Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIRADOR CRITIGAS ENSEÑANZA OE LA LITERATURA (Viene déla pág. 1 de Mirador) nombres de autores y de obras, de datos y de fechas y se comprenderá fácilmente el final negativo a que conduce este absurdo proceso. El esfuerzo memorístico que el sistema impone al alumno acaba indisponiéndolo con lo que en sí es la expresión más profunda, más amplia y más genuina del espíritu del hombre, y deformando, además, un juicio valorativo sobre la aportación máxima española a la cultura universal. Este tradicional desprecio por la Literatura es la principal causa, por cierto, del asombro que experimentan, rayano en la atonitez, muchos de los profesores españoles contratados para explicar cursos de Literatura española en las universidades norteamericanas, por ejemplo. Se han encontrado con que los muchachos de aquel país se disponían a estudiar nuestra Literatura con las obras en las manos, para ser leídas, discutidas, comentadas y concienzudamente analizadas, de modo y manera que cuando hablan de La Celestina o del Quijote no citan unos títulos a los que aplican un comentario sucinto- -de fichero- sino que aluden a algo que conocen muy a fondo, que les es familiar y que forma parte muy estimada de su acervo cultural. Y lo mismo ocurre cuándo estudian a Lope, a Calderón, a Garcilaso, a Galdós, a los autores del 98 o a los contemporáneos, porque allí no se desdeña, antes al contrario, la producción literaria española de nuestros días. El gran apuro de estos profesores frente a las exigencias de sus alumnos norteamericanos se ha producido precisamente cuando se tocaba este último período de nuestra Literatura, por carecer de material adecuado y suficiente -bibliografía, monografías, estudios críticos- -y se veían obligados a improvisarlo sobre la marcha. -A todo esto viene a añadirse ahora la amenaza, todavía imprecisa, pero que ya ha motivado una voz de alarma en las páginas de este mismo diario, de que va a ser suprimida la enseñanza de la Literatura en el Bachillerato científico. Si la inquietud de Guillermo Díaz- Plaja, que ha provocado el comentario de José Manuel Blecua, llegará a convertirse en realidad, se cometería, a nuestro juicio, uno de los más dolorosos y brutales atentados contra la cultura en nuestro país. ¿Por qué volver así la espalda y renegar de todo aquello que más nos honra y califica en el mundo? Además de todos los argumentos que Blecua aduce en defensa de nuestra Lengua y de nuestra Literatura y de otros muchos más que no le caben en su trabajo por la índole del mismo, podría preguntarse: ¿Qué mal han hecho nuestros escritores para merecerse esa excomunión civil? ¿Es que se habla tanto del espíritu porque de lo que se trata es de lapidarlo? ¿Verdaderamente nuestra sociedad ha caído tan bajo que ya no quiere hablar ni pensar en idioma noble sino mediante jergas sincopada -y bastardas- -de. puerto, bar o camping Tan grave es la amenaza que no pasamos a creérnosla. Sin embargo, bueno es que se toquen las sirenas de alarma por si acaso, por si andan todavía por ahí yangüeses que quieran repetir su hazaña. POLÍTICA Y SOCIEDAD EN EL PRIMER UNAMUNO De R. P. de la DEHESA Por Gonzalo FERNANDEZ DE LA NORA Madrid, 1956, 208 págs. Ed. C i e n c i a Nueva, R AFAEL Pérez de la Dehesa, docente a 19 G 0 falta en el pensamiento social de en la Universidad de Berkeley, está Unamuno... la llamada a una total colecexplorando los orígenes del noven- tivización de los medios de producción tayochismo. Después de su estudio en tor- Admite nuestro autor que Unamuno era no a Costa, nos ofrece éste sobre Unamu- librecambista u antidemocrático aunno y anuncia otros sobre los años juveni- que liberal. Niega que fuese propiamente les de Azorín, Baraja y Maeztu. El campo anarquista y lo califica de enemigo feahora acotado es tan sólo el de las ideas roz e incansable del bizcaitarrismo políticas, sociales y estéticas de Unamuno De la Dehesa sintetiza su estudio en la entre 1894 y 1904 aunque la verdad es tesis de que, durante el periodo acotado, que a la estética apenas se consagran unas el pensamiento de Unamuno refleja una páginas alusivas, de donde resulta que el lograda síntesis de la ideología socialista verdadero objeto de esta europea contemporánea monografía es e pensay refuta el tópico de la