Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ÉfóEABOR JUICIO CRITICO El premio Isidre Bonsoms, de estudios cervantinos, ai coíombitno Ignacio Rodríguez Guerrero L Institut d Estudis Catalans de Barcelcna ha concedido en su décima convocatoria el Premi Isidre Bonsoms, destinado a galardonear el mejor estudio sobre las obras de Cervantes o sobre las novelas y narraciones de caballería y de aventuras que precedieron al Quijote así como sobre las que éste ha motivado 0 influenciado. El estudio que ha salido ganador en el concurso de este año trata de los Tipos delincuentes del Quijote y es original del Dr. Ignacio Rodríguez Guerrero, residente en Pasto (Colombia) Don Luis Martínez Delgado, cónsul da Colombia en Barcelona, recibió, en una reunión íntima, en representación del galardonado, y de manos del presidente del Instituí, el importe dsl premio, así como la medalla única que éste lleva aneja, con el busto de Cervantes y el escudo del Institut. No ha sido fácil la labor del jurado, que ha examinado las obras que aspiraban al premio- -formado por los ¡profesores Jordi Rubio y Pere Borugas del IEC, José Manuel Blecua, de la Facultad de Letras de la Universidad de Barcelona, A. M. Badia 1 Margarít, de la Academia de Buenas Letras, y Joan Ainaud, de la Junta de Museos- pues se han encontrado, al lado del estudio de Rodríguez Guerrero, con valiosos trabajos debidos a las plumas de Friedrich Sehürr, Ramón de Garcíasol y Juan Antonio Cabezas, entre otros. El Premi Isidre Bonsoms inició sus convocatorias en IBIS, hace exactamente cincuenta años, en ocasión del tercer centenario de la muerte de Cervantes. El Institut dEstudis Catalans lo instituyó en agradecimiento al ilustre procer barcelonés Isidre Bonsoms i Sisear, quien le había hecho donación de su magnífica biblioteca cervantina, una de las mejores del mundo, que actualmente se halla custodiada en la Biblioteca de Catalunya hoy oficialmente llamada Biblioteca Central El Premi Bonsoms se concedió por primera vez en 1921, y ha seguido convocándose con un ritmo quinquenal alterado únicamente durante los años inmediatos a la terminación de la guerra civil. El primer ganador fue Sir Henry Thomas, por su libro Spanish and Portuguese Romance oí Chivalry in the Spanish Península, and its Extensión and Uifluence abroad Le siguieron el Prof. Helmut Hatzfeld, con Der Don Quijote des Cervantes ais stilistisches. Kunstwerk el Prof. Mario Casella, con Analisi e interpretazione del Chisciote Joan Givanel i Mas y Gaziei con Historia gráfica de Cervantes y del Quijote el Prof. Constantin Marinescu, con Du nouveau sur Tirant lo Blanc Un accéssit fue concedido, en 1 S 48, a Miguel Querol i Gavaldá por La música en las obras de Cervantes A los autores nacionales, británico, alemán, italiano y rumano, ganadores del Premi Bonsoms, ha venido este año a sumarse, pues, un autor hispanoamericano. Esperamos poder ver pronto publicada su obra Tipos delincuentes del Quijote DE EL TIEMPO EN EL ESPEJO DE JOAQUÍN CARO ROMERO PREMIO ADON AIS 1965 E S E ha celebrado en el Ateneo de íádT 5 el juicio crítico del libro de poesías El tiempo en el espejo premio Adonais 1965, del que es autor don Joaquín Caro Romero. Formaron el tribunal: don Gerardo Diego, doña Concha Castroviejo, don Luis Jiménez Martos, don Diego Jesús Jiménez y don Antonio Iglesias. Presidió don Gerardo Diego, que concedió la palabra a doña Concha Castroviejo. Para la señora Castroviejo los espejos son algo mágico, con realidad propia. El libro le parece de gran riqueza interior. Preguntó al autor qué significado tenían para él los espejos. Contestó el señor Caro, que varió el título del libro lo menos una docena de veces, lo que más le interesaba reflejar era la palabra tiempo La obra trata del amor de un joven por una mujer mayor que él. Y para él el espejo es la mujer en la que se mira el poeta. Concha