Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 17 DE FEBRERO DE 1966. EBíCION DE LA MAÑANA. PAG. 93. ESPECTÁCULOS ESTRENO DE ¿QUIÉN TEME A VIRGINIA WOOLF? EN EL -TEATRO GOYA EN MOGUEB, LOS NIÑOS QUE ASISTEN PUNTUALMENTE A LA ESCUELA VAN GRATIS AL FÚTBOL Moguer Huelva) 16. Entra a gratis para el fútbol a todos los que asistan puntualmente y con aprovechamiento á clase durante una semana es el premio que los maestros de esta localidad conceden a los niños en edad escolar. La medida ha tenido un éxito rotundo, pues, según informes acilitados por el magisterio local, la asistencia desde que se inició, este original procedimiento aumentó en un 30 por 100, y el estímulo en el estudió es muy notable, por lo que el Ayuntamiento dé Moguer, promotor de la idea, puede estar satisfecho por los rebultados obtenidos. Cifra. a lo que está bien, sino aplicarse a denunciar todo lo que está mal, si esa es una de las misiones del teatro, Edward Albee eS un genio. A este genio hay que interpretarlo. He visto pocos triunfos como el de este decorador, este traductor, este director y estos cuatro actores. Su éxito es el de la inteligencia, la voluntad, el estudio, el esfuerzo, el talento y la aplicación. Suspendiendo por una vez una norma de conducta, quiero decir que he visto interpretar ¿Quién teme a Virginia Woolf? en diferentes lenguas, a los actores más importantes del teatro mundial. Esta representación del Goya no tiene nada que envidiarles. Lo digo con alegría. La pareja joven, de actuación difícil y delicada, encarnada por Ricardo Garrido y una actriz que no recuerdo haber visto antes, Lolita Losada, oyó y encajó impecablemente sus personajes, a la vez- actores y testigos. Lolita Losada, especialmente, me pareció una brillantísima damita joven muy en su sitio. Y el dúo que lleva la batalla, Mari Carrillo y Enrique Diosdado, ofreció un espectáculo de inteligente entrega total, iosdadlo. fue creciendo, desde la Iraspa- rencia del teórico personajillo inicial hasta la densidad del hombre que. toma en ftis. masías la iniciativa de la lucha y tira de la obra hacia arriba. Mari Carrillo estuvo tierna, patética, terrible, infantil y, en todo instante, cargada de ondas de una eMiocionalidad tan intensa que era muy visible, al término de la representación, su fatiga física y mental. En cuanto a Osuna, supongo que su triunfo es el de muchísimas horas de ensayo y trabajo en el desesitrañaniienío de cada frase, en el engranar de cada vocablo, en ¡a escalada de la tormenta, en el primor y la minucia de c a d a efectoBien. El premio es una representación de primer orden. Y el legítimo orgullo de haber defendido sobre un escenario una de las obras más angustiosas, más polémicas, más agrias, -pero también más hermosas del actual teatro Enrique LLOVET. Ricardo Garrido, Mary Carrillo, Enrique Diosdado y Lolita Losada, Intérpretes de ¿Quién teme a Virginia Woolf? Teatro: Goytt. Título: ¿Quién luego, es una especie de antropófago que teme a Virginia Woolf? Autor: Ed- devora algo ¿Qué? Yo creo que la verward Albee. Traductor: José Mén- sión materialista de la vida, que condiciodez Herrera. Decorador: Mampasso. na el amor con el deseo de triunfar. La inDirector. José Osuna. Intérpretes: terpretación de la lucha por la existencia Mari Carrillo, Lolita Losada, Enri- que sacrifica ese amor al éxito material. El peso de un clima soñador que nunca que Diosdado y Ricardo Garrido. Violenta, fervorosa, dura, cruel irritan- acaba de concretizarse. Una gran tristeza. Un terrible desequilibrio. Un patético deste, admirable. ¿Quién teme a Virginia Woolf? de Edward Albee, es una obra consuelo. Albee ataca todo eso. Su no que sin duda alguna produce dos horas fecta, desde luego. Es larga. obra sólo es perNo por su y media de malestar, de inquietud, de có- dimensión, sino por el monoc. orde análisis lera y de horror. Pero creo sinceramente, de la situación matrimonial de una pareja. entre oirás cosas, que este demoledor