Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 10 DE DICIEMBRE DE 1966. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 77. Completamos con los veinte mlcroartículos incluidos hoy en estas páginas la encuesta ¿Qué votará usted, el día 14 y por qué? Un g, upo de gnificados monárquicos españoles, personalidades de las letras, las artes, las finanzas, la industria y la, vida social, ha explicado el voto que se proponen emitir y las razones en que se apoyan. Al cerrar la encuesta reiteramos nuestro agradecimiento a quienes tan cumplidamente la acogieron, respondiéndonos; presentamos de nuevo excusas a cuantos de manera espontánea nos enviaron sus opiniones, lamentando que: como habíamos advertido, no nos fuera en esta ocasión posible el complacerles; también para ellos, la gratitud de ABC. la Sociedad, tal como ella es y siente en cada momento. El segundo problema que resuelve la Voy a votar que si, porque sin entrar Ley es el del Régimen que queda definido a considerar la constitución de algunos órcomo Monarquía, no sólo por fidelidad al ganos, el riesgo de que algunas represen 18 de Julio, dé donde arranca todo, como taciones puedan ser desvirtuadas y los reparos que a todo sistema electoral con advirMó Franco en su mensaje, sino porámbito nacional pueden ponerse, mucho que así como la República, fruto de la escalada del principio electivo inorgánico, más si se someten a él cuestiones resueltas en actuaciones irrevocables, la Ley re- es el régimen propio de una sociedad masuelve dos problemas capitales en el or- sificada y de un Poder sin limitaciones efectivas, la Monarquía, con su raíz famidenamiento político: el primero, el de la sustitución de los liar y su automatismo sucesorio, es el régimen adecuado a una sociedad viva y or partidos que interpuestos como gánica, en posesión de una soberanía procuerpos extraños pia que condiciona y limita la del Estado. entre la nación y Estas dos soluciones, la orgánica y la el Estado creaban monárquica, se complementan y apoyan entre ellos una si- mutuamente, haciendo más fáciles los tuación de divor- comportamientos ciudadanos. cio pérman ente, Pero el quehacer no acaba con la aprom o nopglizában la bación de la Ley. La representación oropinión pública, gánica no debe ser ni desfigurada ni, meimpidiendo el libre nos, monopolizada por ningún grupo o acceso de la mis- fuerza. La Monarquía no puede tener otra ma al Poder y la misión que la reconstrucción social. Es su R epr esentadórtr interés y su justificación. Para que la que quedaba así cumpla debe ser aceptada como es. Sus resupla ntadá por glas la obligan más que todos los comprouna oligarquía, sea misos que, sin duda, pueden exigírsele. Sólo asi podrán abrirse los horizontes, de un partido, sea de varios, por los organismos corporativos, en que tos hom- que AB c señalaba en su magnífico edir bres, naturalmente, se asocian, viven, tra- torial del día 2 del corriente mes. bajan y crean en legítimas repúblicas que Votaremos que sí, porque, además, conpermiten decisiones democráticas respon- fiamos en los hombres que han de darle sables y la presencia ante él Estado de vida. JOSÉ MARÍA ARAUZ DE ROBLES JOSÉ CAMÓN AZNAR Sí. Y no es precisamente por lo que la propaganda está exaltando en estos días. No; no es el ideal tan predicado de la tranquilidad y de la paz, lo que pone en pie a un pueblo. Iré al referéndum porque ha sido la piedra en el lago. Porque puede despertar otra vez una ilusión, unos anhelos de futuro, de abnegación y de patriotismo que estaban desecándose en esa paz que al mismo tiempo que tantos beneficios nos entrega, es también p r o p i c i a para, mercaderes y resignados. Cualquier impulso que dinamice a España, que levante a su juventud y le entregue temas de alegría, de fe y aun dé riesgo en el porvenir, nos parece preferible a una i n e r c i a que puede d e s e c a r las f u e n t e s del entusiasmo. Iré al referéndum para decir que sí