Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRIGAL DE LA VERA Madrigal tiene su puente romano. fuen ios turista eu cuanto ponen los pies en la localidad. En el orden etnológico la fiesta más importante de Madrigal de la Vera es la del Santísimo Cristo de la Luz, Patrón del pueblo, que se celebra jubilosamente, el tercer domingo de septiembre y como es tradicional no pueden faltar sus procesiones con los Ofertorios dé tos productos del campo en la plaza. La víspera hay fuegos artificiales, y cohetes durante toda la fiesta. Es imposible omitir el consabido espectáculo taurino. También se celebra en Madrigal la Pascua de Resurrección. Hasta hace muy poco- -el martes de Pascua- -se corrían los gallos y las cintas obtenía el premio el mozo que más cabessas de gallos arrancaba y más cintas cogía, montado a cabal. o y a galope. Las cintas eran delicados obsequios de las novias, y los concurrentes los quintos de turno, o sea. del año. En las tardes de Pascua se reunían los mozos y mozas- -éstas luciendo los preciosos trajes típicos -a comerse los horna- zos unos bollos de pan cocido al horno con chorizo, jamón, huevos y tocino. En la fiesta de Navidad se cantan villancicos por las calles, al son de pandeetas, hierros, castañuelas y zambombas. La artesama de este pueblo goza de justa fama por los primorosos trabajos y presentes de bordados de colores y deshilados en material y colchas, en tela de hilo. Existen varios talleres que envían a distintas poblaciones los trabajos artesanos, tan apreciados y valorados, E X C U R S I O N E S Madrigal está en la ruta del río Tiétar. Se llega al pueblo por la carretera de Madrid- Arenas de San Pedro- Madrigal- Plasencia y por la de Oropesa- Madrigal; todas las rutas hasta llegar a la localidad son turísticas. Anímate, lector viajero. Desde Madrigal de la Vera pueden hacerse gratas excursiones al embalse cacereño de Rosarito sobre el río Tiétar, enclavado a cinco kilómetros; a la avilesina Arenas de San Pedro y Cuevas del Cerro del Águila a 30 kilómetros; al parador de Oredos y al mo- nasterio de Y u s t i manso reposadero -como Unamuno di; siguiendo el vergel de La Vera. El pueblo está abriendo los OJOS ai turismo, animado por autoridades provinciales y nacionales que son secundadas por el Ayuntamiento, presidido por don Eusebio Vaquero Plaza. SVuto de ello es la inmediata construcción de un camping en las margenes de la garganta a un kilómetro de la localidad. Puede afirmarse que Madrigal de la Vera experimenta en estos momentos un cambio extraordinario. Su envidiable clima, nieves de. Gredos, e pra. hispánica gargantas truchas, fuentes, olivos, naranjos, flores. todo contribuye a que las perspectivas turísticas sean francamente esperanzadoras. Madrigal de la Veta es hoy una población en pleno desarrollo agrícola con afanes de superación y progreso. Sus últimas inauguraciones bien lo pregonan. Esta es, lector, la riqueza de la bella región de La Vera, que tanto admiraron TJunamuno y Mará ñon, V. G. M.