Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IBC. VIERNES 14 DE ABRIL DE 1967. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 109. ESPECTÁCULOS SEIS PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR EN EL BELLAS ¡jdiL g s ENTREGA A PABLO CASALS ¡DEL PREMIO KENNEDY DEL IISTITUTO DE ESTü- ¡DIOS NORTEAMERICANOS i DE BARCELONA F. Kennedy del Instituto de Es- i ludios Norteamericano de Barcelona España) La ceremonia tuvo lugar en el Ayuntamiento de San Juan y el premio lo recibió de manos de José María Boal, miembro de la Junta Directiva del mencionado Instituto, Efe. 1 San Juan de Puerto Rico 13. Al i violonchelista Pablo Casáis le fue i- entregado anoche el premio John i I E E v f. V i v J V! 6 Asunción Sancho, José Sancho, José Rubio, Ana María Noé y Fernando Guillen diatamente después... Es así en todos los hombres. En esa generalización está la gTandeza del drama pirandeliano. Es a todos los hombres, a todas las mujeres, a quienes esa miseria del pecado, el arrepentimiento y la vergüenza conciernen. Y estos personajes lúcidos, conscientes de su drama, se rebelan ante la posibilidad de que los actores, no entendiéndolos en toda su dimensión espiritual, los rebajen al grado de la realidad inmediata, es decir, de la representación. Terrible problema el de esta construcción, no ya de simple teatro en el teatro, tan usada después de Pirandelio, sino de composición en abismo que ya está en el Desaé- 1921 en que Luigi Pirandello, ya retrato del matrimonio Arnolfini, de Jean Van pasada la cincuentena, escribió y estrenó quez; Eyck; en Las Meninas de Velázfo en l.o s monederos falsos de André Seis personajes en busca de autor el Gide. Es decir, de obsesioteatro ha dado muchas vueltas. La fórmu- nada por el juego esa composición y su rede la realidad la teatral alumbrada ese día ha teni- flejo, que nos ofrece la realidad de la fado muchas consecuencias: cientos de co- milia de personajes ensayando y rechamedias andan por ahí, que salieron de sando al mismo tiempo reflejarse en la Seis personajes como dicen que Eva sa- actuación de los actores, en la exteriorizalió del costado de Adán. Sin embargo, ción de su drama bajo la preceptiva del cada vea qus un director, aquí, entre nos- director de escena. otros y ahora, José Tamayo, reincorpora Y en ese abismo que trata de repetirse, a la escena la inmortal obra, el genio de Pirandello vuelve a deslumhrarnos, no sólo de fijarse, de expresarse, la maravillosa serie fie correlaciones establecidas por Pipor la ori inaMad de su creación, sino por la fuerza, por la actualidad, por la ranüeüo entre el padre cargado de remorvida dramática cíe su conflicto y fie sus personajes. Luigi Pirantíello ha hecho afeo más que montar una pieza, crearla ante los ojos del espectador, mostrando 1 a minuciosa y mente iguales a sí mismos, pero sobre todo trales; ha logrado separar a los personaJes de los actores; a las ideas de su expreArquitecto: Don Luis Gutiérrez Soto sión, para que se vea cómo personajes e CONSTRUIDO POR INGENIERÍA Y ideas, con ser entidades mentales, tienen CONSTRUCCIONES SALA AMAT, S. A. mayor realidad, más permanencia, más carne de verdad que actores y expresión. Oficinas de 100 a l.O GíO m 2. Toda la grandeza del juego que en nn es- Distribución racional conforme a cricenario semidesnudo crea Firandello está terio del comprador sin recargo alahí: en el establecimiento de dos grados guno en el precio. de realidad, uno físico, subalterno, inme Construcción de lujo. diato, que es el de los actores, y otro es Cuatro ascensores de subida y bajada. piritual, elevado, lejano, que es el de los personajes. 0 Aire acondicionado. 