Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. M A R T E S 4 DE O C T U B R E DE 1966. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 81. ESPECTÁCULOS EL BAÑO DE U S NINFAS EN EL TEATRO MARQTMA ¡INAUGURACIÓNDE LA TEM- f I PORADA EN ELESPAÑOL Anoche se inauguró la temporada s oficial en el teatro Español, con la representación de la tragedia de Miguel de Cervantes. Numancia en ocasión del 350 aniversario de la muerte del gran escritor. Un numeroso reparto de actores profesionales v del B. E. M. encabezado por Carlos Lemos, Arturo López, José Luis Pellicena, Pilar Muñoz y María Rius, interpretó la tragedia con un gran respeto al texto cervantino, en un gran decorado de Francisco Hernández y según figurines de éste. Carmeló Bernaola subrayó los pasajes dramáticos de la obra- co- n sus com- ü pases de música generalmente concreta. La dirección de Miguel Narros carga el acento en la lentitud v la solemnidad trágica de los acontecímientas. El público siguió respetuosamente la representación y aplaudió al final de los dos actos. Algunos silbidos intemperantes de las localidades altas fueron sofocados por gritos y bravos de otro grupo de espectadores. Mañana publicará ABC él comentaño crítico de este estreno. Tiene Gutiérrez Caba, Pedro- Porcel y Milagros Leal, Intérpretes, y Joaquín Calvo Sojtelo, autor, de El baño de las ninfas Teatro Marqüina: Titulo: El baño contribuye a dar veracidad a la acción, esde las ninfas Aíitór: Joaquín Calvo pecialmente cuando ésta se desarrolla enSotelo. DireccíóniVictor Andrés Ca- tre monjas. Irene Gutiérrez Caba y Milatena. Intérpretes: Milagros Leal, Ire- gros Leal sostienen con pulso seguro sus ne Gutiérrez Caba Alba, Pedro Por- dos personajes monjiles, bien trazados auncel, Amparo Gimeno, Marta Puig, María Luisa Arias, Joaquín Roa, Olvido Rodrigues, Luis Cuesta, Sergio Mendisábal y Manuel Soriano. Decorado: Emilio Burgos. Partir de una situación absurda, inadmisible, no es cosa nueva ni mucho menos recusable. Hay toda una corriente literaria y humorista que se basa en tal punto de partida, desde los diálogos del famoso Don Venerando originario del humor italiano de los años treinta, a los cuentos de Marcel Aymé, para no citar más que dos de los polos sobre los que gira el género. Lo que ha de exigirse el autor que concibe su asunto partiendo de un absurdo, de una cosa inverosímil, es que todo se suceda después con una lógica irreprochable. Si lo consigue, todo adquiere entonces un aire de realidad nueva, irrecusable. Esto es lo qne hace Joaquín Calvo Sotelo en El baño de las ninfas Admitida la situación de principio, los hechos se suceden en una concatenación lógica hasta el final de la obra, que en rigor no lo es, sino el comienzo de un verdadero problema: el de tener que decidir si la superiora de las monjas aceptará la. grave complicidad que se le brinda o afrontará la verdad con todas sus consecuencias. Hurtar esa solución es, por parte del autor, una astucia o una falta de valentía. ¿Insinúa que la monjita va a encontrar que el peso de los millones es más grande que el de la honestidad? Pfidro Hurtado, Antonio Garisa y Marisol Ayuso, intérpretes de Este cura estrenada en el teatro Alcázar Hasta llegar a esa duda, a esa sospecha, Calvo Sotelo se divierte pintando con aforTeatro Alcázar. Titulo: Este cu- del teatro es recoger, fijar, dar testimonio tunado diálogo y levé trama las pequene 1 ra Autor: Alfonso PásoX Intérpre- del tiempo eñ Qué vivía el escritor Sin Mfces de la vida conventual de todos tan conocidas; Tiquismiquis, curiosidades femetes: Antonio Garisa. Pedro Hurtado. gar n lapedanteria de las citas coñeretás, ninas, laminerías inocentes, haciendo un Mari Sol Ayuso. Isabel Pratías, Gre- bastará recordar que muchas de las piezas bordado claro y risueño sin trascendencia gorio Valero José Albert, María Vic- más grandes del teatro, desde los griegos a y adornándolo con toques de humor, de toria Clavero. Manuel Brieba, Ma- nuestros días, están empedradas de alusiomínima sátira, Se stíperfíciar e inocentones y referencias a hechos, a veces muy nuel Luque y Antonio Cerro. na critica política incapaz de arañar la menudos del tiempo en que fueron escritas. pulida, superficie Je. nuestra; organización Digo esto para no sumarme a quienes ae oído frecuentemente afear a tos ausocial o estatal. ASÍ se le queda la come- tores teatrales el uso de alusiones a suce- censuran concretamente a Alfonso Paso dia en una bbra de entretenimiento cuan- sos, dichos, anuncios, costumbres de fla- su constante apoyatura en las menudencias do ahondando más podría: haber llegado grante actualidad Yó -y creo necesaria es- contemporáneas. Stn ellas, la pintura, casi a alturas de verdadera crítica social. ta mínima- declaración: de principios- por siempre violenta caricaturesca, -que hace La excelente interpretación conjunta el i contrario, pienso que un valor positivo de personajes y problemas, resultaría abs- que rigurosamente establecidos dentro del tópico mil veces repetido. Pedro Porcel da naturalidad a su personaje sin permitirse ni el menor exceso grotesco, y esto es gran mérito por lo propicio que el papel es a deslizamientos. Joaquín Roa sirve con propiedad su más breve cometido y entonan el telón de fondo todos los demás, pulcramente. Tal vez sin darse cuenta, Calvo Sotelo ha rozado un gran tema, el de la transformación mental de un hombre, sin advertirlo. Tal vez lo ha soslayado. Pero ahí sí que existe la posibilidad de una buena pieza teatral. -Lorenzo LÓPEZ SANCHO. ESTE CURA EN EL TEATRO ALCÁZAR