Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 20 DE A B R I L DE 1968. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 11. conden ser favorables a la inserción de la publicidad siempre que existan una serie de garantías: una referente a la cultura, otra a la libertad de información, la tercera respecto a la protección del Estado frente a las presiones que pudieran ejercer sobre el interés de otro tipo. Es un movimiento que favorece ya a Pompidou y al Gobierno, aun cuando hasta el martes nada se pueda prever Lo cierto es que, política o tan sólo profesionalmente, y a veces ambas condiciones entremezcladas, la televisión francesa se pre senta como significativo índice de una evolución. El público se entera de lo que ocurre a veces en la misma calle, logra ver eso que ha ocurrido gracias a la televisión, y consigue comprender lo que ha visto y de lo que se ha enterado, a través de la Prensa. Pero en este camino desde la mera comunicación a la comprensión de la noticia, la imagen, la vista, el mirar guisó, a veces sin que le concedan a uno demasiado tiempo para contemplar y para reflexionar en lo que se contempla, es eslabón nada carente de interés. La televisión francesa loqró que el señor Lecaunet, totalmente desconocido, obtuviera en sólo dies días casi cuatro millones de votos. La televisión francesa ha obligado en el momento en que tomó sus debates en directo, a que el señor Miterrand adoptara a veces incluso una expresión y tono superiores a él, de hombre de Estado. En esa tele- cracia con que aquí algunos bautizaron a la campaña presidencial del otoño de 196 en la que los candidatos jugaron sus basas en el marco de una especie de campaña electróiñea. el país asistió del modo más vivo a este sutil y arriesgado espectáculo de las ideas gue penetran en cada casa francesa a través de las palabras y de los rostros. La televisión francesa ha hecho mucho más cuidadosos de sí mismos a los políticos. Una sonrisa, en ocasiones, ha decidido a inciertos seguidores. Y un signo de las manos, una expresión confidencial, una emoción insospechada, casi velada, ha humanizado a un hombre. Y eso lo sabe en su propia carne y en sus propios cálculos el general De Gaulle. -José Julio PERLADO. A B C EN PARÍS LOS GISCARDIANOS APOYAN LA ENTRADA DE LA PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN, SIEMPRE QUE MEDIEN CIERTAS GARANTÍAS Se calcula que unos veinticinco millones de íranceses permanecen cada día atentos a los receptores EN 1 Ú 72, EL NUMERO DE TELEVISORES OSCILARA ENTRE LOS DOCE Y QUINCE MILLONES París 19. Crónica de nuestro corresponsal, por telex Los políticos de la Asamblea Nacional siguen en la brecha sobre el tema de la publicidad en la televisión. Por su parte, el pueblo francés continúa centrando sus ratos de ocio ante sus televisores. Es un asunto de complejos perfiles. Sobresale en los que defienden y atacan la publicidad en las pantallas, la proyección y la oportunidad políticas. Se destaca en quienes ni atacan ni defienden esa publicidad, el factor informativo y meramente recreativo, esa transformación que en la vida y en la mente del francés medio ha provocado el voraz, absorbente, gigantesco aparato diminuto que, como en tantos otros países, ha dado un giro de ochenta grados a una mayoría de existencias. Francia ha devorado en los diez años últimos diversos acontecimientos que quedarán de distinto modo en los anexos para estudiar la evolución sociológica de este pueblo. Así la primera campaña presidencial, así la seducción cada vez más relevante del deporte del rugby que la televisión ha suscitado con sus transmisiones, así también, en otro orden de cosas, el impacto sufrido por los espectadores jóvenes ante series televisadas como, por ejemplo, la de Beliegor Estos son hechos en la televisión de este país. La televisión francesa, en 1957, contaba con setecientos mil receptores. Hoy anota ocho millones y medio. Más del $6 por 100 de las familias francesas poseen televisor. e doce a quince millones de aparatos están previstos para inundar un