Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 29 DE OCTUBRE DE 19 S 7. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 115. LOS ESTRENOS DE LA SEMANA MARQUINA La semana próxima no es tan pródiga como las anteriores. Las novedades que cape registrar se reducen a la celebración del primer centenar de representaciones, en el Teatro Club, de Pepsi la divertida comedia de Pierrete Bruno, adaptada por Tono, que tendrá lugar la noche del martes. La novedad máxima corresponde al viernes: presentación en el teatro de la Comedia de la compañía de Amparo Soler Leal con el primer estreno en España de Frangoise Sagan titulado El caballo desvanecido obra qué será dirigida por José Luis Alonso. tamente, con silencio y emoción de estreno. Se aplaudieron algunas escenas y todos los cuadros. Al término de la obra, saludaron Juan Ignacio Luca dé Tena, Víctor Andrés Caíena y todos los intérpretes. Ante el sostenido y caluroso aplauso, el autor se acercó a la batería para agradecer el entusiasmo de Arturo Fernández y de sus compañeros de trabajo. Y para agradecer, igualmente, el milagro que él debía al público: haberle quitado fréinta años largos, todo un prodigio de rejuvenecimiento... Se reanudó la ovación, se abó la cortina muchas veces y el público de 18- 67 revalidó así el éxito de 1935. -José MONTERO ALONSO. LA DECENTE CUMPLE LAS CIEN REPKE SENTACIONE S La brillante comedia humorístico- policíaca de Miguel Mihura La decente que se representa en el teatro Infanta Isabel con gran éxito, ha cumplido sus cien representaciones. Un público regocijado por la continua vena humorística y el genial talento verbal de la pieza aplaudió intensamente, ¡a noche de la celebración del primer centenario, a Manolo Gómez Bur, Elena María Tejeiro, Fernando Delgado, Rafaela Aparicio, Ángel Cabeza y Mari Carmen Duque, que saludaron reiteradamente en compañía del autor, y al mismo tiempo director, Miguel Mihura. Carmen Bernardos, Juan 1. Luca de Tena, que dijo el prólogo; Arturo Fernández y Carlos Muñoz, intérpretes, y Víctor Andrés Catena, director de ¿Quién soy yo? Siguiendo nuestra costumbre en los estrenos de Juan Ignacio Luca de Tena, omitimos el juicio del crítico titular de ABC, y vamos a reproducir, según anunciábamos ayer, la opinión de un colega madrileño. A continuación recogemos la crítica de José Montero Alonso publicada en el diario de la tarde Madrid Un clima de estreno, tenso y especiante, acompañó la reposición de ¿Quién soy yo? Fue la comedia de más vibrante éxito de Juan Igrnacio Luca de Tena. Rompía con ella, hace algo más de treinta años, un silencio escénico que la circunstancia política y periodística de aquella hora le impuso transitoriaineníe. Era un tiemsío de profunda tensión: angustia y esperanza se fundían en acuellas jornadas de 1935 en que el escritor estrenaba su obra. Cerraba el autor, con ¿Quién soy yo? n paréntesis teatral. Regresaba a su pasión de siempre. Para Luca de Tena- -dirá un día José María Fernán- -el teatro fue la cantidad de riesgo eue logró Introducir, por impulsos de su personalidad propia, en su vida demasiado fácil. Fue un poco el estupefaciente que necesitó para sacudir el equilibrio de su heredada instalación social. El tema del parecido tiene, ya se sabe, ilustres raíces escénicas. Juan Ignacio Luca de Tena lo une esta vez a un ambiente político y sitúa en el primer plano, fundiéndolo apretadamente con el enredo, una figura de mujer. La obra Junta asi acento de farsa y temblor humano. Fluyen a ella los motivos eternos del amor y los celos, -alternando con la pirueta divertida y la ficción pintoresca. Palpitan en el crescendo de la comedia los rasgos y valores que son permanentes en el teatro: la sorpresa, lo imprevisto y la imaginación. Juega Luca de Tena con jugosa habilidad aquellos dos factores de su obra: la farsa y la vida, lo inverosímil y lo real. Se logra así una comedia tensa- -en 1935 no se había lanzado aún la palabra suspense en la que la sorprendente situación inicial va después humanizándose, dramatizándose, hasta desembocar en un desenlace que tiene teda la fuerza de una apasionante interrogación. Un diálogo expresivo y sencillo- -ese justo equilibrio de lo literario y lo cotidiano- -envuelve la línea de intriga que es el nervio de ¿Quién soy yo? Clásicamente, para un actor es obra de prueba aquella en que tiene que hacer dos personajes distintos. Más, como en este caso, cuando ambos personajes son diversos en el espíritu e iguales en la fisonomía. Arturo Fernández salva el gran escollo con mesura e inteligencia, poniendo en un tipo ña reconcentrada vida interior, y en el otro una vital y desenfadada alegría. Constituyó para el actor un positivo triunfo personal la doble y difícil versión, acertando, sobre todo, en la vertiente dramática del personaje. A sa lado, Carmen Bernardos llenó de encanto femenino, de verdad y de sinceridad el personaje de Claudia. Trabajó con su habitual sobriedad Carlos Muñoz, y completaron el entonado conjunto María Dolores Cordón, Carmen Guardón, Claudia Gravy, Sergio Mendizábal, Juan Cortés, Manuel Arbó, Ángel Alvarez y Avelino Díaz. Víctor Andrés Catena ha acertado a dar un ritmo muy vivo y plástico a la comedia. Fue seguida la representación muy aten- La feria del terremoto en el teatro Calderón Dolores Vargas, chiquita, pero vibrante, posee el secreto, el duende del cante y del baile flamencos. Cuando al conjuro de la guitarra se desata su temperamento, ioda ella se estremece y se entrega al rito de la danza, con tal ímpetu, que logra establecer como una corriente con la sala y Precisamos SEÑORITA Taquígrafa, mecanógrafa, redacción propia, manejando perfectamente archivo. Conocimientos de inglés. Ventajosas condiciones a convenir. Llamar para entrevistas: Teléfono 215 40 58 (16.159) Dolores Vargas y Antonio Casal transmitir a los espectadores- -al menos a los iniciados, que eran muchos en la noche del estreno- -un flujo electrizante que los excita y enardece hasta ponerlos en pie, gritando y aplaudiendo frenéticamente. Hrgaviente. Ella, La Terremoto es el centro de gravedad del espectáculo presentado en el