miento político del escriausencia de un pensator vasco en la década miento- socialista espade su primera madurez, ñol Al propio tiempo, es decir, entre los treinnuestro autor cree que ta y los cuarenta años. la aplicación del método rigurosamente cronoPrescindo de los exlógico por él practicatensos comentarios del do, hace que gran núautor sobre la política de mero de las supuestas la época, para ceñirme contradicciones de Unaa las conclusiones acermuno desaparezcan jr ca del protagonista. Tosea posible reconstruir do gira en torno al souna linea doctrinal cocialismo de don Miguel. herente En 1894 Unamuno ingreso en la Agrupación EN EL PRIMER Socialista de Bilbao, a la que perteneció hasta los primeros meses de Gran parte de la ex 1897 Su órgano oficial posición, se apoya sobre era el semanario La los 158 artículos que Lucha de Clases en el nuestro autor da como ÍRAi- AEL PER 1 ÍZ ¿DEHESA que colaboró Unamuno seguramente unamuniadesde su primer número. nos. Ahora bien, tal Fue, además de fundaatribución me parece dor, protector, puesto que había adqui- muy problemática en numerosas casos. En rido dos obligaciones del semanario de algunos se puede decir ciertamente que la veinticinco pesetas cada una. Publicó en atribución es infundada, por existir textos él dieciocho artículos firmados; pero De la que expresamente la desmienten. Ejemplo, Dehesa da como unamunianos, por lo me- con los numeres comprendidos entre el 14 nos, 158. La mayor parte de estos traba- y el 20 de su lista, De la Dehesa da como jos ven la lus entre octubre de 1895 y abril unamunianos siete artículos publicados ende 1897. De la Dehesa los clasifica en tres tre el 1 de abril y el 31 de agosto de 1895. grupos que se corresponden con otras tan- Ahora bien, en una carta de 22 de noviemtas etapas ideológicas. Un primer período, bre de dicho año dirigida por don Miguel hasta el 31 de octubre de 1896, de la má- a su amigo Múgica, se lee lo siguiente: Yo xima ortodoxia marxista un segundo pe- no he escrito en la Lucha de Clases nada riodo, hasta el 10 de abril ds 1897, de cla- desde abril hasta principios de octubre. ra desviación y un tercero en el que se ¿En cuántos otros casos se ha equivocado acentúa la divergencia. El momento de in- De la Dehesa? Me temo que en bastantes, flexión se encuentra, según De la Dehesa, lo mismo en un sentido que vn otro, Por en el articulo Signo de vida (31- X- 96) ejemplo, el articuló editorial del número que los editores publicaron con iniciales del 11 de dUAembre es de Unamuno, quien por considerarlo doctrinalmente poco se- así lo reconoce también en otra carta y, guro, lo que provocó una violenta reac- sin embargo. De la Dehesa no lo recoge. ción de Unamuno y el primer choque Estos y otros fallos documentales se depersonal con los dirigentes del partido ben, no sólo a que nuestro autor no ha Hasta aquí los hechos externos. Pene- ¡lecho una critica textual verdaderamente tremos en el fondo doctrinal. ¿Era Una- rigurosa de los trabajos anónimos, sino a muno un marxista? Según De la Dehesa que no ha manejado el epistolario de Una conocía efectivamente a Marx de una muno con Múgica que es, en mi opinión, manera profunda, y profunda fue también una de las fuentes más importantes para la huella que sus doctrinas dejaron en su este período. pensamiento... A partir de 1894 Jas citas La cuestión del marxismo de Unamuno de Marx son casi continuas en sus colaboraciones socialistas, y frecuentes en otro $i mportante. ¿Conocía efectivamente, tipo de escritos De la Dehesa, después de río Miguel a Marx de una manera proexponer la adhesión de Unamuno a la pro- junda como afirma De la Dehesa? Por piedad comunal de la tierra, afirma que lo que se refiere al periodo por él histoen el escritor vasco a diferencia de agra- riado, tal afirmación es insostenible. ¿Por ristas como Costa o Georges, este problema qué? Por la sencilla razón de que, según no era sino un aspecto de la necesaria confesó el rector salmantina a Múgica, colectivización de todos ios medios de pro- leyó el primer volumen de Das Kapital ducción No obstante reconoce, luego, que en el verano de 1897, y no hay noticia de en los años inmediatamente subsiguientes que concluyera la lectura del segundo. Como supongo que manejó la edición de íPasa a la pág. 4. de Mirador. ELJOCIAOSTA UNAMUÑO