Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G. SÁBADO 10 DE ÍSEPTIEMBK. SÍ DE 1956. EDICTON DE LA MAÑANA. PAG. 63. ESPECTÁCULOS ¡QUIERO VER A MIUSOV! PIEZA DE MECANISMO, EL TEATRO CÓMICO ÉSTREHO DÉ Í A DAMA DE MAXIM EN EL TEATRO ESLAVA Anoche comenzó la nueva temporada en el teatro Eslava con la presentación de la nueva versión de la famosa obra de Feydeau, La dama de Maxim escrita por Conchita Montes y realizada bajo la dirección de Luis Escobar. Conchita Montes es la figura principal, acompañada de José Sasatornil, Carlos Casafavilla, José Luis fferedia. Lola Galvez, Mario Alee. Ricardo Merino, Manuel Galiana y una cohorte que llegaba hasta los veintinueve personajes sirvió con absoluta eficacia el gracioso enredo de la comedia, arrancando frecuentes carcajadas a los especia- dores y grandes aplausos al final dé los tres actos. La presentación, la puesta en escena y los decorados, perfectos de gusto, constituyen una atractiva evocación de la bellc époque en que la obra tuvo su apogeo. Mañana publicará A B C el comentario crítico de este estrenó. comedia una corva matemática y se cierra graciosa y armoniosamente en la escena final. Y todo eso es un proceso casi científico de finalidad cómica. Convertir a los hombres en muñecos, hacerles repetir mecánicamente una serie de actos, es un procedimiento cómico de alta calidad psicológica. No descubro nada. Bergson ha tratado esto en La risa con rigurosa exactitud. Viendo ¡Quiero ver a Miusov! aun en la imperfecta Versión española, nos abre amplia ventana a un país desconocido en el que descubrimos que existen clases sociales: el famoso que no necesita requisitos legales para entrar en una Casa de Reposo elegante y el vulgar trabajador al que se le pondrán obstáculos insalvables, sin hablar del precio enorme y prohibitivo; en el que se critica libre y agudamente el exceso de rigorismo burocrático y la papelomanía de que tanto nos quejamos Ios viejos países occidentales; en el qué existen señoras Ociosas y ricas que necesitan forjarse aventuras imaginarias paira encontrar emoción y sabor en la. vida, etcétera, etc. Es decir, viendo esta comedia advertimos hasta qué punto la Rusia antigua, la nueva Rusia comunista, sigrue siendo en muchos aspectos un país occidental y de mentalidades capitalistas. Los personajes se mueven mucho, actúan desenfrenadamente, hablan bastante y burla burlando nos muestran unos caracteres que, pes a la desorbitación intencionada que sufren, se parecen mucho a los de los cuentos de Chejoy. Como ellos son apasionados, irreflexivos, propensos a los grandes movimientos del ánimo, como el terror, el autoerigaño, la prevención; y la confianza. Saltos bruscos, increíbles, pero propios del alma eslava si hemos de creer a Chejov, a Xurgruenef Dostow. Así pues, nos encontramos más bien que ante una pieza recusable, ante una obra ue se despega de nuestros hábitos de lo cómico, pero que vista con despierta atención revela muchas cosas que tienen interés. No se ha equivocado, a mi juicio, Fernán Gómez, al traerla, a nuestra escena. Quizá no ha logrado matizar, graduar, el torbellino de la acción, que exige una aceleración progresiva, enloquecedora. Esas puertas que se abren y cierran deben ir ganando en celeridad. l s portazos, en contundencia. Lo que se ñic en rapidez, el tono, en intensidad. Hay que dirigir esta comedia casi con batuta, musicalmente. Dirigida así es como st ve su carácter dé gran trompo de música que gira, gira y llega a dar la visión absurda: de un mundo fácil de deslizarse de la normalidad a la yeski. locura, Antonio Casal, Mari Paz Pondal, José Orjas, Margot Cóttens y Rosario García Ortega, intérpretes de ¡Quiero ver a Miusov! Teatro Cómico. ¡Quiero ver a el marido de Klava, la heroína tractorista, Miusov! comedia en dos