Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 3 I E E N E R O DE 1967. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 83. Domicilio: PASEO DE LA CASTELLANA, 5. Horario: De diez de la mañana a una de la tarde, solamente días laborables. Entrada: Gratuita. W, ÍKWK VISITA A LOS MUSEOS DE MADRID OCM ÍOfififlfiS UN MUSEO JOVEN: EL DE ÁFRICA Cultura, Religión, Arte, Economía y costumbres de los territorios españoles en el Continente negro. Una sugestiva artesanía se integra en el conjunto de testimonios de toda índole sobre la vida en aquellos países. Tres dioramas muestran fielmente sendos paisajes característicos de las zonas de Sidi Ifni, El Aaiun y Guinea. Es museo joven, el de África, con poco más de cinco años de antigüedad, pues su inauguración data del 17 de julio de 1981. Está estupendamente montado en un pabellón situado a espaldas del edificio aue ocupa la Dirección General de Plazas y Provincias Africanas, en el Paseo de la Castellana, y depende del Instituto de Estudios Africanos. Nace- -decía de él la Orden de la Presidencia del Gobierno por la que se disponía su creación- -para exponer la naturaleza e historia africanas con fines pedagógicos. Que ese propósito fundacional se cumple, lo demuestra el contenido clasificado en sus cinco secciones: Historia Natural, Historia, Etnología, Economía y Sociología y Arte y Religión. Bajo los epígrafes de esas cinco secciones se muestran al visitante muy diversos objetos representativos de la cultura, la religión, el arte, la economía y las costumbres de las poblaciones más arabizadas de la zona aue fue Protectorado español; de las poblaciones bereberes de Ifni; de las tribus nómadas del Sahara y de Guinea. Muchos objetos que constituirían preciadísimos elementos decorativos en cualquier lujoso salón, prestan al conjunto un sugestivo aspecto: Cerámica decorada, cestería, hilados, bordados. Instrumentos musicales, armas, útiles de pesca, enseres domésticos y aperos. Trabajos de artesanía realizados por los nómadas del desierto en plata, cobre, latón, cuero, madera y fibras vegetales. Máscaras, fetiches, estatuillas zoomorfas y antropomorfas... Trabajos en piel de camello, de cabra, de cordero, de antílope y de gacela, pieles que las mujeres curten y transforman en almohadas, tabaqueras, bolsas, etcétera, decorado todo ello a fuego con tinturas vegetales y minerales. En el testero de la izauierda, seis maniquíes de tamaño natural apresados en una enorme vitrina, son otros tantos testimonios, casi vivientes, del vestuario y los tipos de Yebala. el Bif y el Sahara. Al otro lado, tres dioramas debidos al escultor señor Buendía, que los realizó con el asesorareienío científico del profesor Hernández Pacheco, reproducen con esa minuciosa técnica helenística en la aue su autor ha alcanzado magisterio, senflos paisajes característicos de aquellos territorios: Sidi Ifni; la zona de Squia- El- Hamra, con el Aaiun al fondo, y el exuberante paisaje tropical de Guinea. Un exótico, pintoresco y multicolor conjunto sumamente atractivo, compone el material del singular y novísimo museo. SE HA QUEDADO PEQUEÑO- -Este es un museo en constante crecimiento- -nos dice don Joaquín Y e n t u r a Bañares, secretario del Instituto de Estudios Africanos- su principal problema a esta- alturas, a cinco años de su fundación, es la falta de espacio para presentar con el debido desahogo todos los materiales acumulados. Ahora- -agrega- en estas primeras semanas del año que comienza, se dispone a partir una expedición científica, dirigida por el profesor don Martín Almagro, para realizar investigaciones sobre yacimientos prehistóricos del Sahara. Será una nueva e importante aportación de materiales, que se sumará a los que obtiene el padre Martín Amador en Guinea. Caminamos hacia la parte posterior del edificio, donde se encuentra el Museo de África, entre obras de arte que recogen temas africanos. -El Museo- -informa el señor Ventura- -tiene anejas dos exposiciones permanentes: la de Filatelia, que ha visto usted a la entrada, y ésta, que es la de Pintores de África En la primera, se muestran los originales de todas las emisiones de sellos de Correos puestas en circulación d? sde 1949 con temas africanos en la estampilla. -Son- -explica- -dos emisiones fijas anuales: la denominada Pro- Infancia que sale el 1 de iunio, y las del Día de África el 23 de noviembre. Aparte de ésas, de periodicidad fija, van apareciendo otras extraordinarias, puestas en circulación con ocasión de diversos acontecimientos. La de arte, se nutre de las Medallas y primeros i? r nícs d? la SXJIOSJ IÍSM L? Pin- engalana ya con más de cuatro lustros de prestigio artístico. Lo mismo aue el Certamen que le aporta sus mejores obras, esta exposición contiene las secciones de pintura- -óleo y acuarela- escultura, grabado y dibujo. A causa de unas obras aue se realizan en su entrada principal, el acceso al Museo lo hacemos por una puerta lateral, hasta donde llegamos por angostos pasillos. los mismos pasillos por donde puede tener acceso cualquier visitante ya aue la visita no se ha interrumpido a pesar de la obra. Cuando la normalidad se restablezca, el visitante pasará directamente desde la exposición de pintura al patio, y allí, antes de llegar, se encuentra ya con varias curiosas Piezas: dos cañones que parecen guardar la entrada del Museo: -Son ambos de origen alemán, construidos en las fábricas Krupp, de Essen, uno de ellos en 1874, y el otro, en 1875. Fueron traídos de Guinea. Los juegos de ruedas que los soportan les fueron adaptados después de traída, en el Parque de Artillería. APARECE LA ESTATUILLA PRESUNTAMENTE ROBADA Otro cañón, que pesa dos toneladas y data del siglo XVIII, está asimismo en aquel patio por su vinculación a la historia de nuestros territorios africanos, pues fue llevado a Guinea por la expedición del conde Argelejos. Nos detenemos ante un curioso monumento, en forma de achatado obelisco: -Es- -informa el señor Ventura- -un menhir procedente de una necrópolis situada en los alrededores de Ausert, en Ulad Aatiya (Sahara Español) Observamos las figuras de caballos talladas en la piedra. -Se interpretan como testimonio de que, en épocas muy remotas, la región de Río de Oro fue propicia para la cría y domesticación del caballo. -Días pasados. leímos en nuestro periódico la noticia de que aquí había sido robada una estatuilla valorada en 50.000 pesetas, que representaba a un muchacha negra. Según se la describía, era una fisrura de unos treinta y cinco centímetros de altura, montada sobre bloque de mármol negro, -El robo ha quedado reducido, por fortuna, a mero incidente tan lamentable como pintoresco. El día 24 de diciembre fueron encontrados en un rincón de una pequeña dependencia, aquí en el edificio, dos paquetes que antes no estaban allí, y cuyo origen se desconocía. Abiertos, resultaron contener uno de ellos la estatuilla desaparecido, y el otro, su pedestal. -Por lo visto, el autor de la sustracción quiso proporcionar Noche de Paz a su conciencia. MENENBEZ CHACÓN (Ilustración de Taufer) tores de África Certamen anual aue se