Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 4 DE F E B R E R O 1968. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 95. INFAMACIONES TEATRALES El pelícano de Sfrindberg, en el Ateneo LAS NOVEDADES DE LA SEMANA Solamente dos novedades, pero cada una de indudable interés en su género, se anuncian para la se- mana entrante: mañana, por la noche, en el teatro de la Zarzuela, en función de gala, se presenta el Ballet versión de Rodríguez Budet, Y a finales de la semana, en el teatro nacional María Guerrero, estreno de la comedia dramática de Máximo Gorki Los bajos fondos según la versión de Rodríguez Budet. Por último, esta misma semana, llega en el Infanta Isabel a su tercer centenar de representaciones la comedia de Miguel Mihura La de- cente vieron en el estricto umbral interpretativo. Un público ligeramente tumultuario, pero sin que su ruidosa presencia significara tomas de posición estéticas, sino simple garrulería, contribuyó a desvirtuar la experiencia y a indicar que tal vez no sea el Ateneo de nuestros días el mejor lugar para importantes ensayos teatrales. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. Auna Farra, Lola Gaos y Anastasio Alemán Strindberg es un autor Que está en los comienzos de no pocos directores de los que se ha dado en llamar de vanguardia. Tal vez hoy su naturalismo exacerbado, su crepuscularismo, nos parezcan anticuados; pero, si bien se mira, su rastro permanece vivo, aunque transformado en no pocas aventuras teatrales modernas. Resulta, pues, comprensible que un director que busca su camino, todavía al margen del teatro comercial, acuda al cruel escritor sueco. En su obra dramática, el contraste, la exploración incierta del subconsciente, la conciencia del factor social como dominante en las relaciones humanas, ofrecen al realizador y al actor amplio campo de experimentación y estudio. Eso ha hecho Juan Guerra al traducir y montar en el Ateneo la famosa pieza de Strindberg, El Pelícano Hay en este drama sórdido, sin esperanza, una gran carga de autobiografía. El escritor refleja en la obra la distancia moral y social que separaba a sus propios padres, y en los rasgos de Frederic hay anotaciones que están tomadas directamente por Strindberg, del estudiante desgraciado e impecune que fue él mismo en la Universidad de Upsala. Hay pues, innegablemente, densidad humana, angustia verdadera, en este conflicto desesperado, en esa pintura negra de una familia en la que los que no son débiles, son malos, y en la que las mujeres o son inmorales, avaras, egoístas, sin escrúpulos o son estúpidas y vacilantes. A ellas debió Strindberg sus peores experiencias vitales. No es sorprendente que así las retratara con sus más duros carboncillos. Juan Guerra ha mezclado dos elementos de muy distinta estética teatral. Por un lado, el naturalismo escénico de Antoine haciendo un escenario compuesto de datos inmediatos y realistas; por otro, una iluminación más moderna, irreal, aplicada a valorar estados de ánimo. Y en la faceta interpretativa ha mezclado naturalismo e intimismo. El resultado de este complejo irtcdo de hacer es una atmósf sra densa, cargada de pausas, de sorbreentendidos, de silencios, que dan bien la cruel angustia moral de Strindberg Los intérpretes no estuvieron a la altara necesaria. Anna Farra da la fisonomía adecuada al personaje de la madre. Su ju go fácil es rico en expresiones. No así su dicción, tan excesivamente intimista, que se hacía frecuentemente inaudible. Anastasio Alemán, junto a momentos de precisión y eficacia notables, tuvo periodos de ligero exceso. Los restantes personajes se mantu- El autor, ante el estreno Mañana, lunes, se presentará, en función de gran gala, en el teatro de la Zarzuela, el espectáculo Bayanihan compañía de danzas filipinas. Este espectáculo es una promoción de David Llano y está dirigido artísticamente por José Landizábal; es directora de coreografía Lucrecia R. Urtula, directora de vestuario Isabel A. Santos y director técnico Teodoro L. Nicaso. Impresionante, exquisito conjunto éste. Espectáculo- -no tenemos que aventurarnos en la predicción- -verdaderamente importante en su género, que recoge la pureza del mejor folklore filipino. Y de otra parte, una auténtica novedad para nosotros. Colorido, ritmo, delicia, dentro de una estilización de motivos de muy honda raíz oriental... ¡y española! Hablo con el director, José Landizábal, muy rápida, muy someramente, ante la premura de tiempo. Hace pocas horas, las huestes filipinas han llegado de París: ¿Cómo nace este espectáculo, cómo se ha organizado esta gira? -La organización de e s t a gira- -nos dice- -es obra del esfuerzo y el amor al arte de un hombre singular: David Llano. Su nombre está vinculado a las más importantes realizaciones culturales sobre escenarios y tablados durante estos últimos años. El trabajo de David Llano es constante, serio, lleno de responsabilidad profesional. ¿De qué se trata? -Deseamos todos que sea conocido en algunas capitales europeas, Madrid, Barcelona, Lisboa, y antes París, para saltar a Hispanoamérica, empezando por Lima. ¿Qué han dicho en París? -En París ya habíamos estado en 1962, y ahora ha vuelto a producirse el gran suceso. El crítico de Nouvelles Literaires de gran prestigio mundial, ha dicho que nuestro espectáculo es el mejor ejemplo para todas las compañías de folklore. ¿En qué otros países cohocen este espectáculo? -En Norteamérica estuvimos el año 1964. El crítico del Herald Tribune dijo, entre otras cosas, que es una de las compañías más bellas del mando y algo obligatorio para los aficionados al teatro, no sólo para los amigos de la danza. Quiero también decirle que en Bruselas ha sido conside- SEÑORES ¿Visie bien? ¿Bien relacionado en Madrid? ¿Voz bien modulada? ¿Cuáles son sus pretensiones? ÚNICA OPORTUNIDAD PARA DIEZ (10) DE LOS QUE MAS PRETENSIONES TENGAN EN PERSONA Lunes 5 de febrero. De 10: 00 A. M. a 2: 00 P. R de 5: 00 P. M. a 9: 00 P. M. Pedro Muguruza, 1, 3. B (Área de Avda. Generalísimo, altura núm. 74)