Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 12 DE E N E R O DE 1967. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 73. ESPECTÁCULOS Y ESTA NOCHE, ¿QUE... PASA AL aire literario que yo sentí al leer por primera vez La llave en el desván -Cayetano LÜCA DE TENA. Mirentxu idilio lírico vasco de Jesús Guridi, sobre libro de Alfredo Echave, versión de Jesús María de Arozamena, Premio Nacional de Teatro 1948, se estrena hoy en la Zarzuela. Mirentxu se estrenó en el teatro de los Campos Elíseos, de Bilbao, el día 31 de mayo de 1910. Es la más pura, la más espontánea y la más personal de las obras de Guridi. Jesús la compuso por encargo de la Coral, que se había cargado al hombro el empeño de vitalizar el teatro lírico vasco. Para aquel mismo programa escribió J o s é María Usandizaga MendiMendiyan En Madrid se conoció la obra el 30 de abril de 1915, en este mismo teatro de la Zarzuela, en el que, al cabo de cincuenta y dos años, volverá a representarse. Los lectores de ABC pudieron leer en la reseña de su crítico: El triunfo de Guridi en Madrid ha sido tan rotundo, tan clamoroso como lo haya sido en Bilbao. Esta Mirentxu escrita por un muchacho de veintiún años, da la medida del talento de este compositor, y anuncia con sobrada elocuencia lo que promete hacer en lo futuro. En 1947 el maestro solicitó mi colaboración para reducir el libro y escribir una versión en lengua vasca. Respeté, porque él así me lo pidió, el limpio espíritu y la EN NUEVA YORK Y esta noche, ¿qué... la pieza teatral de A. y M. Paso, con música de los maestros Montorio y Cofiner, que íue estrenada con favorable éxito de público en el teatro Martín a finales de septiembre del año pasado, ha sido trasladada al teatro Calderón para iniciar una nueva carrera ante los espectadores de este popular coliseo enclavado en la frontera de los barrios más castizos de Madrid. La trama vodevilesca, un poco vieja en estilo e incidencias, cargada de situaciones alegres y hasta un poco comprometida, que sirve de base para que un grupo de estrellas guapas como Finita Rufett, Pepita Rodenas, Nita Ortega, Ana Mari Jiménez y Toni Manzano entren en cordial conflicto con feos tan cómicos como Paquito de Osea y cómicos tan eficaces como Juan Barbero y Luis Balaguer, fue muy del gusto de los habituales del Calderón, que aplaudieron los números y especialmene las evoluciones de los conjuntos del ballet American Violet, que da su nota de europeísmo a una obra afiliada a cuanto de tradicional, típico y ausente de innovaciones imaginativas tiene la obra, a la que no es comprometido augurar fácil vida en el teatna Calderón. SISTEMA CONTINUO DE JUICIOS CRIMINALES, LAS VEINTICUATRO HORAS DEL DÍA Nueva York 11. El Tribunal de lo crimina- J, ten ocupado en esta ciudad de Nueva York, va a iniciar un nuevo sistema para acelerar el orden de los procesos y evitar que algunos culpables- tengan que permanecer una noche en la cárcel en espera dé ser juzgados. Para ello, el alcalde de la ciudad, Lindsay, ha ordenado que sea creado un sistema continuo de juicios durante ls. s veinticuatro horas del día, que será puesto a prueba durante seis meses, evitando con ello que muchos policías tengan que estar custodiando a sus prisioneros y, de este modo, dedicarlos a las vigilancias de las calles. -Efe. sencillez idílica de la primitiva Mirentxu resistiendo fáciles tentaciones de acomodo a géneros más fáciles y menos arriesgados. Jesús Guridi decía que Mirentxu era su mejor obra y que al cabo de medio siglo podía conservar su lozanía por la sencillez del libro y por la espontaneidad de la música, hecha sin trampa ni cartón a mis veintiún años y porque procuré darle un gran ambiente vasco. Esta versión de 1947, la que todavía se llama nueva, es la que obtuvo al año siguiente de su estreno el premio nacional de Teatro. La Comisaría del Teatro de la Zarzuela, regida por el maestro Moreno Torroba, y el Ministerio de Información y Turismo han tenido el gran acierto de dedicar un homenaje a la memoria de Jesús Guridi, no con cualquiera de sus obras posteriores enmarcadas en los límites de la zarzuela, sino con esta Mirentxu cuyas glorias y desventuras pertenecen por entero al glorioso músico. Todo cuanto sucede en el escenario de Mirentxu es porque así lo quiso Guridi. La brevedad del tema, tan