Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 1 DE SEPTIEMBRE DE 1968. EDICIÓN DB LA MAÑANA. PAG. 41. ES VERANO EN ESPAÑA ES VERANO con el asenso del público de procedencias tan diversas como Avila, Teruel, Cáceres, Patencia, etc. además de Barcelona, claro está. De Madrid se recibieron n votos. Pues bien, he aquí, decimos, los nombres: Autopistas del Desarrollo, del Litoral, del Futuro, de la Seguridad, Mare Nostrum, de la Paz, del Sol, Catalonia, Aurelia, de la Luz, de la Felicidad, del Optimismo, Pacem in Terris, Aníbal, Ballenato, Bonanza, la Presurosa, la Salvadora, de los Capitalistas, de la Eternidad, de la Chatarra, del Frenazo, de los Domingueros, de Todos, del Burrito Trotón, de los- Pobres... En fin, he ahí una mínima muestra. A la vjsta de la cual, hemos de dar gracias y sentirnos verdaderamente confortados al saber que, des- pues de tanta mojigatería, el sentido común se impuso al fin y el nombre elegido por la mayoría fue éste: Autopista del Mediterráneo El más lógico, por otra parte. No era cuestión de pensarlo mucho, sino de pensarlo bien, y muchas veces no se piensa mejor por invertir más tiempo en ese menester. -LOS QUIOSCOS DE LAS RAMBLAS No puede uno dejar de referirse continuamente, sobre todo en verano, a las Ramblas. Y es que, quiérase o no, las Ramblas son una gran parte de la vida barcelonesa. Hemos hablado en otras ocasiones de las historias, de los tipos, de los miles de cosas curiosas que ofrecen las Ramblas. Hoy nos vamos a detener en esos quioscos de periódicos y libros, sorpresa y maravilla a la vez. Sorpresa, de quien pasea bien entrada la madrugada y puede adquirir, si se le antoja, la última novedad nacional o extranjera en materia periodística o literaria. Maravilla, por el espectáculo indescriptible de ver un racimo de puestos increíblemente surtidos, siempre prestos a servir al empedernido lector, al caprichoso turista o al simple paseante. Sorpresa y maravilla. Orgullo y alarde de Barcelona. Los quioscos de periódicos y libros de las Ramblas son, en verdad, algo único, algo real e irreal a la vez. Algo vital y necesario. Los quioscos de periódicos y libros de las Ramblas se le antojan a uno algo así como un grito triunfal del espíritu y la sensibilidad sobre el abotargado y materialista discurrir diario. Quizás sea que uno, al menos, no podría hacerse a la idea de vivir sin ellos. -N. y G. PRÓXIMA REAPARICIÓN DE PATUFET Debidamente autorizada para el mes de diciembre próximo está anunciada la reaparición de la revista infantil catalana Patufet que fue fundada en 10.04 y que dejó de publicarse en 1930, llegando a ser la publicación para niños de mayor tirada. De momento tendrá carácter quincenal, con cubiertas en offset -tamaño habitual y 32 páginas con historietas, dibujos y chis- tes de carácter festivo, sin atentar lo más mínimo la moral y los valores religiosos, como fue siempre norma de dicha revista. EXPOSICIÓN DE ACUARELAS DE JUAN MUNNE Uno de los varios actos de la fiesta mayor de vidrieras lo constituirá la solemne inauguración de la Exposición de acuarelas del notable artista Juan Múnné Sabaté, la cual tendrá lugar en el salón de actos del Ayuntamiento, hoy, día 1 de septiembre. UNA GITANA, DAMA DE UNOS JUEGOS FLORALES Ha sido ya designada una de las damas Oe honor de los Juegos Florales de San Félix- Marina, parque de Barcelona que se EN LA MUERTE DE UN GRAN CRITICO LITERARIO BOFILL Y FERRO, SEÑOR DEL MONTSENY Cuando el verano empezaba a ser un agobio para los que a diario hemos de pisar el asfalto, y cuando todavía se veía en alguna hondonada una retama, en flor, se nos fue Jaime Bofill y Ferro, el crítico más importante, junto a Riba, de la generación novecentista catalana. Formado principalmente en lia cultura francesa y germánica, dedicó muchos de sus afanes a traducir clásicos y contemporáneos. Su antología de RiUce, publicada por el inolvidable José Janes, en 1941, con un- gran prólogo que descubría su condición de liumanista, fue uno de los libros que más contribuyeron a difundir entre nosotros el gusto por la enigmática y nunca agotada obra rilkeana. Publicó también una extensa antología de la poesía alemana, en colaboración con Fernando Gutiérrez. Movido por su gran admiración a Goethe, tradujo al catalán las conversaciones de Eckermann (todavía inexplicablemente inéditas) Antes de nuestra guerra fue de los pioneros que presentaron y estudiaron la obra de Proust. Porque desde 1920 Bofill y Ferro iba descubriendo autores cuya boga no llegaría hasta