cielo de antenas en 1972. Hay que pensar, pues, en la fuerza cada vez más creciente que este medio de comunicación mantiene, menos sobre las minorías que sobre las masas. Parecida distinción puede aplicarse al comparar las grandes ciudades y los pueblos. En París se ve la televisión 128 minutos por día y en los pueblos durante i o minutos. Esta audiencia y esta atención masiva en la que lo mismo puede consumir el espectador los famosos reportajes de cinco columnas a la una que un rápido, tenso y delicado cara a cara entre dos contrincantes políticos, obligó ya hace algunos años a una agresiva postura de la Prensa frente a la televisión. Hay un dato que ha ido cobrando significado en este tiempo: mientras, como estaba previsto, aumentaba en Francia el número de receptores por millones, la tirada de los periódicos ascendía en ciertos casos, pero siempre a mucho menor ritmo. Varios periódicos franceses han ido muriendo. A principios de siglo este país contaba con 402 diarios, en 194o Francia tenía aún 200 periódicos, en! habían quedado reducidos a 120. Hoy son menos de 80 los que aparecen. El recelo y la agresividad de la Prensa ante la televisión se mésela, sin embargo, son cierta solidarkdad profesional que se tienen los unos a los otros, esos 2 0 ó 300 periodistas que puede emplear un gran diario como Le Fígaro o Fzance Soir y los 600 periodistas- -no habría que olvidar ninguno de los dos datos- -que posee la televisión francesa. La esgrima de ese recelo, una ves más, se centra en la publicidad. Es uno de los perfiles de este asunto: el de cariz profesional. Habrá muchos otros, y precisamente el martes que viene se verán las consecuencias del que aparece ahora como más actual: el perfil político. Se paga en la televisión francesa 6.000 francos nuevos por tres apariciones en la primera cadena de un spot publicitario de 4 ¡segundos de duración. No hay que olvidar que la televisión francesa llega a veinticinco millones de personas. El precio de la publicidad en la pequeña pantalla es diez veces más caro que en la radio privada. Se invocan estos días, por ambas partes, tanto por el Gobierno como por los grupos políticos, las razones para mantener o eliminar la publicidad. Ayer los republicanos independientes que preside Giscard d Estainq dieron ya un claro paso en los preparativos para la sesión del martes. No es- NOTICIAS DE TODO EL MUNDO Según se informó ayer en Praga, hace tres semanas fue encontrado, en un bosque cercano a Brno, el cadáver del comandante Bedrich Pokorny, que en 1948 había participado en las investigaciones sobre la muerte del ministro checo de Asuntos Exteriores, Jan Masarik, cuyo supuesto suicidio ha sido sometido a revisión por las nuevas autoridades checas. Por depositar una corona d flores ante el monumento a lord Byron ha sido expulsado de Grecia el diputado británico John Fraser. En la corona había una inscripción considerada como pO áticamente tendenciosa. Informa la agencia A. N. I. píe ocho personas han resultado muertas en Angola como consecuencia ele los ataques perpetrados por los terroristas en el Norte y el Este de estos territorios. Otras 18 sufrieron heridas. Ken Williams, ex portero de ferrocarril y actual secretario del partido laborista de Mauricio, ha sido nombrado gobernador general de la isla por el Gobierno de Su Graciosa Majestad Británica. s Según ha informado el embajador panameño en la O. E. A. Eduardo Ritter Aislan, su Gobierno no pedirá la supervisión de las próxims 3 elecciones por esta organización interamericana, cosa que había sido sugerida por un periódico de Washington. Rusia ha lanzado el Cosmos 215 el séptimo de serie puesto en órbita en lo que va de mes. La crisis política belga se agravó ayer al dimitir el conde de Alcántara de la misión que le había confiado el Rey Balduino. consistente en indagar las posibilidades de formar un nuevo Gobierno. Los tres aliados occidentales responsables de Berlín occidental han rechazado con firmeza el IÍÍtimo intento de Alemania comunista de restringir el Ubre acceso a la ciudad.