ajeno a las fórmulas y condicionamientos del teatro; el estatismo de su acción, el servicio a lo puramente musical, la parquedad e inocencia de las palabras, todo es guridiano, de aquel Guridi que, volviendo de sus estudios en, la Schola Cantorum, de París, quiso abarcar de un solo golpe toda la temática, la pasión, la nostalgia y la sencillez de los hombres y de las mujeres de la tierra vasca. Gracias, pues, en primer término, desde mi lejana situación- -privilegiada por tantos otros motivos- -de acompañante del maestro en esta obra, al Ministerio de Información y Turismo, a la Comisaría del Teatro y a cuantos artistas participan en estas representaciones, al mando de ese gran director que es Ángel Montesinos, cuya sensibilidad ha creado el clima perfecto en el que se desenvuelven los personajes dé Mirentxu El decorado, espléndido, es del maestro Burman, y Jorge Rubio ha cuidado con todo acierto de la dirección musical, bien secundado por los maestros López y Pererá, segundo maestro y director de coros, respectivamente. Un plantel de magníficas cantantes, como son Pura María Martínez, premio Lucrecia Arana María Trivó y Mari Carneen Ramírez, representan con gran acierto los papeles femeninos. Los tenores son mi paisano el donostiarra Carlos Munfniía, y Francisco Saura. Pedro Parres y Julio Catania completan el reparto, en el que participa también un grupo de niños, enseñados y dirigidos m u y especialmente por Montesinos. El aurresku há sido puesto en escena por Victoria Eugenia. Todo está dispuesto para inaugurar una nueva temporada oficial, esta vez con el nombre de Jesús Guridl. Sean para él aplausos y recuerdos. L o s primeros, los Antecríticas Esta noche se estrena, en el teatro Tiara, le comedia de Alemn ro Casona La llave en el desván Al frente de La llave en el desván comedia estrenada en Buenos Aires en 1951, Alejandro Casona puso estas. palabras de Freud: Un sueño es el principio de un despertar. Con este brevísimo prólogo, el autor nos avisa del clima que ha elegido para su obra, asomada a un mundo mágico, a un hondo misterio con que nos enfrentamos cada noche. Podría decirse que La llave en el desván es, en cierto sentido, una obra policíaca, de tal modo su técnica participa de esa rigurosa, implacable urgencia de procedimiento, de tal modo está construida parala busca y el análisis de un dato desconocido. La diferencia está en que lo que aquí se persigue no es una anécdota criminal, sino algo mucho más sutil, más apasionante: la clave escondida de una pesadilla, la cifra que desvele un sueño inexplicable. Casona simplifica voluntariamente sus recursos de autor, ciñe su trama a la exigencia del tiempo, la reduce a un solo escenario y, como aceptando la consigna aristotélica- una acción sola, en un lugar y un día nos lleva sin pausas a través del laberinto de un sueño que no se sabe si es recuerdo o premonición. M problema grave de toda obra teatral construida en torno a un misterio suele ser el de su desenlace, ese inevitable vacío que se produce entre la revelación del hecho y su necesaria explicación. En las novelas, esta explicación es conveniente y hasta deseable. En el teatro sólo sirve para enfriar la emoción acumulada trabajosamente. Alejandro Casona, en La llave en el desván consigue algo dificilísimo: hacer coincidir el estallido de la verdad con el fin de la obra, sin dejar espacios vacíos. El espectador asiste a la búsqueda de principio a fin, y no necesita- -cuando la luz se hace de repente ninguna aclaración. El sorprendente desenlace corona un impecable ejercicio deductivo. No haré aquí el elogio detallado de los Intérpretes a los que se confía la representación. Todos ellos tienen bien ganado prestigio y sirven, con deseos de unidad y personal estilo, los distintos papeles de una obra que no admite divismos pero exige un verdadero conjunto. Emilio Burgos ha compuesto un escenario en que el realismo y el misterio puedan darse la mano sin violencia. Como director, finalmente, sólo he procurado que el texto de Alejandro Casona transmita a los espectadores toda la emoción, todo el interés, todo ei buen MAQUINAS DE ESCRIBIR MANUALES Y ELÉCTRICAS CON CARROS DESDE 33 CM. HASTA 88 CM. TABULADOR AUTOMÁTICO O DECIMAL ENRIQUE LÓPEZ ALMACÉN DE MAQUINAS Puerta del Sol, 6- Madrid Tels: 222 95 01 y 23130 28