los años treinta. Su conversación, sugestiva, pausada, sin alardes de conferenciante, era un regalo para los que tuvieron la fortuna de escucharle en el Ateneo barcelonés- -donde iba casi todos los días, huidizo, ceremonioso- en su casa de San Gervasio o en su auténtico feudo del Montseny: en la mansión dieciochesca 11 a m a d a Ca l Herbolari Bofill mezclaba en su diálogo, con envidiable naturalidad, los temas históricos, literarios, políticos y de la naturaleza viviente: aludía a un autor griego (había traducido una antología de poetas griegos para la Funfiació Bernat Metge también inexplicablemente inédita) o describía la conquista de uia pueblo de Valles por los cablistas, o acaso trazaba el panorama de la Europa de 1848, o nos acercaba la imagen esplendorosa de la Viena imperial. El mundo que conoció más apasionadamente era el europeo anterior a la guerra de 1914. Unos dos años antes de morir vio cumplido un antiguo caracteriza por su sentido social. Esta dama de honor es una gitana llamada Rafaela Santiago Fernández, de diecinueve años de edad, y que hasta hace poco vivía en el Somorrostro. Es la mayor de una familia de siete hermanos; el más pequeño tiene año y medio. Admira a Peret, ídolo de la rumba gitana, al que no conoce, y le gustaría mucho viajar y recorrer especialmente Andalucía, y no porque haya nacido allí, pues sus padres son catalanes, pero desea conocer aquella tierra por gustarle mucho las. cosas flamensueño: visitar Austria, una de las canas de aquel mundo ya desvanecido desde la primera guerra mundial. Su obra original es muy breve: Vint 1- cinc anys de crítica (1959) recoge su crítica esencial: el Fausto Proust, Richter. Caries Riba, Rilke... Queda, postumo, un estudio sobre los principales poetas catalanes modernos, cuya publicación no debería demorarse. La faceta, tan característica, de literato- humanista, se completaba con otra: la de imaginario señor feudal del Montseny. Cerca de su casa, en plena montaña, y en el barrio de las paitides (nombre de origen griego que significa hadas) crece un bosquecillo de abetos que él plantó con sus propias manos y que eran su solaz y su orgullo. Como su primo Bofill y Matas, el poeta que con el pseudónimo de Guerau de Liost cantó la antigua montaña de amatistas había recorrido desde Viladdrau, en cuyas cercanías se halla Ca l Herbolari los rincones más abruptos, los picos más altaneros, las masías más lejanas en la región del Montseny, donde crecen los ejemplares más meridionales de los abetos propios del norte y del centro de Europa. Su pasión por las plantas y los árboles- -pertenecía a una familia de botánicos y cursó la carrera de Farmacia- -era incontenible: ante el hayedo que en pleno otoño se transfigura en tonalidades de oro rojizo, o ante el delicado color de luna de los abetos noruegos, desataba las lecciones de su entusiasmo. Su preocupación fue siempre salvar los bosques y- la vegetación de su Montseny, sobre todo los abetos, víctimas de talas voraces Proyectaba escribir una obra sobre aquella montaña y en su pequeño reino de Ca l Herbolari podando y plantando árboles, descifrando el canto del mirlo o de la oropéndola, tan parecidos, o descubriendo las huellas del jabalí, que había destrozado uno de sus campos de maíz, Bofill y Ferro se identificaba con aquella naturaleza salvaje, nutricia, de la que nunca htibifera querido apartarse, y en la que quiso ser enterrado. -A. MANENT. cas. No sabe escribir, pero ha manifestado que cuando tenga novio no sabe cómo, pero aprenderá para poderle escribir cartas dfi amor. FALLO DEL CONCURSO DE PINTURA DE TOSSA Con una participación de 164 artistas que aportaron un total de 204 obras se ha cele brado el XII Concurso Internacional de Pintura de Tossa de Mar, cuyo jurado estaba presidido por don Federico Mares. El premio especial del Ministerio de la Gobernación fue para don Francisco Andreu, de Barcelona. Los premios al óleo, concedidos por el Ayuntamiento, fueron ganados por José Tur, pintor mataronés que ha conquistado otros galardones en este importante certamen pictórico y que actualmente reside en Madrid; el segundo, por Suellen Ruperts, de San Felíu de Guixols, y el tercero, Rafael Ortin, de Barcelona; el premio especial de la Dirección General de Bellas Artes fue para don Buenaventura Ansón, de Tossa; en acuarelas, el primer premio lo obtuvo José Olivé, de Barcelona, y el segundo, Ramón Castell, de Vich. Los premios a otros procedimientos fueron otorgados a J ian Granados Llimona y Joaquín Comas.