Castroviejo: -Sí, el tiempo está como detenido en los espejos. Habló a continuación don Antonio Iglesias Laguna. Libro con premio Adonais, y lo merece. Me gustan su intimismo, su claridad y el valor que da a lo cotidiano. Para mí el espejo tiene sentido de claridad. Es curiosa la vuelta de la nueva poesía al ritmo y a la rima. El poeta, en este libro, expresa lo que siente por la amada, haciendo de lo humilde realidad trascendida. Recordemos Mujer diaria uno de los poemas más acertados del libro. No se puede decir más con más sencillez. Lo que me ha extrañado es el poema final del libro, sobre una noticia de periódico: dos esqueletos fueron encontrados abrazados, denota gran amor y antiguo. ¿Por qué escribes poesía amorosa? Caro: -Es una constante en mí. Iglesias: ¿Algo muy ligado a los poetas del Sur? Caro: -Sí. Gerardo Diego: -Es interesante la opinión del poeta. Espejo, igual: mujer amada. Sí, creo que las mujeres se sienten esencialmente espejos. Añadió, que por orden alfabético tenía que intervenir, don Diego Jesús Jiménez. Diego Jesús Jiménez: -El poeta prestigia el premio. Libro que habla por sí solo. Me gusta el poema Por no desesperar tiene ecos de Neruda. Pero 1 último, el de los esqueletos, me parece desorientador respecto del resto. Para el poeta resulta hermoso haber amado Desde luego, él amor tiene más de pasado y futuro que de presente. El tiempo en el espejo revela noble, auténtico amor. El autor parece haber descubierto la semántica a la hora de la composición del poema. Se ha dicho que tiene influencias de Miguel Hernández, yo lo encuentro más cerca de Gerardo Diego y de José Hierro. Aunque, según Cabañero, la poesía es número eterno y no puede variar. Esta obra demuestra corazón, sentimiento, ¿por qué la quiebra del último poema? Caro: -Es la historia de un amor de principio a fin. Creo que ese poema le da fuerza. El poeta se reconoce en los esquetos encontrados en un condado húngaro, y les tiene envidia, porque su amor no puede durar así. No sabéis lo que os agradezco que hayáis leído el libro de punta a cabo. Intervino don Luis Jiménez Martos: -Venía en plan de defensor como miembro del Jurado y director de Adonais, pero veo que no es muy necesario que rompa una lanza, y a lo mejor el que hace de diablo soy yo. Se presentaron ciento cuarenta y tantos libros, y se le dio el premio a Caro, porque tuvo la valentía de salirse de la línea de los libros anteriores: es distinto y contracorriente. No es romántico, se dá cuenta de que no va a poder el poeta seguir amando, de ahí los esqueletos, a los que envidia. Pero voy a sacarle defectos: el eneasílabo le lleva a veces a una rima forzada. El libro tiene unidad. He conocido a Caro en Sevilla; a veces se gasta mil pesetas en mandar flores a una mujer; piropea por la calle, es a la antigua usanza. Y dirigiéndose al autor: ¿Has escrito después algo más dé poesía? Caro: -No. Sólo artículos. Jiménez Martos: -El amor es logrado. ¿Idealizas a la mujer? Caro: -Yo la veo distinta de como es. Concha Castroviejo: ¿Pero cómo puede ser que tú lo sepas? Gerardo Diego: -Yo creo que las mujeres siempre son un poco peores de como se las ve. Jiménez Martos (dirigiéndose al autor) -Y, además, a ti te tendrían que encontrar lo menos con 40 esqueletos. Me pareces un don Juan. Intervino, finalmente, don Gerardo Diego: El libro tiene un sentido especial: encanto, y como tiene encanto no puede dar toda su posibilidad, pero tiene poemas que incluiría en una antología. No cree en su adscripción a los poetas citados, sino a Manuel Machado. Y él poema final le parece admirable. No le gusta que se hable de intimismo sino de íntimo Rogó al poeta que leyera poemas. Caro, a petición del público, leyó- -entre otros- Mujer diaria Huele a tus besos la toalla Sabe a caricias el jabón... A mí el que más me gustó fue el de La sombra En resumen, con éxito. Concepción VIDAL