Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B O. S Á B A D O 4 DE B N E K O DE 19 S 9. EDICIÓN DE LA MAÑANA, ninguno de los actuales gobernantes rusos está dispuesto a repudiar. Aquí no hay revisionismo de ninguna clase. Los descendientes políticos de Stalin siguen pensando como él que el Kremlin tiene derecho a todo para aumentar su fuerza. En cuanto al chiste de las orejas invisibles tan basto como todos I09 de Stalin, es verdad que los españoles no podemos vernos las orejas propias, pero somos muchos los españoles, de derecha y de izquierda, que le hemos visto ya la oreja al Kremlin. No la hallamos nada atractiva. Supongo que, después de dicho lo anterior, nadie pensará que yo pueda ser un comunista, o un eripto- comunista, o un compañera de viaje de los bolcheviques, ni ninguna otra cosa parecida. Eítoy decididamente en contra del comunjímo, tal como se interpreta y ge practica en la Rusia gobernada por el actual Presidio del Kremlin ¿Está claro? Pero yo no soy partidario- -como lo es Jaspers, y como parece serlo, hasta cierto punto, Madariaga- -de promover una guerra nuclear para extirpar el comunismo, aun a sabiendas de que esto podría ocasionar la destrucción de la Especie; porque eso es algo así como si un médico, para curar las jaquecas de un cliente, decidiera cortarle la cabeza. ¿No sería este remedio mucho peor que la enfermedad? Ni siquiera soy partidario de guerras anticomunistas locales- -sin armas atómicas hasta ahora- -como la de Norteamérica en Vietnam. Madariaga supone que todos los enemigos de la guerra de Vietnam son comunistas embozados, o bobos engañados por el comunismo. Esto no es exacto. Conozco en Inglaterra muchos buenos cristianos que creen seriamente en el Dios Encarnado, y que, sin. embargo (o tal vez por eso se oponen a la guerra de Vietnam por considerarla inmoral. Es sabido que en Vietnam del Norte han sido ya matados por bomba 3 norteamericanas muchos millares de niños inocentes. ¿De verdad cree Madariaga que esto tenga algo que ver con la lucha del espíritu contra la espada Acaso me diga Madariaga que también los guerrilleros comunistas de Vietnam matan niños inocentes. Pero, ¿debemos imitarlos? ¿No será esto ana manera de estimular el comunismo? ¿Qué hacer entonces? Madariaga es partidario de chillarle más fuerte a Rusia para ver si se asusta. Cuidado con esto. Un diplomático de los Estados Unidos, que parece bien enterado de estas cosas, me ha dicho que él está convencido de qne los dirigentes rusos se han juramentado para no volver a tolerar nn ultimátum como el que le inipnso Kennedy a Kruschef, y esto explica la prudencia actraal de Norteamérica en sus relaciones con Rnsia. Bertrand Russell opina que, en la crisis de Cuba, Kennedy estuvo demasiado imprudente, y muchos rusos- -y casi todos los chinos- -piensan que Kruscheí estuvo excesivamente tímido. No creo que el caso se repita. Si se vuelve a PAG. 16. Opiniones ajenas, Polémicas, Cartas, Puntualizaciones, Comentarios. OBSERVACIONES A UNOS ARTÍCULOS DE SALVADOR DE MADARIAGA Estoy decididamente en contra del comunismo dice el viejo diputado José Antonio Bafbontín Señor director de A B C ¿í e me permite formular algunas observaeiones sobre los dos artículos de mi admirado amigo don Salvador de Madariaga, publicados en los domingos de A B C del 7 y del 15 de diciembre de 1968? Soy un desengañado del comunismo llamado marxista. En mi juventud creí candidamente en aquellas luminosas promesas de Lenin, según el cnal, el comunismo traería al mundo la igualdad económica y la libertad espiritual para todos, una vez que se disolviera el Estada entre las ruinas del capitalismo. Ahora vemos que el bolchevismo ruso, después de más de medio siglo de esfuerzos violentísimos, no ha lograda implantar en Rusia ni la igualdad económica (en la Unión Soviética signe habiendo ricos v pobres como en todas partes) ni mucho menos la libertad espiritual. En este segundo aspecto, la situación ha empeorado. Si naciera boy en Rusia un nuevo León Tolstoi, los bolcheviques lo matarían (o lo amordazarían) antes de que escribiera su primer libro. Y cuando un pueblo de los adheridos al bloque soviético trata de ejercer un mínimo de libertad, dentro de la estructura económica comunista, Moscú contesta (como 1 hemos visto en Hungría y en Checoslovaquia) lanzando contra el subdito díscolo una torrentera de tancrues. Para ese viaje no necesitábamos ninguna alforja mandsta- lemnista- stalraista. En cnanto al próximo viaje supersónico de unos pilotos rusos a la Luna, si lo que se proponen es implantar allí un régimen parecido al que existe hoy en Rusia, confieso que no me seduce nada ese progreso técnico. Sería mejor que los rusos, y los hombres en genera no supieran volar tan alto, ¿No sería más conveniente para todos que nos esforzáraínos por remediar la miseria de nuestro globo antes de colonizar los desiertos helados de la Luna? En fin, por lo que se refiere