Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HIKAOOH Aunque Zaragüeta acepta la tesis hilemórfica, que es uno de los cimientos del ¡sistema aristotélico- tomista, no acepta los equívocos y los vestigios de dualismo que aparecen en la escolástica cuando se aplica la tesis general de la materia y de la iforma? Igs relaciones entre ei cuerpo y el ato ¿Se trata de que el alma, actuando sobre una organización anatómica preexistente, le da su funcionalismo fisiológico y psíquico? ¿Será quizá que el cuerpo entendido como conjunto de sustancias minerales cobra vida gracias a la intervención del alma? ¿O es que el alma, al unirse a una materia prima o principio indeterminado constituye al hombre? Zaragüeta rechaza tajantemente las dos primeras hipótesis, y formula reservas contra la última, que equivale a casi anular la noción de cuerpo. La tesis de Zaragüeta es que, de acuerdo con el principio hilemórfico, el alma humana es la forma sustancial constitutiva de un cuerpo viviente organizado pero, a su vez, el sistema nervioso condiciona al desarrollo de la actividad mental anímica Hay, pues, una reivindicación de la materia, que otorga a lo corpóreo un papel fundamental. Quinto. Concepción sistemática de la sustancia. Según la versión escolástica habitual, la sustancia es algo que está debajo de los accidentes y permanece a través del cambio de éstos. A tal noción, Zaragüeta le reprocha su carácter imaginativo, y la rechaza. Propone, en cambio, una idea empírico- racional de la sustancia, como algo esencialmente relativo a un sistema coherente de accidentes Lo cual significa que los accidentes son esenciales a la sustancia, y que no hay ser sustancial sino con referencia a sus accidentes, y viceversa La sustancia, como principio operativo, y no ya sólo como principio entitativo, se manifiesta a través de los accidentes Sexto. Entre los criterios éticos citaré la justificación de la indisolubilidad del vinculo matrimonial no por una razón de necesidad intrínseca o de derecho natural, sino porque para la educación de la prole la indisolubilidad es más favorable que el divorcio vincular; pero es claro que la indisolubilidad no se urja tanto, cuando no hay prole En este caso, Zaragüeta da como razón para seguir manteniendo la indisolubilidad de un cónyuge separado un argumento de ejemplaridad general: la necesidad de cerrar la puerta en lo posible a las causas mismas de la disolución en otros matrimonios Destacaré también la crítica del demolibsralismo: El mayor peligro de una democracia llamada de sufragio universal puro o simple (cada hombre un voto) es que, a favor de falaces propagandas... triunfe la dictadura del proletariado y con ella la supresión de la democracia por una vía perfectamente democrática. Esto quiere decir que Zaragüeta no considera que la libertad de sufragio sea un derecho fundamental absoluto. Lo mismo opina de otros derechos fundamentales como la libertad de expresión y de asociación. Por Gonzalo FERNANDEZ DE LA MORA CURSO DE FILOSOFÍA De Juan ZARAGÜETA Ed. Gredos. Madrid. 1968. Vri. I, 442 págs. Vel. H, 362 págs. Vel. BU, 412 págs. UAN Zaragüeta nace en Qrio en 1883. En 1903 se ordena sacerdote y se doctora en Teología y en Derecho. De 1905 a 19 C 7 estudia Filosofía en la Universidad de Lovaina como discípulo del cardenal Desde 1908 ensena filosofía, ini- cialmente, en el Seminario de Madrid, luego en la Escuela Superior del Magisterio y finalmente en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central. Su primer libro es Introducción general a la Filosofía (1909) una ventana que se abre en nuestro país sobre el panorama neoescclástico. Desde entonces, raro es el año en el que Zaragüeta no da a las prensas algún titulo. Ahora, cuando se acerca a la novena década, el maestro ha dado término al empeño de refundir en un Curso su concepción de la Filosofía. Son tres densos volúmenes, el primero dedicado a la Lógica y a la Metodología, el segundo a la Cosmología y a la Antropología, y el tercero a la Cntolcgia y a la Etica. Obra de laboriosa síntesis, no es susceptible de ulterior resumen. Por ello me limitaré extraer de ella, a titulo de ejemplo, alguna de las aportaciones que a mi me parecen más personales y representativas. Primero. Fundamentación del realismo por el método genético. La gran cuestión gnoseclcgica consiste en determinar si los objetos