a esa Ley Orgánica qu no he analizado en detalle, pero de la que queda en el recuerdo, como rasgo fundamental, una continuidad tradicional en la alta dirección de España qué impida una revolución a cada cambio de jefe de Estado. Y como raíz; de la esperanza, la proclamación de la unidad de España. Frente a la tensión disociadora; la seguridad de que este bloque histórico, de que esta, gloriosa unidad de pasado, y querríamos que de futuro, que es España, no se despedazará. Sí, iré al referéndum y no por lo que hay tras él de seguridad, sino dé misterio. Porque es posible que este sacudimiento de la nación no se detenga en el voto, sino que levante una fe que imponga esa justicia social, ese sacrificio, esa espiritualidad, que hoy vemos tan desvanecidas en ese primer plano de la prosperidad económica. Sí, iré al referéndum porque es la oportunidad que se nos presenta de abrir las puertas del futuro y entrar en él gritando otra vez con el corazón, con la boca, con toda el alma, el nombre de España. De una España muy necesitada de pasiones patrióticas. ALBERTO MARTIN ARTAJO Lo que más importa es si la Ley conviene o no al país; y yo pienso que sí, que le conviene. La Ley está ahí. Promovida por el Jefe del Estado en uso de sus atribuciones, cuenta con él consenso de las Cortes y se somete al refrendo del pueblo. Importa menos que se juzgue mejor o peor su técnica jurídica; y que se estime o no el más adecuado el sistema de su elaboración. Lo que importa, sobre todo, repito, es que al país le conviene esta nueva Ley Orgánica. Voy a razonarlo: Nuestra Constitución es abierta y está formada por un conjunto de Leyes fundamentales. Algunas de éstas, a lo largo de un cuarto de siglo, necesitaban ser revisadas. Faltaba, además, un texto orgánico que diera sistema al conjunto. La nueva Ley cumple ambos cometidos. Si acaso no hubiera acertado plenamente a hacerlo, como el proceso constituyente sigue abierto, tiempo habrá para mejorar lo que no sea perfecto. Como, también, para actualizar de nuevo lo que fuere quedando anacrónico. Lo hecho mejora lo que había. La representación popular es. en el. nuevo texto, más extendida, más auténtica. La participación de la opinión pública en la obra de Gobier; n es también más intensa. Contraste de pareceres, programas políticos, critica constructiva, de estás formas de colaboración y de otras semejantes se habla en la Ley y en el mensaje del Jefe del Estado. conjugación de los poderes públicos queda muy esclarecida, y singularmente las relaciones, nunca fáciles de establecer, entre el Ejecutivo y cd Moderador. Hay como dos planos en la gobernación del país: en el más alto y sereno, el Jefe del Estado, con el Consejo del Reino; en el plano de la Actuación política, que exige cambio y agilidad, el Gobierno, con un presidente, que responde ante las Cortes, pero estable, que no puede ser depuesto por el Parlamento. Junto a estas novedades, declaradas y explícitas, se contienen en la Ley otras mas, que están implícitas y como en potencia. Late en ella un llamamiento a la acción ciudadana, a la responsabilidad de electores y elegidos. Y pasan al pueblo algunas decisiones importantes qué antes no estaban a su alcance. En conclusión: la Ley es conveniente al interés público, servirá al bien común y debe merecer el refrendo positivo del pueblo. El Generalísimo Franco ha acertado siempre en sus grandes decisiones: gano nuestra guerra, nos libró de la conflagración universal, rompió el cerco diplomático, ha hecho prosperar el país en moral, en cultura y en riqueza. Por eso, iniciada esté año, con la Ley de Prensa, la evolución política del Régimen, hay fundamento para creer que la llevará a feliz término. El Jefe del Estado merece la confianza del país en esta nueva etapa que se abre a la rfda nacional. ADORNOS NAVIDAD COMPRO 1.000 hectáreas. Máximo 5.000.000. 130 Km. Madrid. Absténganse intermediarios. -Escribir: MABKID Apartado 1 S 4 Rustre