Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 6 DE DICIEMBRE DE 1967. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 73. LA GRAN OPORTUNIDAD PARA LA INDUSTRIA TEMPERATURAS DE LA CAPITAL Max. 9,1 MIn. 2.0 Vizcaya y su actual situación, de cara a este nuevo problema- -problema con muchos problemas... que es y significa el nuevo plan de austeridad, escribe, desde un punto de vista muy concreto y en el adjunto recuadro, un especialista en temas económicos y financieros, de firma tan acreditada como Fernando Barrena. Pero no es eso todo, pues hay más detalles que sumar, ante los planteamientos que a sí misma se hace Vizcaya, a cuenta de la austeridad. El primero, y buen ejemplo, lo ha dado la Corporación provincial. En decreto que firma su presidente, el marqués de Arriluce, hay una serie de normas, dentro de esa más que obliqada línea de austeridad, que se adelantan en cierto modo a cuanto ha de desarrollar, en plazo más o menos breve, estamento superior. Quiere decirse que las normas de austeridad, dictadas por el presidente para su Diputación, tienen un carácter provisional, en lo que pudiera resultar modificado por las resoluciones que dicte el Ministerio de la Gobernación y a las que se someterá la Diputación Provincial de Vizcaya Pero, y he aquí lo importante, son firmes y definitivas, en cuanto a detalles de trascendencia, que no han de venir, sequraniente, señaladas por la autoridad superior. Es bueno reclamar austeridad, imponerla y realizarla. Pero, a la vez, es bueno también pensar en aquello que pueda beneficiar o, al menos, compensar a cuantos en alquna manera puedan resultar perjudicados. De ahí, por ejemplo, uno de los apartados en los que se señala que se acelerará la aplicación de las medidas en estudio para proporcionar a los empleados cuantas ventajas económicas sean posibles en relación a sus adquisiciones por medio de la creación de un economato o de una cooperativa de consumo De paso que se reducen los qastos suntuarios y se presta especial atención a que las nuevas inversiones de la Diputación atiendan a problemas de primera necesidad, tampoco se olvida todo cuanto merece un funcionario al que se le va a exiqir más trabajo, de paso que se le bloquean los posibles aumentos de sus remuneraciones. Sanas medidas las de la Corporación provincial vizcaína que han de redundar en mayores beneficios, al par que aumenta el trábalo, sin olvido de todo cuanto no deba perjudicar al responsable de cada una de las tareas que a este nivel deben intensificarse. Es justo señalar todo esto porque acaso a la hora de fijarse en las medidas de austeridad sólo se pone el acento en lo neqativo, sin fijarse en cuanto, al mismo tiempo, puede resultar de beneficioso para todos. Por eso nos fijamos especialmente en estos aspectos de la decisión del presidente de la- Diputación de Vizcaya, que se adelanta a lo que en su día pueda complementar una norma superior, y de paso se anticipa también, y esto es realmente importante, a paliar en lo posible lo que de alquna manera pueda periudicar al individuo. Es, en realidad, la mejor forma de beneficiar a la colectividad. -Fran- -Desde hace prácticamente dos años la industria vizcaína, al igual que la de otras regiones españolas, padece gravemente las consecuencias de las medidas adoptadas por el Gobierno el 17 de diciembre de 1 S 65, que originaron en la primavera de 1966 una seria crisis, la cual, con diversas alternativas, continúa basta estos momentos. Esas dificultades motivaron la creación de una Comisión Interministerial que informó al Gobierno sobre la situación, sin que, al parecer, fueran adoptadas medidas suficientemente eficaces para resolverla. Como ésta continúa con similar gravedad, ha sido ahora el ministro secretario general del Movimiento el que ha informado al último Consejo de Ministros sobre la situación- -que, como es sabido, es muy difícil- -de la industria vizcaína. La devaluación de la peseta, seguida por severas medidas del Plan de Austeridad aprobado por el Gobierno, es evidente que han creado un nuevo planteamiento que- si en un primer momento puede originar momentáneas dificultades, a la larga parece que puede ser la causa motora de un cambio coyuntural, del cual, hasta hace bien pocas fechas, no se veían posibilidades. El primer impacto de la devaluación en las grandes sociedades ha sido serio, al aumentar sus deudas con el extranjero en un 16,66 por 100. Prácticamente todas las grandes empresas vizcaínas, o con capital originario de esta provincia, tenían hechas inversiones de maquinaria exterior pendientes de pago. Se habla mucho de