Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MÚSICA DOMINGO 34 DE DICIEMBRE DE 1887. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 98. de San Sebastián, en memorable concierto que lo abarrotó con signos de apoteosis y de adhesión particular al maestro Frühbeck, su director y a Juan Gorostidi con sus cantores, que ahora celebran el setenta aniversario de la creación del magnífico instrumento coral. Orfeón Pamplonés. -Celebra también por estas fechas el Orfeón Pamplonés, otra ds las más gloriosas entidades corales de España, el setenta y cinco aniversario de su creación. Desde 1892 a 1967, en tan largo trecho, han sido muchas las jornadas brillantes. Un Concierto en el Teatro Gayarre, varios actos religiosos y una serie de proyectos, entre ellos visitar Madrid en el próximo curso y recibir aquí la Corbata de Alfonso el Sabio concedida, serán nueva ocasión de éxitos y estímulo nuevo para los orfeonistas navarros, que acaban de triunfar con Bello Portu y la Orquesta Santa Cecilia. Jnlio Gómez. -Don JuVo Gomes, músico, amigo y maestro de los músicos, figura venerable y queridísima en Madrid, de cuyo Conservatorio fue pilar básico, ha recibido el homenaje entrañable de profesores y alumnos del Centro, en acto realizado en su Auditorium en colaboración con la Sociedad Artístico Musical de Socorros Mutuos. Se interpretaron varias obras propias, por distintas alumnas de la clase de canto de Lola Rodríguez Aragón, acompañadas por Zanetti, la coral de la catedral dirigida por el padre Barran y la Orquesta de la Clase de conjunto instrumental, dirigida por el profesor Vicente Spiteri, ofreció una de las composiciones más populares y atractivas: la Suite en la El acto fue prolongado con unas palabras del director del Conservatorio y por una documentada y feliz disertación de monseñor Federico Sopeña, catedrático de Estética y presidente de la Sociedad Artístico Musical, que desarrolló el tema Don Julio Gómez en la vida musical española Si la ausencia de Madrid impidió al crítico estar presente en el acto, desea reflejar con estas lineas su adhesión al ilustre artista, un tiempo maestro también dentro de laactividad de la crítica musical. Germán Lago. -Ha fallecido el maestro Germán Lago, creador y director de la Orquesta Ibérica de instrumentos de pulso y púa, conjunto que en sus manos llegó a ser único y magnífico exponente de una parcela interpretativa muy atrayente y españolísima. Lago, verdadero apóstol del empeño, tenaz y entusiasta, incansable en la transcripción de obras y su montaje, no alcanzó todo el predicamento popular de que su esfuerzo merecía, pero sí el aplauso de cuantos lo conocieron a fondo y supieron también de sus dotes humanas. ¡Descanse en paz! -A. F. -C. LUISA FERNANDA EN LA ¡ZARZUELA Brillante, lozana, castiza y simpática, zarzuela típica y ejemplo de título qua vence al tiempo y conserva, muchos lustros después de su estreno, todo su vigor, ha vuelto Luisa Fernanda al Teatro de la Zarzuela, dirigida por su autor, el maestro Moreno Torroba, con bríos renovados y juveniles, muy bien gobernada en la esesna por Joaquín Deus y con éxito grande para todos los intérpretes: Mari Carmen Ramírez, Pura María Martínez, Evelio Esteve, Juan Antonio Dompablo... Se repitió por general demanda la mazurca y se aplaudieron con entusiasmo los finales de acto. La obra de Romero- -presente en la sala- Fernández Shaw y Torroba fue recibida en forma que hace predecir unas brillantes fiestas para el teatro lírico de Madrid. JAZZ EN EL CLUB DE CONCIERTOS FESTIVALES ESPAÑA Jueves, 28, 7,30 tarde, Auditorio Ministerio. Pedro Iturralde y su conjunto. Jueves, 4 enero, Juan Carlos Caiderón y orquesta. Localidades, Secretaría