Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fe EL GENIO DEL CINE a. -J de las grande puertas de hierro se veía, allá al fondo, pistas de tenis, automóviles de sport pequeños campos de golf, piscinas y jardines maravillosos. -Parece que han evacuado al pueblo- -dijo Campúa. -Sí, en realidad aún no hemos visto ni un perro. -Estarán escondidos. Por si acaso, no intentes dar un paso sin llamar antes al timbre. Estas fincas suelen estar guardadas por perros feroces. No era cuestión de asustarse, mas como los perro no admiten diálogo, continuamos deambulando por el pueblo hasta que encontramos a un campesino que nos. indicó la dirección en que estaba Le Corsier Naturalmente, nosotros no teníamos cita con Chaplin. Ni podíamos ocultar las pocas probabilidades que teníamos de verle, porque ya es- abido que, como Picasso, no quiere ver apenas a los viejos amigos, y de ninguna manera acepta solicitudes de desconocidos. Vrf- V El gran acierto con los deshereda oidad de amor no engaño podrá agotar e nura del personaje. A la; oon sabor a celuloide