Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 3 DE E N E R O DE 1967. EDICIÓN DE IA MAÑANA. PAG. 84, ULTIMA HORA DUDA Y PLEGARIA Estamos ya, de un modo consciente, dentro del nuevo año. ¿Existirá alguien que considere el último día del año como una frontera, como un término sustancial, como el cero absoluto capaz de situarse a la derecha o a la izquierda del intransferible guarismo de nuestra vida? Cuando se pregunta una cosa es que se duda de esa cosa. Parece casi imposible convertir la duda en una plegaria. Porque la verdad es que prometemos de acuerdo con nuestras esperanzas y cumplimos conforme a nuestros temores. La institución fin de año tiene un carácter civil y externo que no atañe en absoluto a nuestras vidas. El año nuevo traerá días distintos como el río de Heraclito lleva cada vez aguas distintas. Pero el río es el mismo. La confortadora teoría de que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río es tan resplandeciente como falsa. ¿Qué ha cambiado de ayer a hoy? Nada. Existen proezas que el hombre no podrá nunca realizar. Esta especie litúrgica del fin de año es como la caracola, a través de la cual se oye el mar, pero nada más. Es evidente que dentro de la caracola no está el mar. Nada hay tan impresionante como el hecho de contemplar el debe ser transformado en un sueño inalcanzable. Lo que desconocemos es, quizá, el proceso para vivir ese sueño. En la descomunal batalla entre la experiencia y la reflexión pura y objetiva hay muy raros casos, aparte del caso perdido de don Quijote, en el que la experiencia no haya salido triunfadora. Es el yo empírico y no el yo espiritual el que termina por caracterizar la vida humana y estructurar la sociedad. ¿En qué se diferencia el fin de año que pueda tener una lavadora eléctrica del nuestro? En que el artefacto no bebe champán. Eso es. Y, ademas, en que la máquina comienza el nuevo año sin la experiencia que nosotros hemos arrancado al año que se fue. Está visto que la experiencia no sirve para ser más generosos, sino más cautos. Es inútil que la science fiction nos presente las máquinas como seres malévolos y exentos. Verdad es cine una lavadora eléctrica, por ejemplo, no sueña utopías, no expresa sentimientos fraternales ni llora ante las muchedumbres de cadáveres. Pero también es cierto que los tribunales, las cárceles, los patíbulos y la guerra no se han hecho para las lavadoras eléctricas. Detrás de las máquinas más perfectas se encuentra ese pobre diablo del hombre, que, por no tener tiempo, no lo ha tenido siquiera para adaptarse a las máquinas que él mismo ha creado, esas tumbas del Hombre Desconocido. To espero, como todo el mundo, que las cosas vayan mejor este año. La esperanza- -decía Gabriel Marcel- -es, tal vez, la tela misma de que nuestra alma está formada. Así es que espero con toda el alma que la mayoría se decida humildemente a seguir tras su instinto. Porque el instinto induce a vivir, a trabajar, a echar una mano a los semejantes. En una palabra: espero una verdadera revolución. -CANDIDO. JUEVES, 5 DE EÜEBO SSTRSBUCSON N A CENTRO LLEAL, SOCIEDAD ANÓNIMA BEPABTAMEHTO COMERCIAL Calle Colón, 61- BADALONA Interesados: Acordar entrevista con DON JOSÉ MERCADER, 9, 10. y 11 de enero. HOTEL SUECIA PAVIfiSEflTOS- PLAST 160 S PREALIKO UNOLEDM Italianos Importador exclusivo: A. P. E. S. A. Juan Hurtado de Mendos 3 Teléfono 259 51 69 EN PACIFICO CON ENTRADA DESDE 57.600 PTAS. Resto en 5 años, más hipoteca a 10 años. NAVE de 470 m 2. Próximos al Metro de Vallecas. Véalos detrás de IMECA, S. A. i an calle Gandía, núm. 6. Teléfono 251 98 6 Í