Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 4 citaron explícitamente ante el Comité de los Veinticuatro en 1983 y 1964 y ante la Cuarta Comisión en 1966. INGLATERRA TRATA DE ENMASCARAR SUS INTERESES MILITARES Con la propuesta de 14 de junio de 1967 Gran Bretaña parece seguir los mismos propósitos y procedimientos que en abril de 1964, cuando otorgó a Gibraltar la Constitución Landsdowne, es decir, asegurar la permanencia británica en el Peñón y- servirse de los habitantes de Gibraltar para enmascarar sus intereses militares. Dicha política fue ya autorizada por las Naciones Unidas. En octubre de 1964, el Comité de ios Veinticuatro recomendó que la descolonización gibraltareña, se llevara a cabo mediante negociaciones entre Gran Bretaña, como potencia colonial, y España, como país colonizado en una parte de su territorio. Ahora, en 1967, Gran Bretaña da otro paso en Gibraltar, y el más grave, persistiendo en menospreciar no sólo las decisiones políticas de las Naciones Unidas, sino incluso el status jurídico vigente en el Peñón. Según la resolución 2.231 (XXI) no es el Reino Unido el que debe consultar por su cuenta la voluntad de los gibraltarenos, sino que son España y Gran Bretaña, conjuntamente, las que tienen que negociar, atendiendo a los intereses de aquéllos. 4. Las preguntas que van a ser planteadas en el referéndum proyectado contravienen, además, en su fondo, la recomendación de las Naciones Unidas sobre el modo en que debe darse fin a la situación colonial gibraltareña. SE PRETENDE ENDOSAR LA RESPONSABILIDAD A LOS GD 3 RALTAREÑOS Preguntar a los gibraltarenos si desean que Gran Bretaña retenga sus responsabilidades en Gibraltar equivale a preguntarles si quieren que continúe la actual situación colonial, condenada precisa y expresamente por las Naciones Unidas. Se pretende asi endosarles la responsabilidad de la perpetuación de dicha situación, con el objeto de que aparezcan ellos, y no Gran Bretaña, como la causa de haberse interrumpido el proceso de descolonización. Por otro lado, preguntar a los gibraltarenos si quieren someterse a la soberanía española en los términos de las propuestas hechas por España el 18 de mayo de 1966 equivale a dejar en sus manos la cisión de si debe aplicarse o no al caso colonial de Gibraltar la resolución 1.514 (XV) materia ya decidida por las Naciones Unidas. Es más. en sus propuestas de 1966, el Gobierno español no tuvo nunca la pretensión de que los gibraltarenos, ni como individuos ni como grupo humano, fueran forzados a abandonar su calidad de subditos de S. M. británica ni el territorio de Gibraltar. Sólo trató de que dicho territorio fuera devuelto a España en forma civilizada al aplicarse al mismo la citada resolución 1.514 (XV) cesando así la desmembración de la unidad nacional y de la integridad territorial española. Para que este retorno del Peñón a España se efectuara pacíficamente y en bien de todos, las propuestas españolas sugerían el establecimiento de unos acuerdos para evitar que la descolonización afectara adversamente los intereses de los gibraltarenos e incluso los de Gran Bretaña. En último término, el planteamiento de ambas preguntas significa que S 3 confiere a los habitantes civiles del Peñón, a través de su preferencia por una u otra soberanía, la responsabilidad de decidir si el territorio que habitan debe o no ser devuelto a España. Esta maniobra entraña una patente violación- -la más grave y definitiva de todas- -del status urídico vigente, recogido en el artículo X del Tratado de Utrecht. que en forma inequívoca da prioridad a España para recuperar Gibraltar en cualquier circunstancia en que la soberanía británica, aunque sólo fuera por un instante, pudiera cesar. LA O. N. U. QUIERE ELIMINAR LOS IMPERIALISMOS 5. La medida adoptada por el Reino Unido el 14 de junio da 1967 no tiene nada que ver con la descolonización de Gibral- DE J U L I O DE 196? EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 34. colonización. Treinta y dos millones de españoles sufren igualmente por la perpetuación de la situación colonial gibraltareña, sin que sus derechos, sus intereses y su seguridad sean tenidos en cuenta para nada por el Gobierno de S. M. británica en el documento de 14 de junio de 1967. LO COLONIZADO NO ES UNA POBLACIÓN, SINO UN TERRITORIO El referéndum que Gran Bretaña ofrece a la población civil británica, incluida en la lista de gibraltarenos, tergiversa, pues, a la población civil británica incluida en la lista de gibraltarenos tergiversa, pues, el artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas. Es cierto que en. dicho artículo se dice que los intereses de un pueblo sometido a un dominio colonial predominan sobre toda otra consideración. Mas, en el caso de Gibraltar, lo colonizado no es una población gibraltareña compuesta de subditos británicos, sino un territorio español y los españoles. 