las cifras que han aumentado el pasivo de dichas sociedades, de lo que sólo se han salvado las que habían hecho sus compras en Gran Bretaña (como le sucede a Altos Hornos con su nuevo horno alto a inaugurar a primeros de año) En general, son cientos de millones de pesetas en algunas empresas, que no creemos alcancen en ningún caso el millar. Ahora bien, este impacto desfavorable en sí no es más que una simple anotación contable, cuyo efecto se producirá a lo largo de muchos años: seis, ocho e incluso más. Y dejando a un lado el tratamiento fiscal más beneficioso que tendrán que recibir (se trata de unos mayores gastos producidos por un acuerdo de Gobierno) su pago queda diferido y su efecto práctico inmediato será forzosamente reducido. Más grave para la industria es el aumento del costo de las materias primas importadas, que forzosamente repercutirá en los precios de los productos terminados, en especial aquellos que son primera transformación. Así pasa con el Dap l, para el eme ha de importarse la madera y la pasta, el acero, para el jue se importa parte del carbón, y del mineral de hierro, muchos productos químicos, etc. Si después de examinar lps perjuicios que ocasionan la devaluación y la austeridad pasamos a examinar los bene- ficios, no cabe duda que éstos son muy superiores, con una sola condición: que la vida no suba. Y para ello será preciso el exacto cumplimiento de la contención del gasto público, causa esencial del exceso del consumo. Por ello existe mucho interés por comprobar cuál será la cifra de gastos del nuevo presupuesto y la reducción que representa frente a los 244.000 millones de pesetas que anteriormente había anunciado el ministro de Hacienda. Salvado este obstáculo fundamental, el ahorro público resultante deberá dejar un amplio sector del mercado de capitales libre para ser utilizado por la iniciativa privada, ya que si sumamos a la menor cifra de gastos el producto de los nuevos impuestos, el fuerte excedente debe reducir mucho las emisiones de Cédulas para Inversiones. Y en este momento es donde se ven claramente los beneficios que debe obtener la industria. El mercado exterior, ya bien explorado y estudiado, ofrece enormes posibilidades a nuestros industriales. En 1967 las exportaciones industriales se han incrementado nuevamente de forma importante. Ahora, con unos precios reducidos, las posibilidades de competencia crecen de forma impresionante. Porque son ya bastantes los que venden acero, por ejemplo, en Alemania, Francia y Estados Unidos. Máquinas herramientas (a las que la reactivación alemana tiene que lanzar hacia adelante) en Europa y América. La construcción naval se sitúa en una posición mucho más competitiva frente al Japón, principal constructor por sus bajos precios. La lista sería interminable. Lo sucedido en 1959 resulta especialmente interesante. La devaluación dio lugar a un aumento de las exportaciones del orden del 45 por 100, pese a que los mercados exteriores estaban casi abandonados. Ahora la base de partida es más alta, pero los resultados absolutos pueden ser incluso mejores. Y, además, y lo hemos dejado para el final intencionadamente, la industria vizcaína va a dejar de sufrir la competencia exterior, en especial en el sector del metal. Los precios extranjeros son ya muy altos. Y como nuestra capacidad de producción es muy superior a lo que nos dicen las estadísticas, nada tendría de extraño que el año próximo la siderurgia española fuera prácticamente suficiente para cubrir las necesidades del país. Sólo hace falta una cosa, que se rompa el pesimismo que hasta hace poco reinaba entre los empresarios y éstos empiecen a tomar nuevas decisiones. A buscar los mercados extranjeros y a luchar por los pronios. Una vez liquiaados los actuales stocks y si se mantienen los precios de los productos alimenticios, todo parece indicar que la devaluación puede ser la erran oportunidad para sacar a la industria vizcaína de sus dificultades. -Fernando BARRENA. RESTAURANTE VALENTÍN BUENA DISPOSICIÓN, EN GENERAL, PARA MANTENER LOS PRECIOS Cierre de una tómbola por peligro de hundimiento del local donde se celebraba Bilbao K. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. Como el complemento más adecuado a las medidas de austeridad anunciadas oficialmente- -y de las que se ha hecho eco antes que nadie la Diputación de Vizcaya, adelantándose en sus medidas incluso a la recepción de órdenes superiores- han EMJ REAL SITIO DE ARAN JUEZ I EN LA RUTA DE LOS CAZADORES! PIDA SU MESA AL TELEF. 294 1047 COMEDORES INDEPENDIENTES SALÓN DE SALÓN DF CAZADORES PAJES cisco ECHEVERRÍA.