Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESLLTA emocionante aquella decisión de ir a e ey en busca de Charlot El automóvil avanzaba por la autopista en una tarde de lluvia, y Jo é Campúa, que nos acompañaba, volvía a eniirs- e joven en este ambiente palpitante del reportaje, en el que hizo sus primeras? fotografías Sabíamos que aquella misión era una aventura, de la que podíamos salir sin plumas y cacareando; pero ahí estaba precisamente la emoción. 41 llegar a evey la lluvia había cesado y empezaba a salir el sol. Nos adentrarnos en la zona residencial, en busca de la finca de Chaplin, de la cual sabíamos únicamente que se llamaba Le Corsier La carretera estaba desierta, sin un alma humana a quien preguntar. Grandes muros de piedra, por los que asomaban viejo cedros, castaño y pino protegían aquellas residencias en las que se refugiaban en busca de descanso los millonarios del mundo. A través R GHARLOT ConWuoes e la ciudad y Tiempos modor, ersonaje y le v irlot es algo más que un payaso. La humanidad doli te se ve representida en éste pequen judío y la sátira una civilización mecanizada, rt Jlueda itío p a r a l a Jlusjón, n t r a eco en