Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 1 EE MAYO DE 1 S 68. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 75. MÚSICA Por estos días se ha celebrado en el Conservatorio Superior de Música un curso nacional dedicado al desarrollo, presentación y enseñanza práctica del método de música y movimiento elemental propugnado por Cari Orff- Schulwerk. La serie de sesiones dirigidas por el profesor José Peris, discípulo directo de Orff y adelantado en Espina de sus enseñanzas, fueron seguidas con el más vivo interés y se destinaron a quienes- -profesionales y pedagogos- -msjor puedan asimilarlas y más amplio destino y apücación podrán darle en el futuro. Jóvenes y menos jóvenes, incluso veteranos, se hermanaron en las aulas. Se cumplió el plan previsto en torno a una serie de materias que resumimos. Aunque el tipo de las sesiones se aparta del campo del comentario de una sección periodística musical, parece justo resaltar el interés de unas pruebas que tanto pueden influir en la formación de los músicos y aficionados del mañana. He aquí e 1 plan: Trabajo educativo, con lenguaje, ritmo e instrumentos elementales. Danzas y cantos populares infantiles, con acompañamiento de conjunto instrumental. -Dirección de conjunto vocal instrumental. -Improvisación. -Técnica de los instrumentos. -Movimiento en la educación infantil (técnica, coreografía elemental, improvisación) -Conocimiento, desarrollo y aplicación ds las formas musicales elementales en la educación infantil. -Fonética. -Prosodia. -Recitado. Coro hablado. -La música elemental aplicada a niños de educación especial. -Demostraciones y prácticas con niños. Todo un sumario apasionante, al que se unieron coloquios, audiciones y. lo que es mejor, un cambio constante de impresiones muy fructífero. -A. F. -C. LOS CONCIERTOS DE LA AGRUPACIÓN NACIONAL Ininterrumpidamente, en un curso largo y de impprtaneia, la Agrupación Nacional sigue su trabajo para la Sociedad de Conciertos, en el Conservatorio. El mes de abril acogió en los programas obras de Mozart, Bee- thoven, Mendelssohn, Fauré, Alfonso y Pompey. Luis Antón, Pedro León, Pedro Meroño, Ricardo Vivó y Carmen Diez Martín fueron, como siempre, muy aplaudidos por sus fieles oyentes. EL FESTIVAL DE LA CANCIÓN DE BENIDOKM, SE CElEBÍtASA EN JULIO Las fechas previstas para el Festival de la Canción de Benidorm- -ha declarado a un redactor de Cifra el alcalde de dicha ciudad mediterránea, don Jaime Barceló, a su paso por Madrid- -son el 15, 16 y 17 de julio. El Ayuntamiento de Benidorm ha acordado por unanimidad la celebración del popular certamen de la canción. En el mismo pleno municipal se acordó también la adquisición de unos 70.000 metros cuadrados de terreno para la construcción inmediata de un gran auditórium que será, en adelante, el marco del mencionado Festival y de otros certámenes o actos similares que tengan lugar en Benidorm. Por el momento se realizan las gestiones oportunas para, la compra de los terrenos, en el lugar más adecuado por su emplazamiento. ORQUESTA NACIONAL Teatro Real. Frühbeck de Burgos. Klein. Fidelio Octava Beethoven: Primer concertó piano Brahms (Klein) Danzas fantásticas Turina. Viernes y sábado, 7,15 tarde. Venta libre desde hoy. Domingo, 11.30 mañana. Localidades desde jueves. Taquillas (calle Carlos III) abiertas de diez mañana a dos y de dos y media a seis y media tarde. -B. LOO BENNETT Todos los días en W. Jazz- Club. Mar Qués de Villamagna. 10. -R. Berta Riaza, Agustín González y María Luisa Ponte Teatro Español. Título: El rufián Castrucho Autor: Lope de Vega. Adaptación de Arturo del Hoyo y José Ares Dirección: Miguel Narros. Intérpretes: Agustín Gomales, María Luisa, Ponte, Berta Riaza, Ana Belén, José Luis Pelhcena, Dionisio Salamanca, Fernando Nogueras, Javier hoyóla, Víctor Valverde, José Manuel Cervino, Pedro Civera, Francisco Vidal, José Portillo, César de Barona, Julieta Serrano y Alberto Blasco. Decorados: Pablo Gago. Figurines: Luis de Ben. Música: Car melq Bernaola. Director adjunto: María Lopes Gomes. No es El rufián Castrucho una de las grandes comedias de Lope y, sin embargo, debe considerarse como un plausible acierto su reincorporación al que debería ser gran repertorio clásico del teatro Español. La liiíasen teatral de Lope no pmjde oued y reducida a sus grandes obras, como Peribáñez Fwenteovejuna La dama boba o La estrella fie Sevilla porqiKe resultaría grave c injustamente mutilada. El rufián Castradlo nos da perfecta idea del autor fácil, despreocupado, atento a servir sus compromisos y a complacer a los mostsusteros alborotadores que pedían comedias nuevas, comedias atrevidas, cargadas de intriga y de especias, en el corral de la Cruz o en el teatro del Príncipe, surgidos en el último cuarto de siglo XVI. Era Lope gran lector de novellas y piezas italianas como él mismo lo confiesa, al decir que pasa su tiempo entre libros latinos y toscanos en su famosa epístola a Gaspar de Barrionuevo. En alguno de esos libros encontraría tal vez el argumento y las incidencias principales de su historia rufianesca, mezcla de comedia de capa y espada y de comedia de intriga, hermana muy directa de la Comedia del Arte y prima de Aretino y de Bocaccio. Pero a mí, pobre escucha or, de donde me llegaban anoche, en la función de estreno, más agudas resonancias era de la obra novelesca de otro cura; de aquella Lozana andaluza del vicario de Cabezuela, que nos cuenta también malandanzas de mozas de partido, alcahuetas, soldados y señores muy principales en la Italia de los tiempos del saco de Roma por las tropas españolas del condestable de Borbón. El tiempo, el aire, los decires, los personajes, eran los mismos. En Lope de Vega y en Francisco Delicado se reflejaban un tiempo español y soldadesco. Los dos curas lo describen en lengua española muy clarísima y no hay personas más iguales en el andar, el pensar y el decir que las dos celestinas de La lozana andaluza y de El rufián Castrucho Y eso no significa que yp diga que Lope conoció la novela de Delicado, jue eso lo ignoro. Bien podía haberla conocido, puesto que salió a la luz en Venecia en 152 S, bastantes años antes, por lo tanto, de que Lope creara su rufián. Lo que sí entiendo decir con esta aproximación es que El rufián Castrucho tiene un valor documental irrecusable y oue, sacadas o no sus aventuras, de algún libro toscano, hay, como en los mamotretos de Francisco Delicado, un aire inmediato, directo, del