9 Garaje. Los personajes tienen una realidad esI n f o r m a c i ó n en el propio edificio piritual, profunda e inmutable, puesto que nacidos ya, deben ser siempre invariablei mente Iguales a sí mismos, pero sobre todo tienen un valor de trascendencia: el reMAGNIFICO LOCAL mordimiento que experimenta el padre por TRASPASO, totalmente instalado, decoraj su caída, por su pecado, no es individual, sico srenérico. De todos los humanos. El do. Propio exposición automóviles, auto- esI mismo lo éiee: Cedemos a la tentación cuela, bancos, gran cafetería para v i3 ¿axzio 3 inmeGARCÍA MQRATO 133 cuadruplicado. Teatro Bellas Artes. Título: Seis personajes en busca de autor. Autor: Luigi Piranáello. Versión española de Ildefonso Grande. Dirección: José Tamayo. Intérpretes: José Sancho Sterling, Ana María Noé, Asunción Sancho, José Rubio, Miguel (Vico, Rosa María Abolafia, Mari Merche Abréu, Fernando Guillen, Asunción Montijano, Víctor Losada, Hebbe Russo, Pilar Prades, Fernando Lewis, Manuel Alberdi, Manuel Peña, Antonio Adam, Lina de Hevia, Antonio Días, Pedro del Río. Eugenio González y Dámaso Serrano. Decorados: Víctor María Cortezo. dimientos; la madre, de dolor; la hijastra, de ansias de venganza, y el hijo criminal, lleno de desprecio, ligados entre sí, padre e hijastra, por los remordimientos y la venganza; padre e hijo, por remordimientos y desprecio; madre e hijo, por el dolor despreciado; madre e hija, por el dolor y la venganza, y todos ellos en el desgarramiento de esa escena, que quieren repetir, que necesitan exteriorizar, del encuentro de padre, hijastra y madre en la trastienda de madame Paz, que es la semilla, el nudo, el abismo radical de toda la pieza. Hay tanto teatro, tanta filosofía, tanta estética fundamental en Seis personajes en busca de autor que su reposición debería producirse periódicamente a nivel de todas las generaciones que se suceden, de autores, actores, directores y espectadores. Por eso la, iniciativa de Tamayo merece un encendido aplauso. Nada mejor podía hacerse a la hora del centenario pirandelüano. X, además, Tamayo lo ha hecho bien, dando hondura y desgarro al drama, sin más nota contraria que el absurdo disfraz de Madame Paz, a todas luces inadecuado a la situación. Dirigida con pulso, diríase que ya con claisicismo, la pieza sojuzga al espeetatador porque, además de sus valores de construcción, pensamiento y elocución en la traducción i m p e c a b l e de Ildefonso Grande, está bien y rigurosamente interpretada. Asunción Sancho tiene fuerza, desesperación, sarcasmo, tal y como lo exige el alma vengativa de ía hijastra. Ana María Noé, humildad y deshacimiento en su dolor; Sancho Sterling- la dualidad indispensable a ese personaje apresado por las dos redes que la tragedia tiene, según teoriza T. E. Hann, en The Harvest of Tragedy el ineluctable instante eterno que desencadena los hechos (la cita en la trastienda de Madame Paz) y la suave y engañosa que deja a los personajes creer que podrán escapar a su destino. Fernando Guillen, ya perteneciente al grupo de la realidad de primer grado, incorpora con autenticidad, con preocupación, sorpresa y atisbos de entendimiento, ese director que ye surgir ante él una realidad superior e inexpresable. Junto a ellos, todos ios demás actores del extenso reparto componen escena, gesto, palabra y atención, con el sobrio vigor que la pieza requiere. Una nota de estética: el director dispone nn rayo de luna para iluminar a la niña ahogafia en el estanque. Por los mismos años, en el Romance sonámbulo García torca describía: Sobre el rostro del aljibe se mecía la gitana. Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua. Hay una correlación escenográfica estudiantil, que pasa por el italiano y eJ andaluz. Todo lo qne Ptrandell nos da a entender ha sido entendido y csrresafío por Tamayo y su hueste. Así el drama