Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MARTES 17 DE OCTUBRE DE 1967. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 57. EL DOMINGO FUE INAUGURADO EN EL TOBOSO EL MONUMENTO A FEDERICO GARCÍA SANCHIZ Hablaron el secretario de la Real Academia de la Historia, el alcalde de la villa, el embajador de la República Argentina y el director del Instituto de Cultura Hispánica FUERZAS NAVALES RINDIERON HOMENAJE A LA MEMORIA DEL ILUSTRE CHARLISTA Y ESCRITOR, SEÑALERO HONORARIO DE LA ARMADA El Toboso 15. (Crónica de nuestro redactor, enviado especial. Hoy, festividad de Teresa de Jesús, la santa andariega que para bien de España y de las letras patrias se metió a escritora (palabras circunstanciales del nuncio monseñor Saga) se encuentra llena de forasteros esta insigne villa toledana. La villa que inmortalizó un colega contemporáneo de Teresa, Miguel de Cervantes Saavedra, príncipe de los ingenios españoles, al situar en ella la residencia de Aldonsa Lorenzo, amor juvenil de Alonso Quijano. Andando el tiempo, Aldonza se convirtió en Dulcinea y Alonso en Don Quijote. Y El Toboso fue con los siglos lugar de romántica peregrinación de idealistas, de soñadores, de poetas. Por eso venía aquí mucho Federico García Sanchis, charlista y literato, periodista y académico, viajero y patriota, cuya última voluntad fue ser enterrado en esta tierra de hidalgos, ascetas, caminantes y guerreros. Desde el 12 de junio de 1964 reposa en el cementerio de El Toboso. Al morir García Sanchis surgió la idea de erigirle en la Mancha un monumento. Idea debida a don Jesús P. Moreno, argentino, hijo de riojanos, que quiso correr con todos los gastos de la- obra. Pero éstos fueron sufragados en parte, mediante suscripción, por amigos de Federico y por diversas entidades españolas e hispanoamericanas. Enrique Monjo, escultor catalán, trabajó desinteresadamente. El monumento es sencillo, sobrio, de fina concepción y ejecución. Lo plasmaron Codina y Molina. Se alza en la recoleta plaza de las Franciscas- -doce árboles, el convento de las Clarisas, con sus celosías, y una tapia blanca de un huerto- cerca de la casa de Dulcinea y de un callejón donde hay una lápida que dice: Habla con respeto, Sancho. El charlista- -figura de tamaño natural, en bronce- -está en actitud reflexiva, delante de un altorrelieve representativo de la poesía, de la literatura y de la oratoria. A los lados, los mapas de España y América- -veintiocho travesías atlánticas efectuó García Sanchis- y, en sitio sobresaliente, la misma inscripción de la sepultura: España fue su Dulcinea. Son las cuatro y media de la tarde. Recorre las calles, entre los blancos y pequeños edificios, la banda municipal. Los chiquillos rodean a los músicos. Hay, mientras tanto, en el camposanto una emotiva ceremonia: los almirantes Guillen y Núñez- -jefe este último de la Jurisdicción Central de Marina- -al frente de una sección de la flota, en la que figuran marinos llegados de El Fe- rrol, depositan en la tumba de García Sanchis un salva- vidas del buque insignia Canarias Toque de silbato del contramaestre y toque de oración de la banda de cornetas y tambores de la sección naval. Es el homenaje de la Armada española a quien era su señalero honorario, a quien perdió su único hijo- el Doncel -en aguas del Mediterráneo, en plena cruzada nacional de Liberación, al hundirse gloriosamente el Baleares con su gente en posición de firmes, en cubierta, cantando himnos de fe en la victoria. Cinco de la tarde. Da comienzo el acto inaugural. Ocupan lugares destacados en las tribunas, entre otras personalidades, el almirante Núñez, el director general de Prensa, don Manuel Jiménez Quílez; los académicos marqués de Lozoya y, don Luis Martines Kléiser, presidente y secretario perpetuo, respectivamente, del Instituto de Es- paña; el presidente de la Asociación de Amigos de los Castillos, general marqués de Sales; don Jesús P. Moreno, don Enrique Monjo y la Junta Directiva de la Congregación de San Federico, a la que pertenecía el pobrecito hablador como gustaba de llamarse, a la manera de Larra, aquel levantino ilustre. Doña María Isabel