Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ríSf- 1 jt r íCCIONA! DE LA. LENGUA SPANOL V. CADEMIAK E ¿próximo mes de julio se celebrará en Quito el V Congreso de Academias de la Lengua Española. En él se debatirán los problemas comunes a un idioma fecundo que hermana a una veintena larga de pueblos magníficos. La Real Academia Española se encuentra entre las corporaciones más prestigiosas del mundo por su historia y su vigencia actual. En toda la América hispánica su autoridad es abiertamente reconocida. Ofrecemos a continuación un reportaje sobre esa institución modelo aue es la Real Academia de la Lengua. I. SÍNTESIS HISTÓRICA 1656 Nace don Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, duque de Escalona, Grande de España, fundador de la Real Academia Española. Falleció en 1725. 1713 El 6 de julio celebra su primera junta la Real Academia Española, como consecuencia de la concurrida tertulia que don Juan Manuel Fernández Pacheco tenía habitualmente en la biblioteca de su palacio de la madrileña plaza de las Descalzas. A aquella primera reunión asistieron Juan Perreras, Gabriel Alvarez de Toledo, Andrés González de Barcia, Fray Juan Interian de Ayala, los jesuítas Bartolomé Alcázar y José Casani, asi como Antonio Dongo. En el palacio del citado procer tuvo su primer domicilio la Real Academia Española durante ocho lustros. En este año, el genealogista Luis de Salazar y Castro publica un trabajo titulado Carta del maestro de niños de carácter anónimo y con pie de imprenta falso, que fue la primera impugnación a la Real Academia Española, a p e n a s nacidos los r u m o r e s de su creación. Después habrían de venir muchas más a lo largo de los años. El 3 de agosto se firma la primera acta, y en ella consta la elección del marqués de Villena para director, siendo elegido Squarzafigo para secretario. Por primera vez se emplea la denominación de Academia Española En este año se redacta e imprime la obra Planta y método que por determinación de la Academia Española deben observar los académicos en la composición del nuevo Diccionario 1714 La primera baja que sufrió la Academia fue la de Gabriel Alvarez de Toledo, caballero de Alcántara, oficinista en la Secrstaría de Estado y bibliotecario mayor de S. M. A partir de entonces se instauró asimismo la costumbre de pronunciar discursos necrológicos en memoria de los académicos desaparecidos. i.