Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
un mal crónico de los servicios adminis traíivos del Mercado Coman, el famos ¡informe solicitado el 13 de junio debe se repasado por la, Comisión que trabaja y: a éstas alturas sobre un borrador todavi; no aprobado por los nueve comisarios. Es to quiere decir que será muy difícil, po no decir imposible, que el Consejo recib; el informe antes de su sesión del 24 d este mes, pareciendo lo más probable qu sea en cualquiera de las varias reunipne que celebrará durante el mes de diciem bre cuando esté en condiciones de recibí el informe y de pronunciarse sobre el tip de mandato que dictará a la Comisión pa ra que la Comisión inicié sus negociacio ries con nuestros representantes. Es muy difícil saber si la Comisión, qü prefiere segrún todos los rumores no com prometer su posición, ofrecerá, sin embar go, algunos consejos a los ministros. Po dría ser que la Comisión se limitase transmitir al Consejo el documento espa ñol que recibió el 19 de julio, redúciend su participación en el procesa recomen dar la apertura de una verdadera negó ciación con España sin fijar el marco ju rídico dentro del cual podría resolverse satisfacción de las- dos partes el problem de la vinculación española a la Comuni dad. De todas maneras la abundante caí ga política que queramos o no quaramc encierran determinadas soluciones de es trecha vinculación hacen pensar que I Comisión procurará adoptar la posició de máxima neutralidad. SOLUCIÓN DE TIPO PKEFERENCIAL La vinculación de España al Mercad Común es un problema global que afect a toda nuestra economía. En su conferan cia de Prensa, don Alberto Ullastres insis tió ayer en que la solución del problema h de ser de tipo preferencia! Interesa u sistema de rebajas aduaneras y, sobre tod la armonización de las respectivas política agrícolas. Otros temores son las medida protectoras, los precios de referencia, la tasas, el prelevement etc. Más que (desarme arancelario, es este tipo de des arme el que realmente nos interesa. Pre tendemos una armonización de las políti cas agrícolas, armonización de los regla mentos de la C. E. E. y de España. Si olvidar el problema de nuestros trabajada res en Europa, ue están, en cierto mod discriminados respecto a los comunitario El momento para la negociación es ida neo por razones internas y externas. El se ñor Ullastres no vacila en reconocer que 1 C. E. E. es un club cerrado, y hemos d pretender, ante todo, no sentirnos desvincu lados de Europa. Por otra parte, la inte gración europea ha desencadenado un me vimiento integrador en todo el mundo, I que supone una cierta discriminación res pecto a zonas con las que tradicionalmeni comerciábamos. E s t o s movimientos ha perturbado nuestras corrientes comercia les habituales. Una prueba de ello es desequilibrio de nuestra balanza comercial desequilibrio más acentuado respecto de le Seis que respecto de otras naciones. La siguientes cifras, relativas al período enero septiembre del año en curso, refuerza esta aseveración: las importaciones de 1 C. E. E. en relación con igual período d 1865, se han incrementado en un 32,80 pe ICO; las importaciones del resto del mund lo han hecho en un 17,99 por 100; míen tras tanto, las exportaciones a la C. E. 1 han aumentado en un 24.40 por 100, y la exportaciones al resto del mundo lo ha hecho en un 47,90 por 100. Así, el défic: comercial con la C. E. E. ha aumentad en un 36,90 por 100, mientras que el df ficit con el resto del mundo lo ha sido sol en un 7,30 por 180. Don Alberto Ullastres demostró, por úi timó, que nuestra posición es la única o. se nuede seguir. Las negociaciones van tratar sobre los problemas de fondo 6 nuestra vinculación. Cuando estén rssuel tos se podrán plantear los problemas 6 forma o dé denominación de la fórmnl asociativa. El trasfondo de nuestra reía ción con el Mercado Común es el desarre lio. Desarrollo e integración son dos c i esptos íntimamente ligados. -Pero lo verda deramente importante en los momentos tuales PS oue vamos a mte i! ir a. n Míi y no sólo por razones de política i lerna