Ferragut Quintana, viuda de García Sanchis, acompañada del alcalde de El Toboso, descorre la cortina que cubre la estatua del que fue su marido. La Marina de Guerra ofrenda una corona de flores. La viuda deposita una corona de laurel. Y otra de laurel también, en nombre- de la villa, la señorita Teresa Esquinas, Dulcinea 1967 ataviada a la usanza tnanchega y seguida de sus damas de honor. HOJA DEL CALENDARIO Santa Eduvigis, San Andrés de Gandía, y Santa Margarita. EFEMÉRIDES DEL DIA 17: 1777: Un rayo destruye el primitivo templo de la Cueva de Covaáonsa (Asturias) Para reedificarlo se pidieron limosnas por toda España, con licencia del Rey Carlos III. 1919: Inauguración de la primera linea del Metropolitano de Madrid, primer servicio de esta índole que funcionó en España. Las obras habían comenzado en julio de 1917, y en la misma fecha, en la valla correspondiente al pozo de la Puerta del Sol, se fijó un cartel que prometía la inauguración en octubre de 1919. El exacto cumplimiento de esa promesa fue objeto de muy favorables comentarios. En este primer día de servicio pasaron de 43.000 los v i a j e r os. El recorrido (Puerta del Sol- Cuatro Caminos o viceversa) costaba quince céntimos. MARTES Sale el Sol a las 7,37. Se pone a las 18,34. Sale la Luna a las 18,16. Se pone a las 6,23. (Cada 23 de abril, aniversario de la muerte de Cervantes, eligen una Dulcinea en El Toboso. Suena el silbato del contramaestre. se oyen las cornetas y las campanas de los templos vecinos, los asistentes aplauden, vuela una bandada de pájaros en la tarde tibia y azul. El primer orador es el almirante Guillen, académico de la Española y secretario perpetuo de la Real Academia de la Historia. Ofrece el monumento a la villa de El Toboso. Y, entre otras cosas, dice: Aquí tenemos su desbordante genio oratorio, plasmado en piedra y bronce. Luego hace referencia al inagotable anecdotario viajero de García Sanchis. Le sigue en el uso de la palabra el alcalde de la villa, don Francisco López Vargas, que recibe el monumento en representación de los toboseños y declara: Hoy es un día de gran alegría para todos los que tenemos el privilegio de hablar la lengua de Cervantes. A continuación interviene don César Urién, embajador de la República Argentina en Madrid. Lee unos fragmentos de Azorín acerca de El Toboso, y manifiesta: García Sanchiz era un periodista ágil y brillante, un observador agudo de la realidad, un prosista admirable y castizo que no desdeñaba las modernas formas de expresión La Argentina no podía estar ausente de este acto Ya sus primeras charlas fueron un impacto certero en el corazón de un país joven El homenaje a García Sanchis es también nuestro homenaje. Habla por último don Gregorio Marañan Moya, director del Instituto ¿e Cultura Hispánica. Mi generación- -revela- la generación de mil novecientos treinta y cinco, que se inició a la vida pública con un total amor a la acción y un total desprecio a la oratoria, admiró, sin embargo, el verbo de Federico. Más de veinte libros suyos están ahí, en las librerías de España y América. Aconsejo a las nuevas generaciones intelectuales que los lean. El Instituto de Cultura Hispánica editó su última obra en mil novecientos sesenta y tres: América, españolear Federico García Sanchis tenía un hijo, un solo hijo, su udonceV, como él mismo le llamó. Dio su vida por Dios y por España. Las juventudes de hoy, QU? olvidan demasiado de la guerra civil, porque sólo han vivido la pos civil, deberían recor- Una selección ae marcas de todo el mundo, en la que siempre encontrará el mejor papel pintado... y el mejor precio. CRIN- PAL PISO S ZONA DIEGO DE LEÓN Bien comunicados. 4 amplios dormitorios, salón- comedor, 2 cuartos baño, ascensor doble servicio, parquet, calefacción fueloil Acogidos Ley Renta Limitada Grupo I FACILIDADES ARDEMANS. NUMERO 3, C V. MARTÍNEZ IZQUIERDO, 9 A OCUPAR VIVEROS VALVERDE Kilómetro 14,800 carretera de ColmenarMiraflores, Madrid (20) Disponemos dé chopos Boleana, aligustre, pinos escayolados de 3 a 5 metros, preparado trasplante, y otras coniferas. Teléis. 209 01 43 y 209 2610, de dos a cuatro. S. E. A. R.