Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 18 DE ENERO DE 1966. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 95. Los Angeles 15. La estrella cinematográfica Rita Hayworth ha presentado una demanda en la qus reclama 400.000 dólares- -24 millones de pesetas- -contra el escritor de Hollywood Joe Hyams. Riía acusa al escritor de no haber cumplido un acuerdo al que llegaron hace dos años para publicar un relato de la vida de la estrella. Joe Hyams está casado con la artista alemana Elke Sommer. -Efe. cena del segundo acto en que miró y oyó a María José en un estado de d e s l u m b r e miento que emocionaba, mientras la actrto bajaba sa diapasón, la pareja ma paréele rosar el peligro de la monotonía, qrae cas por cierto, el riesgo fie todos los intérpretes dé Anouilh. El aiaor, contado por ft autor Se Hornee y Jannette es n a e n fermedad. La misma que se llevaba a la muerte a ¡os románticos. Julieta Serrano, María Bus, Eugenio Navarro y Pabio Lastra completan el r e- parto. Navarro me pareeió, con mucho, el más brillante de ellos. Se acercó mejor al clima de la obra, ene estaba, por lo demás, conseguido con g r a n delic deza y sobriedad. Noté al público frío. Quizá los excesos moniujientaíistas estén estragando un poco el: gusto de- nuestros espectadores. Y, sin embargo, estas comedias de l e a n Anouilh son, verdaderamente, piezas entrañables e insustituibles, que ya no se pueden arrancar fla ¡a historia del teatro. Enrique LLOVÉTL. REPOSICIÓN DE NUESTRA NATACHA DE CASONA, EN EL REINA VICTORIA Nuestra Natacha no ha envejecido. Es José María Prada, Mana Jcse Alfonso, Julieta Serrano y José Luis Pellicena, intérpretes de Romeo y Jeannette Teatro: Valle Inclán. Título: sórdida e irreal- -dos actos de tratamiento Romeo y Jeannette Autor: Jean casi naturalista, un tercero de cuento da AnovÁlh. Decorador: Emilio Burgos. hadas y el cuarto- de vuelta al realismo- Traductor y director: José Luis a la vez lírica y grotesca, a la vez grave Alonso. Principales intérpretes: Ju- y cómica, a la vez rápida y mesurada, a lieta Serrano, María Rus. María José la vez caricatura! y entrañable. José Luis Alfonso, José Luis Pellicena, José Alonso, hábil adaptador y meticuloso diMaría Prada. Eugenio Navarro v Pa- rector, -ha hecho un serio esfuerzo con sus blo Lastra. actores. Están bien. Pero el humor chiJean Anojiilb. es esta espacie de clásica rriante y la poesía desolada de AnotiiSh, yo íHie escribe dramas románticos. Este gran sólo los sentí en José. María Prafla. Estos hombre de teatro, gran escritor, goe recrea, personajes- de Anouilh. se presentan: siemla, tragedia- Eurídice Aníígona -re- pre de golpe y no cambian después. Ei inelabora urnas, Dosíoiewsky, Giraadoax e, terés reside en ei conocimiento dé sus inclsisa. melodrama norteamericano, 1 re- reacciones. Como la frase es normalmente 1 Buncia a ía actualidad, se refresca siste- cserta y clara, la interpretación tiene que máticamente en Moliere, descansa a la tener an pimío de misterio. A mí me ha. sosafera fie Miravaux, repite frases de Mus -bría gustado, en Ufaría José Alfonso, menos set, persisnie los contrastes de Shaw, los energía salvaje y algo más de magia. Ríe desdoblamientos Se Firanáeilo y las mis- habría gustado en José Luis Pellioena meterios fie Clii áel; este Jean Amoüilh dice nos sonrisa, lucidez y- superioridad. Su peren Borneo y Jeannette que lo consoia- sonaje es un. pebre muchacho hipnotizado áor es llegar a algún sitio, ajunque sea al y receptivo. No tiene actividad. Le nasan borde de ía desesperanza Y ahí raiza ya cesas pero no las prov es, Salvo en la escon Kafka, con Saríre, cosí Camiss y con Malraux. Un universo así no se puede encerrar en pocas lineas y mucho menos a partir de una de las nuevas piezas negras -serie con veinte años justes encima- como Romeo y Jeaaaette JLa obra es tierna, dura y cerebral. Es ama versión mcderna y aludida del Se Paetus y Arria donde wn personaje muy familiar, en el teatro de Anouilh Luden marido enga- BOUTIQÜE DE TR! ñad o, sustituye, a la Vez, al cero griego y a la Mea fie la fatalidad, a través de un impecable ejercicio dialéctico de grande y fría calidad intelectual. Como en Eurídice la obra es ana exploración p rofülncla del contenido de nía. tdiánsnlo en qiiesísji por fin de temporada vértice es la vulgaridad, otro ¡a exce m Trajes- Jerseys- Faldas- Pantalones nalidad- y él. tercero, la- muerte. Así ¿jjl a JOKGÉ JUAN, 28- M A D R I D- 1 medida ue ícss héroes se reconocéis, se Ses (i i a a Velázquéz) cabren, se alinean y se acercan, todo les empuja hacia la muerte. La pasión, pues, estremece al espectador, lo- que pertenece, por derecho propio, a la gran estética de la tragedia. Naturalmente, este precipitado debe ser la resultante de una finísima preparación química. Si no se entienden- Required by International Com. bien I- os caracteres, todo queda confuso. Pero ese entendimiento comporta nn serio pany for Technical Manager. riesgo: la certidumbre anticipaSa de- que sólo existe una soJación final. Y ahí entra, -Experience of English and Spael escritor. Ahí entran las sutilezas, las nish sliorthand essential. caracterizaciones, las introspecciones, los silencios y los valores de la palabra. Ahí- -Good prospeets for future advanentra la literatura Por eso Eome o y Jeannette es la eíira ñs an gnrasi draiaacement. tHFfro, doblado ñor aa magnífico escritor. Es difícil representar esta obra. A la vea. -Cali 253 89 29 (686) ten mor alisadora como hace treinta años. Tan hábil i teatralmente, como entonces. Tan inocente como la noche de su estreno. Su ironía está en vie. A ratos, es un poco cursi, hoy como ayer. Pero el análisis de los fenómenos de la adolescen- Agustín Povedano, Pedro Osmaga, Naria Espert, N Antonio Ramírez y Victoria Rodríguez. cia está hecho con emoción y delicadeza. Por eso gana, con la perspectiva, el enorme caudal de entusiasmo dé las famosas Misiones admirablemente revelado en lá escena de la representación estudiantil. Por eso se desinfla la opción final de Natacha, entre su amor y su. granja, que es una alternativa literaria y heterogénea. Puede Que aún, en algún lugar, tenga validez nacional la batalla de los pedagogos nuevos contra los pedagogos viejos. Cierto que el nervio de la polémica juega a extremar las posiciones, pero sospecho que aún pue den aceptarse algunos de esos términos. Se hunde, en cambio, la historia de Marga, gue es puro melodrama topiquero, por otra parte rehuido en sus consecuencias. En resumen: se desvanecen los colores polémicos y se acentúan los teatrales. Todo esto debía saberlo muy bien Alejandro Casona. Los valores intactos de Nuestra Natacha son los que se acrecen e informan su teatro posterior. Los valores erosionados son los gue, más tarde, desaparecieron del cuadro de marcha del dramaturgo. Interesante ejemplo, de anal