partes. -al ser puesta en contraste con la verdad Autor Valentín Cataiev. Adaptación que produce la llegada de Klava. desenfrancesa, M. G. Sauvajon. Traduc- cadena un riguroso mecanismo de errotor español, Juan José de Artéche. res, interpretaciones equivocadas y situaIntérpretes: José Orjas, Isabel Hi- ciones ilógicas qiie van creciendo en intendalgo, Margott Cottens, Antonio Ca- sidad, acelerándose en- un ritmo de continuo crescendo hasta llegar a un dessal, Emilio Menéndes, Rosario Garr cía Ortega, María Pas Pondal, Mari- enlace rápido, casi instantáneo. Tiene la sa Paredes. Manuel Tejada, José Montijano, Pilar Bienert y José María Asensi, en un decorado de Burgos, realisado por Manuel Lopes. Los públicos de estreno aplauden casi siempre. Salvo en raras ocasiones, son públicos domesticados. Anoche el que llenaba Tabacalera, S. A. la sala del teatro Cómico aplaudió bas- oposición para proveer, convoca concursocuarenta plazas tante al final de la representación ¡Quie- aspirante? a Oficiales A i5 f; de de ro ver a Miusov! Antes había reído en la misma, dotadas c o n un sueldo base diversos momentos y hasta aplaudido con anual de sesenta y cinco mil pesetas, más fuerza un mutis de Orjas. Sin embargo, todos la comedia no había gustado a la mayoría en la los restantes, emolumentos señalados y eso era fácil dé advertir observando a sonal Reglamentación de Trabajo del perde esta Compañía y Convenio Colos espectadores. lectivo Sindical en vigor. De los diversos procedimientos de comiLos requisitos para e ingreso, él cuadró cidad que el escritor tiene a su alcance, de condiciones mínimas establecido y el en España, el que goza de mayor predi- programa de las materias sobre las que camento es el verbal: el chiste, el retrué- Versarán l o s exámenes correspondientes cano, la expresión popular colocada con sé hallaran expuestos en é l tablón de desgarro, hacen reír, divierten. La situaCentrales la ción cómica también tiene eficacia entre anuncios de las OficinasMadrid, en de de Comnañía, Barpuillo, 5... nosotros, pero es menos frecuente porque la Representación en Barcelona, c el Guaes más difícil inventarla, producirla. Que- dalajara, 3 y 5, y en los de las restantes da un tercer procedimiento: el mecanismo. Representaciones provinciales de esta EmEste es el que utiliza Cátaiev y. por lo O visto, anoche no cautiva al público estre- presa. nista madrileño, Madrid, 7 de septiembre de Í 966. -P. el Cataiev está en la escuela de Feydeau, secretario general. Fdo. Luis Clemente de aunque carezca de la enorme capacidad de éste para el diálogo desorbitado. El francés, autor completo, juega con los tres grandes elementos de lo cómico: la situación; el diálogo y el mecanismo. Cataiev en la obra estrenada ayer, se limita estrictamente a una mecánica de gran precisión en la que se muestra impecable. En la versión francesa, que yo vi la temporada p a sada en París, el diálogo tenía una expresividad cómica de la que aquí ha sido despojado por el traductor español, que ha sacado su texto no del ruso, sino del. franFUENCÁRRAL 4 cés, y esa limitación, esa pobreza del ele mentó verbal es la causa mayor dé esa cierta fatiga que la pieza produjo al público la noche del estreno. Pero, aunque yo disienta de otros coINSTALACIÓN mentarios, aunque me quede en vulnerable m i n o r í a diré que ¡Quiero ver a MiusovJ es un alarde de difícil, precisa de jardines con gran belleza. y eficaz construcción cómica Una sola mentira, la ave ñice SSa tsev CUS Í 1 Q para Templetes, cascadas artificiales Denetrar en la Casa de Reposo afirma ser SÍVABJD 359 50 81 S. A, Diego. 1- Lamparás ELS CLOXX La interpretación dé la pieza no es cosa de personajes, sino de conjunto. Sj los actores logran sti fusión por medio del tnoviniiento, -la interpreíacióij es buena. Lo