Club. Ministerio de Información y Turismo (entrada, calle Capitán Haya) 25 pesetas. Socios Club, 50 por 100 descuento. -E, PRESENTACIÓN DEL Ó R G A N O COMPLETO DEL REAL, EN CONCIERTO DE RAMÓN 6 ANEZUA La presentación visual del órgano se celebró con la mayor solemnidad. Ascendió lenta, majestuosamente el telón de boca. Una luz perfecta por el tono y la intensidad, el escenario adornado con verdadero arte, coadyuvaron a dar más realce al protagonista: el instrumento, cuya consola se emplasó en el centro, con los teclados hacia el público. Este acusó el acierto escenográfico y rompió el silencio expectante con un aplauso general, bien merecido. Que no sólo del placer auditivo se vive. El concierto se ofrecía con signo espedalísimoi en régimen de invitación, sin pías as numeradas, con carácter de extraordinaria demostración, que no de recital corriente. Medida justísima, porgue los del Real saben tener y tienen rango especialisimo debido a la selección de figuras a quienes se confían. Ramón G. Amezúa, constructor del órgano, quiso presentarlo, ya completo. Es comprensible su deseo, incluso respetable, pero quizá no muy acertado por lo que al lu- Ramón G. Amezúa cimiento de su obra se refiere. Porque Amezúa, buen técnico y músico sensible, no es un concertista. El recital de Hiller, en la primavera última, con el órgano incompleto- mostró mil veces más las calidades y posibilidades del instrumento. El juicio se plantea con la base de la primera parte escuchada y es compatible con la información del largo aplauso, que, según todos los datos recogidos, se hizo intenso y continuado al final, con bises y dedicación particular de las palmas a Joaquín Rodrigo, el autor presente del Cántico nupcial Oímos a Ramón Amesúa en Batalla de Sexto tono original de Jiménez, músico del siglo XVI, un Tiento de Cabanilles y una Partita -con tema coral y variaciones- -de Juan Sebastián Bach. La manera de tocar no es del todo clara, porque falta el equilibrio de los distintos planos y, a veces, se entrecorta el discurso. Por otra parte, no hay ponderación cuantitativa ni gradación que evite los fuertes contrastes entre el pianísimo y el súpito fortisimo que desencadena torrentes en ese habitual abuso elefantiásico de muchos organistas que prefieren el más al mejor, la potencialidad que abruma antes que la expresión que emociona. Más: el único posible defecto del instrumento mismo, cierta gangosidad de algún registro, no se disimula sino que se acusa más. Un órgano en una sala de conciertos madrileña es algo tan importante que parece preferible esperar para juzgarlo en todas sus posibilidades. Si antes de concluido nos impresionó el trabajo del concertista arriba indicado, aguardamos su retorno, la invitación a otro de verdadera talla para disfrutar el magnífico trabajo de organero de Ramón G. Amezúa al que, más que por su labor de ejecutante, corresponde por aquél la estimación del crítico. -Antonio FERNANDEZCID. DE LA MÚSICA Y LOS MÚSICOS Orfeón Donostiarra. -Las brillantísimas actuaciones madrileñas del Orfeón Donostiarra tuvieron complemento en la que, con la Orquesta Nacional y los solistas aplaudidos en la versión de SI Mesías llevó esta misma obra al Victoria Eugenia Aproveche esta asombrosa, o erts Escoja o su gusto y disponga, además, con nuestros SASTRES, da un traje a medida a un precio excepcional metíida. 1 Vista m ior! DOS copies Montera, 5- MADRID l a más completa Organización de ponería. óbrico en Sobadoll. Central en Barcelona. Depósitos- Almocenet en: Bilbao (Norte) Madrid Centro) Granada (Suri. f. U juuflio imiMlrario pora fetss gigantes. finlifiiados. Fotografía y jrtfbüuioíi Hpniai para tetólos f M MONTERA, 43- VmiñiM Tels. 231 37 31- 233 74 32