Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E MADRID (1918- 1968) un hombre público; el pulso de tina época, están contenidos en ese arsenal informativo de las hemerotecas Ahora se cumple m e d i o siglo que el Ayuntamiento de Madrid fundó su Hemeroteca, uno de los grandes tesoros de la Villa, al servicio de los estudiosos de todo el mundo. El duque de Almodovar del Valle alcalde de Madrid en 1916, a instancia de don Ramón Puente- -entonces director de la Biblioteca Municipal- -presentó al Ayuntamiento una moción de creación de la Hemeroteca, aprobada por unanimidad Comenzó a prepararse el edificio en que iba a ser instalada, así como los fondos indispensables para su inauguración, en cuyas gestiones pasaron dos años. Cuando en 1918 la Hemeroteca abría sus puertas a los lectores, ya no era alcalde de Ma- QRRIEDO Y DE DON Oh B TE ASE, NCK) Mi PEHOWST WE fVÉ 1 i i KMiAJWW Ó drid el duque de Almodovar del Valle, sino don Luis Garrido Juaristi. Los primeros fondos se llevaron entonces a unos locales habilitados en la casa llamada de Carnicería, en la Plaza Mayor, muy suficiente para el momento. Las adquisiciones posteriores por suscripción, c o m p r a o donación de particulares, asi como las hechas por concejales o ex alcaldes, obligaron a ir pensando en buscar otro edificio De acuerdo con don Luis Bellido, arquitecto que restauró la Casa de Cisneros, se dieron unos retoques a la que ocupa actualmente la Hemeroteca Municipal en la Plaza de la Villa, un edificio del siglo XVIII, construido probablemente sobre las ruinas de otro muy anterior, como lo prueba la puerta morisca que aún se conserva La gran escalera plateresca, asi rumo los dos sarcófagos colocados a ambos lados del portal, pertenecieron al convento de la Concepción Francisca, cuyo Hospital fue fundado pr doña Beatriz Gahndo, La Latina Uno guardo sus restos, otro, los de Francisco Ramírez, El Artillero su marido El patio de este edificio que ocupa la Hemeroteca Municipal desde 1922, es a juicio del actual director, don Federico Carlos Sáinz de Robles, uno de los más bonitos de Madrid; el otro, el de la Casa de Lope de Vega También resultó insuficiente el espacio para albergar los fondos de la Hemeroteca, por lo que fue necesario levantar de nueva planta otro edificio en la calle del Codo y habilitar mas tarde los sótanos de la Casa de Cisneros La sala de lectura, en la actualidad.