de nuestro conocimiento son proyecciones de nuestra mente o reflejo de una realidad exterior trascendente a nosotros. La primera es la hipótesis idealista, la segunda es la realista. Zaragüeta reprocha al idealismo una petición de principio al suponer que el darse cuenta de algo es percatarse de lo que sólo está dentro de nuestra conciencia. Fero, por otro lado, no acepta, con los realistas puros, que el mundo exterior sea una evidencia indiscutible y primaria. La fórmula que se nos propone consiste en aplicar lo que nuestro autor llama un método genético o lo que es lo mismo, en analizar cómo se va formando en la mente humana la convicción de que existe una realidad exterior a nosotros, un mundo. A juicio de Zaragüeta, ésta no es una primera experiencia sino el resultado de un proceso que se incia en la niñez y que tiene, entre otras manifestaciones, el descubrimiento de nuestro cuerpo como objeto para nuestra conciencia y la comprobación de que no es posible percibir nada sin contar con nuestros sentidos. Gracias a esta serie de contrastes entre la sensibilidad del que llamo mi cuerpo y el mundo físico se me hace cada día más patente desde mi nacimiento la exterioridad e independencia de este mundo físico relativamente a mi propia corporeidad Además la ciencia nos descubre que las leyes que rigen la Naturaleza son variables independientes del hecho de que el sujeto humano las conozca o no y que, por tanto, el hombre las reconoce, pero no las crea Y finalmente hay el contacto social: al percatarme yo de los demás, con quienes me encuentro en mi vida, se refieren también en la suya a este mundo físico que me es dado cerno exterior, su experiencia por mi se ratifica y confirma Segundo. Caracterización del método raductivo. La Lógica clásica contrapone dos modos de hallar verdades. Uno consiste en deducirlas de principios de carácter gene- J ral, y el otro consiste en inducirlas de experiencias concretas reiteradas. Entre estos dos, Zaragüeta sitúa lo que él llama el método reductivo que consiste en pasar de un juicio universal a un juicio individual, luán Zaragüeta vg. el hembre es mortal, Pedro es hombre, luego Pedro es mortal Como escribe Zaragüeta, en el raciocinio qus llamamos reductivo se verifica como un retorno del orden ideal al orden real, inverso del ascenso del orden real al ideal que caracteriza el método inductivo Esta reducción tiene sus problemas propios parecidos a los de la inducción, y bastante distintos de los de la deducción pura. Es el método habitual de la ciencia aplicada Tercero. Teoría psicogenética de la voluntad. Dentro del esquema clásico, la voluntad es una facultad aparte, distinta de la memoria y de la inteligencia, que llega a contraponerse a esta última. Esa voluntad es también algo distinto de los movimientos espontáneos del hombre. Frente a esta doctrina, Zaragüeta entiende que no existe propiamente la voluntad, sino la voluntariedad la cual no es una facultad, sino un modo de actuar de la actividad general de la conciencia humana... que puede afectar a todas las funciones especificas y a todas las operaciones de ejercicio de dicha conciencia Esta tesis le obliga a una afirmación todavía más radical, la de que la voluntariedad es una cualidad que reviste nuestra actividad pura cuando se enfrenta con un porvenir que considera más o menos disponible Es, por tanto, una transformación de la actividad espontánea, que es la gran motora de nuestro espíritu; pero que cuando todavía no es voluntaria está limitada al presente y pasado de nuestra vida En otros términos, la voluntad nc es una potencia, sino un modo de manifestarse el impulso vital. Cuarto. Cuasi monismo antropológico. El método genético no es sino un despliegue en el tiempo de la argumentación en favor del realismo crítico. Así presentada. cobra una dimensión empírica y fenomenolcgica singularmente atractiva. La distinción de un método reductivo clarifica la teoría del raciocinio y permite un brillante contraste al presentar cierta forma de deducción coma una inducción a ia inversa Y, efectivamente, este método es de una extensión generalísima, porgue es, nada más y nada menos, el de la ciencia aplicada: paso constante del orden ideal al real y del universal al individual. La. interpretación hilemórfica del hombre, aunque contrapuesta a algunas formulaciones tPitsu (i hi t á s lie Mirador.