Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DISCO GIRA Sandie Shaw, la famosa cantante de los pies descalzos, máxima atracción del III Festival Internacional de la Canción de Nicola di Barí, con el trofeo otorgado por la Crítica como intérprete de la mejor canción extranjera: Ti chiedo in nome dell amore ¿Por qué no? si todos se caracolean a caracolearme me voy Así llegó el amigo Rufo al III Festival Internacional de la Canción de Mallorca. ¡Qué cosas vio! jY qué cosas escuchó! En primer lugar- -buen catador de horizontes abiertos- -observó que el locai era insuficiente, pequeño. Que allí no podían- -ni por el precio, ni por la capacidad- -entrar sus m e j o r e s amigos: los jóvenes. Pero qué importa la juventud- -le dijeros- -si aquí de lo que se trata es de cubrir cuantiosos gastos. Y Rufo, acostumbrado a meditar en solitario, pensó: Claro, claro, es natural. Por eso la mayoría de los componentes del jurado son persoi ñas económicamente relacionadas con la canción. Editores y disqueros dispuestos a defender sus canciones por eí método más eficaz. Pero... ¿cuál será ese método? ¡Qué poco sabía el pobre Rufo de estas cosas! ¡Y quién le mandaría meterse a caracolear! En estos casos, amigo mío, como los jurados interesados no pueden votar por sus canciones, lo que procede es cargarse las que puedan hacer sombra. Las mejores, Rufo, las mejores. ¿Pero, entonces, la calidad... ¡Ay, inocente pescador, qué cosas dices! No ves que ya están eliminadas casi todas las que tienen eso que tú llamas calidad: la italiana Ti chiedo in nome dell amore la francesa Jtfotre moulin du bonheur tú mismo y tu compatriota española ¿Y sabes que vi? -Bueno. ¿Pues sabes lo que veo yo? -No lo digas, Rufo, no digas nada. Que vosotros la gente de mar adentro sois muy bestias. Estáte tranquilo, porque no todo van a ser intereses comerciales. Alguien hará justicia. Y asi fue. Mientras el jurado del festival deshojaba la margarita del si y del no, del tú me das y yo te quito, de las componendas y los cambalaches, otro jurado, sin más intereses que los artísticos- -el jurado de la Crítica musical especializada- -otorgaba dos primeros premios. Uno a la mejor canción extranjera: Ti ehiedo in nome dell amore interpretada por Nicola Di BarL Y otro, a la mejor canción española: Rufo el pescador de Manolo Díaz, interpretada por Massiel y Manolo Pelayo. ¿Qué decías, Rufo? -Nada, nada... Que el tiempo tiene mucho valor. Y no dijo más. Se fue. Se marchó contento y cantando. Con el mejor premio. Como un señor. Y... En la fiesta del pueblo, la del pescador, Rufo sigue bailando desde que amaneció. Las mujeres se ríen, los hombres también gritan, cantan, beben y comen muy bien. A nosotros sólo nos queda expresar nuestro agradecimiento a la Comisión Organizadora del Festival de Mallorca por las muchas atenciones recibidas y a su presidente el señor Galmes, todo un caballero Heno de buena fe y sanos propósitos, que afine para el futuro con la composición del jurado. Lo de este año es una experiencia que debe de servir para que en próximas ediciones del Festival tengamos: muy buena músícas amigos.