Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUESTRAS CRITICAS Edit. Seix y Barral. Barcelona. PALABRA SOBRE PALABRA De Ángel GONZÁLEZ Por Guillermo DIAZ- PLAJA Tic In C INCO LIBROS. -La publicación de esPero si tú me olvidas te libro permite a! lector, oportuna- quedaré muerto sin que nadie mente, tomar noticia exacta y con- lo sepa. Verán viva junta de una producción poética dispersa, mi carne, pero será otro hombre que incluye ya cinco títulos: Áspero mun- -oscuro, torpe, malo- -el que la habita. do (1956) Sin esperanza, con convenci Pág. 23. miento il961) Grado Elemental 1962) Palabra sobre palabra 1965 v Tratado de urbanismo 1967 Entiendo que el es- Avanza, sin embargo, por las páginas de fuerzo editorial que los ha reunido es me- este libro el elemento que irá alzándose, ritorio y que, en este como en otros casos, definitorio, en su producción por venir, y realiza un auténtico servicio de salvación, que suscita otro comentario crítico puesto que. tantas veces, los libros de úersos. ediciones mínimas acaban por hacerse inasequibles a la curiosidad lectora. Por otra parte, al conjuntar un grupo de obras el crítico percibe mejor la unidad dinámica que las sostiene y define. BIOGRAFÍA. FRUSTRACIÓN. -El contexto poético nos da expresivamente los elementos biográficos suficientes. Sitúa, por ejemplo, los recuerdos de nuestra guerra civil, en la infancia del poeta (nacido en Oviedo, 1925 como inicial del tema patético que preside casi toda su expresión lírica. Navega, en efecto, por todo el río de su producción, un elemento de melancolía en lucha con ese áspero mundo que titula su primer libro. El poeta, pues, no se atiene al puro lirismo introspectivo y sentimental, sino que. en todo momento, se siente situado en el contexto de la colectividad. No se acantona? tampoco, resueltamente, en una poesía política sino en la medida difusa en que se canta el dolor o la desesperanza, las gris manquedad de la frustración o la tristeza irremediable del fracaso de los sueños. LA PREGUNTA EN EL TIEMPO. -En su SUCESIVAMENTE. -En general, la poe- segundo libro, en efecto, Con esperanza sía de Ángel González es una poesía cursi- y sin convencimiento (1961) el poeta iniva. Desarrolla, así, el poema en una marcha sucesiva, en la que apenas una apoyatura en rimas asonantes, dejando libre un verso intermedio, va pautando el decir lírico. El poeta relata su existir. de? d i presencia inicial en el mundo: Para que yo me llame Ángel Gonz. lez. para que mi ser pese sobre I suelo, fue necesario un ancho espacio y un largo tiempo: de todo mar y teda tierra, fértiles vientres de mujer, y cuerpos y más cuerpos, fundiéndose incesantes en otro cuerpo nuevo. Fág. 15.i cía su patética interrogación del mundo y de sus criaturas. Se interesa progresivamente por el tema del fluir temporal- -el día el mes, la estación del año- -intentando captar el sentido profundo de su mecánica sucesión. Se enfrenta con las gentes diversas, sus contemporáneos, ios que le siguen en el tiempo, los jóvenes, los niños, en un desesperado esfuerzo por entender y por ser entendido. Comienza en esta parte de su obra el fermento irónico, la feroz sonrisa con que se enfrenta con h qué para él carece de sentido profundo: Un día como hoy no malgastéis palabras ct amigo. Porque la voz humana únicamente, es eficaz si encuentra el cauce de un oído que quiera interpre, tarla. Páe 136. b. ta actitud anímica prefigura las etapas subsiguientes, acentuando la ironía en sarcasmo y el sarcasmo en ademán acusateric. Un mundo difuso de ideales- -éticos y estéticos- -choca larga y continuamente con la estúpida realidad. El poeta intenta expresarse con símbolos; acude al mundo de los infrahombres y de las inframujeres; retrata al sabio que no tiene qué comer; alegoriza con animales del fabulario; esgrime el látigo contra ciertas aristocracias c se disuelve en naderías vengadoras de tantos ademanes solemnes. Este es su final mensaje: la interrogación continuada y patética. FORMAS. -Va he aludido al contrapunto de versos usonantados que se advierte e. n su primera época. El poeta es buen componedor de versos y conoce bien, por ejemplo, la redonda y rotunda gracia del soneto. Pero a medida que su inspiración crece en patetismo, los elementos formales le interesan menos; y denuesta, como él dice, las palabras inútiles Aborrezco este oficio algunas veces: espía de palabras, busco, busco el término huidizo, la expresión inestable que signifique exacta, lo que eres i Pág. 192. El libro de bolsillo Alianza Editorial QC UJ Desde el punto de vista formal, y aun desde la vertiente de su relato mismo, esta l CQ etapa de Ángel González parece vincularse al modo lírico que Federico de Onis deno- O minaba prosaísmo sentimental que se apoya en la observación del pequeño mun- z do de la vida cotidiana, vista en el espejo de los ojos de la amada. Véase este ejemplo Yo sé que existo porque tú me imaginas Sol alte portjue tú me crees alto, y limpio porque tú me miras con buenos ojos, con mirada limpia. Tu pensamiento me hace inteligente, y en tu sencilla ternura, yo soy también sencillo y bondadoso. UJ aese o iñ FERN 232 DÍKIÍ CORRESPONDENCIA Rogamos que toda la correspondencia referente a esta Sección sea dirigida a Mirador literario y a las s e ñ a s del periódico: Serrano, 61. Madrid- 6. Pldsios t u se librería o kiosco habituales También en esta, colección: Los pazos de Ollea. j EMILIA PARDO BAZAN u i Novelas cjetnjilai- es y j j m o r s s H o Oecamcrén español, MARÍA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR HOi j fCSÉ