. En este sentido cabe recordar dos cosas: una, las declaraciones de William Rogéis postulando un recorte del activismo exterior norteamericano, y otra, las declaraciones del ministerio francés de Asuntos Exteriores ante la Asamblea Nacional sobre la seguridad militar en el Mediterráneo. Parece, por tanto, que el problema de Oriente Medio va a cambiar de orbitación. Washington 23. (Crónica de nuestro corresponsal, por telex Sin tiempo apenas para organizar sus inexperimeniados cuadros gubernamentales, la pequeña República africana de Guinea Ecuatorial, independizada de España en octubre, se encuentra envuelta hoy, a su pesar, en el juego y la presión de las grandes potencias blancas en el África negra. Su problema, nada fácil, es la tragedia civil de Nigeria y Biafra, las hórridas hambres de su población civil y una explicable aspiración a la neutralidad. Su actitud, justificada, es de recelo ante las presiones y de independencia. Los países pequeños son enfermizamente susceptibles a la necesidad de afirmarse a sí mismos. Sin embargo, la tempestad nigeriana y el drama de las masas hambreadas de Biafra, las contradictorias actitudes de las potencias y las exasperadas demandas humanitarias de la Cruz Roja Internacional han colocado a esos gobernantes de Guinea Ecuatorial en medio de un torbellino del cual les va a ser muy difícil liberarse. Se les presiona, y esto los irrita. Se sienten necesarios y etto les complace. Se sienten africanos y esto les obliga. Su problema es qué hacer con la base de vuelos de aprovisionamiento civil que la Cruz Roja Internacional ha organizado en la isla de Fernando Poo para alimentar a las masas de Biafra, que se mueren literalmente de hambre, y cómo hacerlo protegiendo los intereses políticos de Guinea Ecuatorial. Tratando de salvarse de la tormenta internacional que los acosa, se encuentra en Estados Unidos una Delegación guiñearía presidida por el ministro del Exterior de la nueva República, Aianasio Ndongo; el del Moscú 23. El jefe del Gobierno soviético, Alexei Kosygin, sufre de un agudizamiento de su afección crónica hepática y se encuentra en una residencia cerca de Moscú, según se ha manifestado hoy de fuentes generalmente bien informadas. Durante todo este mes. Kosygin no ha atendido a sus funciones oficiales. Su ausencia ha sido explicada en varias ocasiones alegando aue estaba de vacaciones. Los informadores no han podido señalar ni la gravedad de la última crisis de hígado del jefe del Gobierno soviético ni cuándo podría reanudar sus labores. -Efe- Reuter. directa o indirectamente, a la sección biafreña en Nigeria. Otra razón menos explicada pero evidente es el peso de Nigeria en el África occidental y la presencia de treinta o cuarenta mil subditos nigerianos dentro de Guinea Ecuatorial. Por angustiosa que sea la crisis humana de Biafra hay en Gu nea Ecuatorial importantes razones políticas y diplomáticas que aconsejan la máxima cautela. El mismo Washington Posf, comentando la entrevista Rogers- Ndongo, dice hoy en un significativo editorial; Una consecuencia p. olítica clara de la ayuda a Biafra sería alentar la rebelión separatista contra Nigeria... Contra la cual Estados Unidos tiene relaciones diplomáticas En esta capital, un nutridísimo grupo de senadores de todas las tendencias y partidos, de la derecha a la izquierda, desde Edward Kennedy, a S trom Thurmond, representando a la mayoría de la Alta Cámara, aprobó anoche una resolución pidiendo al presidente Nixon más ayuda y más aviones civiles para las hambrientas gentes de Biafra que se mueren todos los días de desnutriInterior, Macie; un secretario ejecutivo de ción en los frentes de la guerra civil. Cinla Presidencia, un militar y un delegado en cuenta y dos senadores firmaron la resolula O. N. U. el competente Saturnino Ibonción, uno de los documentos bipartidistas go. La suya fue la primera Misión extranmás impresionantes qiie se han producido jera recibida por el secretario de Estado en el Senado norteamericano en los últimos del presidente Nixon, William Rpgers, en su años. despacho oficial del Departamento. La enComo fuere, la resolución del Senado está trevista tuvo lugar anoche. Rogers pidió a en marcha y el presidente Nixon, que declaNdongo que su Gobierno permita la reanuró en su campaña electoral que había que dación de los vuelos de ayuda de la Cruz dejarse de cuestiones de protocolo ¿ara acuRoja Internacional desde Fernando Poo a dir a alimentar a los hambrientos de Biafra, Biafra, suspendidos hace poco por las autetidrá dificultades en desoír la apelación del toridades guineanas por varias y considerables razones de Estado, entre ellas, la de que Senado. Esta es una de las razones por las cuales su secretario de Estado recibió anouna parte del material enviado contribuye, che a la misión guiñearía para pedirle que dé facilidades al transporte aéreo de alimentos desde Santa Isabel a Biafra. Según los portavoces del Departamento de Estado y mis informes personales, la misión guineana expresó su preocupación por la tragedia dé Biafra, pero no se comprometió a nada. Probablemente, la salida al problema habrá que encontrarla en las Naciones Unidas. La misión de Guinea Ecuatorial estuvo reunida la semana pasada con el secretario general, U. Thant, y lo está de nuevo en la tarde de hoy, mientras comnmico, en la sede de Nueva York. Va a darse un comuPLAZA DE ESPAÑA, 12 nicado sobre la crisis y la actitud de los guiñeamos. Me parece que, en efecto, el organisTel. 247 08 10 Madrid mo internacional puede canalizar mejor que nadie esta delicada situación, protegiendo a un tiempo las necesidades urgentes y humanas de Biafra v los crepúsculos políticos v diplomáticos de la pequeña Guinea Ecuatorial, aparte de lo qv, e hagan o dejen de hacer los Estados Unidos v las otras potenALTA COSTURA cias. -José María MASSIP. Vallehermoso. 30. i ISABEL ALONSO