Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABO, J U E V E S 5 DE SEPTIEMBRE DE 1968. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 67. INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOGRÁFICAS El autor ante el estreno Se nos fue el gran Alejandro Casona, hace ya unos años, cuando su éxito cla- 1 moroso invadía los escenarios españoles. Casona pudo presenciar esto ante casi todas sus comedias. Pero aún Quedaron algunas sin estrenar después de su muerte. Y una de éstas es Siete gritos en el mar que esta noche se estrenará en el teatro Reina Victoria. Pena nos da- -nosotros fuimos amigos, del inolvidable autor durante muchos años- -el no poder hablar con Casona de este estreno. La charla con el gran autor asturiano era amenísima. Casona, hombre cordial, sencillo, claro, nos exponía con razonamientos precisos los procedimientos que había empleado en cada comedia. No podemos hoy charlar con el gran amigo y gran autor. Pero aquí tenemos a José Osuna, el gran director escénico, que es quien ha montado la obra. Osuna es un director concienzudo. Ha dirigido obras de todos los géneros con gran acierto. En esta ocasión ha puesto su talento y experiencia al servicio de una comedia excelente y que según el propio Osuna nos comunica, le encanta. Charlemos un poco sobre Siete gritos en el mar con José Osuna. -Como director, ¿qué problemas plantea esta obra del inolvidable Alejandro Casona? Siete gritos en el mar es una obra planteada desde una situación límite. En esta situación se mezclan las vidas de siete- personajes que adoptan actitudes éticas muy diferentes entre ellos. Sacar a la luz todo el intrincado mundo de sentimientos de estos personajes, su pasaáo y su presente, ha sido mi trabajo más difícil. Por otra parte, he encontrado una dificultad de tipo escénico importante: los nueve personajes están, casi las dos horas que dura la función, presentes en el escenario. -Dentro de la línea de obras conocidas del gran autor, ¿qué variante tiene Siete gritos en el mar -Es, posiblemente, la obra más ambiciosa de Casona. Se ha planteado una serie de problemas y actitudes ante la vida y la muerte que la elevan por encima del resto de su producción. ¿Le gusta esta comedia? -Si no me hubiera gustado no la hubiera dirigido. ¿Cómo se ha retardado su estreno en España? -Porque posiblemente la marcha de sus estrenos anteriores lo ha aconsejado así. -Hablemos de los intérpretes. -Excelentes todos. Profesionales íntegros. Cada uno de ellos compone exactamente el tipo requerido para el mejor entendimiento de la comedia. -Del escenógrafo. -Mampaso no necesita de mis alabanzas para acreditar su gran calidad. Ha realizado un salón de lujo de un barco en el que ha sabido mezclar admirablemente la intención dramática con la fidelidad documental. ¿Qué otras comedias dirigirá esta temporada? -Estoy preparando la comedia que abrirá la temporada del Bellas Artes. Se trata de El inocente de Joaquín Calvo Sotelo. Lo demás son proyectos, no demasiado seguros, por lo que prefiero no hablar de ellos. ¿Es cierto que se piensa resucitar La dama del Alba obra que fue retirada del cartel por fin de temporada, en pleno éxito? -Creo que, realmente, existe un proyecto bastante concreto para reponerla. -Si aún estuviese entre nosotros el inolvidable autor de Nuestra Natacha ¿qué sentimientos cree usted le embargarían ante el trance de esta noche en el Reina Victoria? -No he estado a su lado en ninguno de sus estrenos, por lo tanto, no conozco su actitud ante estos acontecimientos. De todos modos, supongo que, como el gran profesional que era, sentiría todo el peso cié la responsabilidad que supone estrenar una comedia. José Osuna, que tiene entre manos inmediatos compromisos directoriales, ha sido parco, pero certero en sus manifestaciones. El recuerdo, la evocación del insigne autor de Siete gritos en el mar ha estado en todo momento presente en nuestra charla como lo estará igualmente esta noche en el ánimo de los espectadores. -Á n g e l LABORDA. ESTRENO DE LOS HUEVOS DEL AVESTRUZ EN EL MARAVILLAS En el teatro Maravillas ha inaugurado la temporada y presentado su nueva compañía José Bódalo con el estreno de la comedia de André Roussin Los huevos del avestruz en versión española de Luis Tejedor y Juan José Arteche, bajo la dirección escénica de José