6. Es evidente que el referéndum que el Reino Unido proyecta llevar a cabo parte del supuesto objetivamente inadmisible de que entre los intereses de los gibraltarefios figura el de decidir si la resolución 1.514 (XV) debe ser o no aplicada a Gibraltar. El Gobierno español, en cambio, estima que dichos habitantes deben tener abierta la posibilidad de especificar ante España e Inglaterra cuáles son sus verdaderos intereses, a fin de que puedan ser salvaguardados por ambos países a los que las Naciones Unidas han encomendado esta responsabilidad. Pero entre esos intereses no se incluye el derecho a disponer de un trozo de territorio que debe volver a España si es que realmente se quiere dar fin a la situación colonial gibraltareña. tar La descolonización que las Naciones I Unidas propugnan no es la de mantener situaciones privilegiadas a costa de las poblaciones naturales, sino todo lo contrario: eliminar imperialismos y situaciones injustas, El Gobierno español estima que- -a través de los debates de las Naciones Unidas en los que se inició el proceso descolonizador del territorio de Gibraltar- -los habitantes civiles del Peñón incluidos en la lista de gibraltarenos han sido definidos como titulares de unos intereses que no deben ser afectados desfavorablemente por la terminación de la situación colonial. Estos habitantes han sustituido a la verdadera población gibraltareña, expulsada por Inglaterra en 1704 y establecida en la ciudad de San Roque del Campo de Gibraltar, donde aún se mantiene. Sus intereses, que fusron expuestos por sus legítimos representantes ante el Comité de los Veinticuatro, no pueden dejar de tenerse en cuenta en este proceso descolonizador. Pues, en verdad, los gibraltarenos no son únicamente los subditos británicos establecidos en la base militar del Reino Unido y subordinados a la jurisdicción de una fortaleza que es británica por la cesión de soberanía que hizo España y no por albergar subditos de Gran Bretaña, sino que son también aquellas poblaciones desplazadas y los cinco mil obreros españoles y sus familias que constituyen una parte sustancial de la fuerza laboral del Peñón y, por tanto, de la vida misma de Gibraltar. Estos trabajadores gibraltarenos, a los que una legislación colonialista y discriminatoria les prohibe residir en La Roca, deben también ser tenidos en cuenta en el proceso de des- LONDRES HA ELUDHJO SEÑALAR LOS INTERESES DE LOS GIBRALTARENOS 750 HECTÁREAS El Gobierno de Su Majestad británica, durante el año transcurrido desde el 18 de 20.000 encinas. 20.000 alcornoques. mayo de 1966, ha eludido sistemáticamenAgua sin restricciones. te especificar en sus conversaciones con el FAMOSO VEDADO CAZA. Primera mon- Gobierno español cuales sean los intereses tería, 52 RESES. Segunda montería, 35 de los gibraltarenos y no ha contestado a RESES C O B R A D A S Perdiz, liebre y la propuesta española de 13 de diciembre conejo. de 1966, en la que se sugería la negociaPastos: 400 ovejas, 40 cochinas cría y 100 ción inmediata de un estatuto que los provacas bravas. tegiera. En consecuencia, el Gobierno español i ¡MARAVILLOSA! entiende que sólo en el marco de las neInformes: Sres. ESCRIG. Avda. de José gociaciones hispano- británicas se puede Antonio, 36, 4. MADRID- 13 convenir el procedimiento que permita a España y al Reino Unido conocer conjuntamente cuales son los intereses que los TODO EN habitantes de Gibraltar desean ver protegidos al término del proceso descolonizaMueble Castellano fiSgSÍÍ dor Para ello debe sustituirse la fórmula para hoteles, apartaque el Gobierno de Su Majestad británica mentos, etc. propone en su documento de 14 de junio, por otra congruente con las decisiones También a m e d ida adoptadas por las Naciones Unidas. Francisco Silvela, 76- Jorge Juan, 58 Teléfono 246 2199- MADRID Si el Gobierno de Su Majestad sigue adelante con su decisión unilateral del 14 de junio de 1967, habrá escogido un camino contrario al señalado por las Naciones Unidas, con todas las consecuencias que ello entraña. El Gobierno español no tendrá ya, frente a Gibraltar, ninguna obligación, pues Gran Bretaña habrá violado el artículo 10 del Tratado de Utrecht al TRES SALONES abrir una interrogante respecto a la soberanía, debido a las implicaciones que sode 500 m 2 cada uno, propios oficinas bre la misma tenga la manifestación de o comerciales. Teléfono, calefacción, asvoluntad hecha por la población civil. En censores. este supuesto entraría en juego la cláusula Verlos: PASEO DE LAS DELICIAS, 31. de retrocesión prevista en el artículo 10 del Tratado de Utrecht. Mientras esta Directamente con la propiedad. cláusula no tenga efectiva aplicación, GiTeléfono 22140 69 braltar no podrá ser otra cosa para España que un trozo de tierra española ocupado ilegalmente por 18.000 extranjeros apoyados en la fuerza militar de Gran Bretaña. -Efe, ESPAÑA INFORMA A U THANT PORSCHE 1.600 SC El Gobierno español ha informado al secretario general de las Naciones Unidns. Nuevo precio señor U Thant, de la respuesta española al bre celebración de un referéndum en GiVerlo en General Mola. 69 Preguntar por Srta. Mary Carmen memorándum británico de 14 de junio sobral tar. RUSTICA ÉEfif VENDO