a las relaciones de Rusia con España, aunque muchos izquierdistas, españoles y extranjeros, siguen creyendo que Rusia ayudó. enormemente a la República española durante nuestra guerra civil, yo estoy ahora convencido de que lo que hizo estonces Stalin (supongo que sin el consentímiento del pueblo ruso) fue arrebatarnos el tesoro depositado en Moscú por el doctor Negrín, mediante la engañifa de ofrecernos, en cambio, unas pocas municiones viejas que na nos sirvieron para nada. Según nos ña contado el general ruso Álexander Orlov, que intervino directamente en la operación, cuando Stalin recibió aquel tesoro de áureas barras (calculado por Orlov en 215 millones de libras esterlinas y del que, según técnicos impartíales, sólo se gastó en España menos de un tercio) el viejo zorro dijo con su habitual cinismo que los españoles no volveríamos a ver aquel oro, como no veríamos nuestras orejas A mí me parece que ésta es una de las pocas promesas que Staün cumplió estrictamente, y uno de los principios fundamentales del siaiinistno, que EL EMPLAZAMIENTO DEL TEMPLO DE DEBOD Sr. Director de ABC: Agradecería de A B C, diario en que han aparecido dos opiniones (de un corresponsal de ABC y de don Luis Durbán) en contra del emplazamiento en Madrid del templo egipcio de Debod, la inserción de otra opinión, ésta a favor de tal emplazamiento, tanto por aclarar lo que, a mi juicio, no es razonamiento exacto como por evitar que ese razonamiento vaya sembrando heridas que no tienen una causa real. El templo de Debod no encierra, debido a sus características, gran atractivo turístico, sino que su interés se manifiesta, fundamentalísimamente, en cuanto objeto de estudio (por sus inscripciones, entre otras cosas) En este sentido, y dado que Madrid es la ciudad española que cuenta con el mayor número de estudiantes con mucha diferencia sobre las demás ciudades, no parece ninguna exageración ni ninguna ofensa para nadie la decisión de reconstruir el templo de Debod en Madrid. En cuanto a la afirmación del señor Durbán respecto a una manía española de traer todo a Madrid, es una ironía fuera de lugar y que no corresponde a la realidad. Hay, en cambio, una manía que sí es real y algo extendida: la de los prejuicios en contra de Madrid. Cualquiera que conozca un poco la vida política y social del resto de Europa, sabe, por poca imparcialidad que use, que Madrid es una de las capitales de nación menos absorbentes. Sería fácil la demostración con una mera enumeración de hechos, enumeración que, gustosamente, pongo a disposición de los señores citados. No deja de ser sintomático, en esta materia, que en España, á diferencia de lo o c u r r i d o en Francia, no haya podido consumarse el Panteón de Hombres Ilustres) La afirmación del señor Durbán llega en un momento poco oportuno, en un momento en que se han. dictado disposiciones, referidas exclusivamente a Madrid, que contienen fuerza suficiente para vaeiar industrialmente a Madrid. -José Luis NIETO AGUILERA. amenazar en serio con la bomba atómica, no habrá más remedio que tirarla. ¿Ayudará a resolver el problema, la formación de esa Europa unida con qué sueña Madariaga? ¿Qué haría esa Europa unida si hubiese alguien capaz de crearla? ¿Luchar sin bombas de hidrógeno contra Rnsia? Absurdo. ¿Luchar contra Rusia con armas atómicas prestadas por Norteamérica, si ésta quiere prestarlas? Más absurdo todavía, porque- resaltaría más destructivo. A mi juicio, lo único que pueden hacer en este caso los países no comunistas es apartarse de Ru 3i a en todo lo posible; practicar la eoe xistencia pacífica en la medida de lo hacedero, teniendo siempre en cuenta que la coexistencia es mejor que la coextinción, y edificar en el seño de todo el mundo occidental una justicia social y liberadora qne haga indeseable para sus obreros y campesinos, e incluso para sus estudiantes de tendencia anárquica, el advenimiento del comunismo dictatorial. Es lo que está tratando da hacer Inglaterra. También me parece muy prudente lo que está tratando de lograr Francia, que es permanecer a margen de la gnerra nuclear. Madariaga le reprocha al general De Gatille que se haya apartado del OTAN. Pero lo que quiere De Gaulle es, sencillamente, librar a Francia de los horrores de la guerra atómica. Este propósito me parece excelente. ¿Qué es lo que desea mi amigo Madariaga: que muramos to dos los europeos en la guerra nuclear, sin que quede un demócrata vivo? No lo entiendo. ¿No sería imirlio mejor trabajar en favor del desarme absoluto, o, al menos, del desarme atómico? Londres, diciembre 1968. -José Antonio BALBONTIN. LOS DOCE CUENTOS MARAVILLOSOS Por FABIOLA En un solo volumen, con Ilustraciones a todo color, son el mejor regalo de Beyes para las niñas. Precio: 100 ptas. Distribuidor: U. 0. E. Desengaño, 6 MADRID (Al pie de la Telefónica) Envíos a reembolso sin recargo GUSTAVO DORE Pieza única bronce. Directamente Teléfono 225 69 45- 3,30 a 7