baño que está verdaderamente enferma y que lustra! le deja a uno a la mañana, siguien- discute, anda, se pega y se medio mata te- -y con ese reposo estoy escribienáo- -como en una campana en la sensación de haber asistido a una an- un mundo irreal, como neumática, como un la gustiada explosión de amor; tan horrible microscopio, d e m a s i aen o platina de d magnificante. como tantas cosas muy horribles de nues- En ésas condiciones, la osadía del Albee tro tiempo, pero tan antigua también, tan puede parecer derrotista, cuando es la honda, tan importante como la de Romeo osadía de un valiente; puede parecer iny Julieta moral cuando es un puro gemido amoroLa literatura de hoy no tiene empaque so; puede- pare ser destructiva, cuando es, mejestuoso. Han caído y caen tantas bom- o quiere ser, una grave y triunfal operabas sobre las cabezas de los seres huma- ción quirúrgica. Si la obligación de los nos que los grandes mitos de la literatura jóvenes dramaturgos no es entonar himnos paternal han tenido que ser tan revisados como la física o la química de papá En los Estados Unidos esta reconsideración se ha gestado a través de una nueva y flamante sensibilidad orientada hacia algunos puntos de la verdad contemporánea exterior. Todo el teatro norteamericano importante puede encadenarse a ocho autores. Cuatro de ellos son casi clásicos: -Eugene O Neil, Thorton Wilder, Tennessee Williams y Arthur Miller- cuatro son Polígono Azca. Parcelas todo tamaño, asfaltadas, luz y desagües. jóvenes y están comenzando su carrera liParcelas carretera Guadalajara. teraria- -Jack Gelber, Jáck Ricnard. son, Interesantes. Arthur Kopit y Adward Albee- los cuatro primeros son conocidos de nuestro pú- Terreno industrial 2.000.OO0 pies, a 8 ptas. blico y los cuatro segundos perfectamente 155.000 m. 2, magnífico emplazamiento. desconocidos. No va a ser fácil digerir la 3, 4 y 6 hectáreas, junto carretera general, variante de actitud y sensibilidad que la a 9,40 pesetas pié. obra de estos hombres significa. 37.000 m 2 con tres carreteas asfaltadas. Y, sin embrago, entre el expresionismo Agua potable. Magnífico emplazamiento, de O Neil y el realismo de Miller, lo que 20 pesetas pie. esta nueva generación trae es un elemento 300 metros, carretera asfaltada y 1.600.000 no americano- 1 eco del teatro del ab? pies, agua potable, 5 pesetas pie. surdo- -qíie debe sonarnos a familiar, por- Junto a. factoría importante, 3,000.000 pies, que es rigurosamente europeo, además de a 5 un coraje inteligente, que puede sorpren- URBANO. Agua, pesetas. alcantarillado luz dernos por su aparente brutalidad, pero para 1.000 viviendas, 45 y pesetas pie. Venta que es, en verdad, heroico. Lq que hay total o parcial. al fondo de ese tremendo y brillantísimo d i á 1 o g ó de ¿Quién teme a Virginia Woolf? es macho amor, bastante sensibilidad, una hipercrítica conciencia del ab Plaza Cervantes, 13 surdo, un gran calor humano y un enorAlcalá de Henares- 293 03 92 me talento de escritor. Este escritor, desde Autocrítica Hoy se estrena en Eslava la comedia Bonaparte quiere vivir tranquiló de Forzano. El autor de la versión, José María Pemán, escribe: Sobre una traducción de Francisco Abril y el texto original de Forzano, hice un, arreglo o versión muy libre de la comedia de este último Don Jerónimo La he. titulado Bonaparte quiere vivir tranquilo Hace tiempo que tenía yo el deseo de dar un texto. mío al gran actor Paco Martínez Soria. En España se condena mucho a las gentes a ser crucificada en un solo objetivo. Uno es elocuente otro, ingenioso Martínez Soria es inevitablemente gracioso Pero la gracia- -con minúscula, como sal de la tierra, o con mayúscula, como sal del cielo- -es una dimensión del espíritu y del arte que no tiene por qué apocarse, en la pura facilidad y eL puro chiste. La gracia de Martínez Soria nos hace transitar de la carcajada a la sonrisa y de la sonrisa a la ternura y a la emoción. Si éste. fuese lugar y hubiera espacio,