María Morera. Con un adecuado decorado de Ontañón, José Bódalo, María Luisa Ponte, Eugenia Zúffott, Ramón Corroto, Enrique Arredondo V Miml Muñoz interpretaron la pieza, que fue seguida constantemente con gran atención y muestras de interés por un público que aplaudió largamente en dos escenas a José Bódalo y María Luisa Ponte, y repitieron sus aplausos al término de cada uno de los actos, especialmente en el final. Mariana publicará ABC un comentario crítico de este estreno. destia, no se decide a creerlo así, yo afirme categóricamente que Siete gritos en el mar es una interpretación moderna, audaz y feliz, del auto sacramental. En Siete gritos en el mar Alejandro Casona ha prescindido de todos los trucos efectistas y de todas las concesiones sensibleras del viejo teatro, fascinándonos con una nueva técnica- -rápida, escueta, perc flexible- con unos conceptos tan Henos de originalidad como la belleza, con una incomparable riqueza y elegancia de lenguaje, con un dramatismo dialogal vibrante y sudado de calidez humana. Y diálogo, lenguaje, conceptos, técnica, armonizados en una urdimbre preciosa por los hilos de oro de la inspiración y de la aspiración poética. De lo que sí puedo hablar con entera independencia es del esfuerzo, el entusiasmo y el arte que han derrochado esos magníficos profesionales que forman la compañía. Para ellos, y en especial para la pareja María Luisa Merlo y Carlos Larrar naga- -espléndida realidad de nuestro teatro a pesar de su juventud- mi agradecimiento. -José OSUNA. Antecrítica de Siete gritos en el mar Esta noche se estrena en el teatro Reina Victoria la obra de Alejandro Casona Siete gritos en el mar El director de la comedia, José Osuna, nos envía las siguientes líneas: La dolorosa ausencia de Alejandro Casona me impone la necesidad de firmar yo la antecrítica de Siete gritos en el mar El relevo me parece excesivo, dada la desproporción entre sus excelentes cualidades literarias y las mías, escasas. Quizá quien más hondo ha calado en el espíritu del teatro de Casona sea Federico Carlos Sainz de Robles, y a él me acojo reproduciendo aquí parte de su acabado y perfecto estudio sobre la obra que vamos a estrenar. Siete gritos en el mar me parece la más profunda obra escénica de Alejandro Casona: la mejor encajada en la frontera que separa la realidad de la fantasía: aquella en que las ideas simbólicas irrumpen con mayor y con mejor verosimilitud en el diálogo, ya patinadas de poesía, ya envueltas en la satírica intención, ya eomo directas acusaciones sociales; aquella en que la insistencia filosófica y la intención moral aumentan y enraizan la tensión. dramática. Casona apunta tímidamente la suposición de que su comedia imposible tenga una línea ascendente que lleguehasta uno de los géneros dramáticos más originales y fecundos del teatro español: el auto sacramental. Pero si Casona, por mo- A B G EN EL FESTIVAL DE VENECIA ESCÁNDALO EN LA MOSTRA ANTE LA PROYECCIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE LOS TURCOS UNA PÉSIMA REALIZACIÓN DE CARMELO BENE Salvajes por las calles del norteamericano Barry Shedrs, aborda un interesante problema de pojítica- ficción: la toma del poder por los jóvenes Venecia i. (De nuestro redactor enviado especial, por telex Con la proyección de Nostra Signora dei turehi la Mostra ha batido el récord del absurdo y de la creíinez, y el de la ausencia más absoluta de calidad y originalidad, en esta vigesimonovena edición. Las dos horas y oehr minutos de su metraje han constituido una especie de reválida de paciencia para lo sufridísimos espectadores, si bien es verdac que en una gran parte muchos resultaron suspensos, saliendo de la sala antes de qu el surrealismo trasnochado del filme y la; exhibiciones narcisistás de su realizador intérprete principalísimo, Carmelo Bene. llegaran a su apogeo. En el camino, alguno espectadores, irritados ante la colección d insensateces servida i m p u n e m e n t e por Bene, manifestaron despectivamente su opinión hacia éste, subrayando, además, elocuentemente algunos pasajes donde el ridículo, la inoportunidad, llegaban a extremos lamentables. Al final, tanto de entre los aprobados de la sala, como df entre los suspensos ue formaban grupos afuera, surgieron acusaciones de loen COMPRESORES -Vndueína, S. Ct, Paseo del Prado, 33 MADRID