Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 10 DE NOVIEMBRE DE 1965. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 91. LA VISTA DE LA CAUSA POR EL HUNDIMIENTO DE LA PLAZA DE LOS MOSTENSES, ANTE LA AUDIENCIA DE MADRID Los perjuicios ocasionados se valoran por las acusaciones en más de veinticinco millones de pesetas EL ARQUITECTO Y EL INGENIERO DE LA OBRA, ACUSADOS DE IMPRUDENCIA TEMERARIA. LA SEGUNDA SESIÓN DEL JUICIO ORAL SE CELEBRARÁ EN LA MAÑANA DE HOY Ante la Sección 5. de la Audiencia Provincial dio comienzo en la mañana de ayer la vista de la causa- instruida por el hundimiento de las obras de construcción del aparcamiento de la plaza de los Mostenses en Madrid, ocurrido el año 1962. Para evitar cualquier error en nuestros lectores, recordemos que, en las referidas obras, se produjeron dos hundimientos; uno, el que ahora nos ocupa, el primero, en el que no hubo que lamentar desgracias personales, y otrOj después, en el que se produjo la muerte de un obrero, por el que se instruyó también la causa correspondiente, en la que recientemente ha sido declarada firme la sentencia absolutoria que se dictó. En la causa cuya vista se inició en l- a mañana de ayer, en la que están procesados el arquitecto y el ingeniero de las obras aludidas, el fiscal ha establecido las conclusiones provisionales, que extractamos a continuación. El Ayuntamiento de Madrid, mediante concurso, adjudicó las obras de construcción de un estacionamiento subterráneo y elevado de automóviles, en la plaza de los Mostenses, al proyecto presentado por Aparcamientos y Urbanizaciones, S. A. siendo ejecutadas dichas obras por Construcciones Hispánicas, S. A. Para la parte subterránea se practicó un vaciado de tierras de unos ocho metros de profundidad por debajo del pavimento de la calle, que llegaba hasta la medianería de la casa número 10 de la Travesía de la Parada, continuando el corte, por el plano de dicha, medianería, desde la esquina hacia la calle. Dicha finca, de cuatro plantas, con buhardilla y bajo, fue construida en el año 1876, 3; su propietario solicitó en 1956 la declaración de ruina de la misma, que le fue denegada por el Ayuntamiento, el cual, m cambio, ordenó la realización de obras de seguridad y consolidación, pero ni se había concretado en qué consistían estas obras, ni llegaron nunca a realizarse. La medianería colindante con las obras del aparcamiento estaba constituida por un muro muy suelto con relación ál resto de la estructura y con cimentación insuficiente, debido a que, en el año 1945, se llevaron a cabo unas obras de adaptación del nivel de la calle, que rebajaron en tres metros la rasante de la calzada. El peligro que representaba para el edificio el vaciado de tierras lindante con dicha medianería era perfectamente previsible, lo que hacía exigible la adopción de diversas medidas de precaución, entre las que destacaba la construcción de un muro de contención que soportara la presiones del edificio. Ya en curso las obras, a partir de octubre de K 362 los vecinos de la, casa comenzaron a notar la aparición de grietas y crujidos que les Produjeron la natural alarma, por lo aue dieron aviso de ello a ambos procesados. Por su parte, la Sociedad- E. P. JE, S. a Id que por contrato le había enccnnendado la empresa concesionaria la realización del vaciado o excavación, dirigió, en 20 de noviembre de 1962, una carta al ingeniero de la obra, hoy procesado, manifestándole que, dadas las circunstancias en que se estaban realizando los trabajos, declinaba toda responsabilidad en caso de siniestro. Pese a ser tan evidente el riesgo, los pro- hay mucha diferencia. LUXINDEX se desíaea por reunir en s ¡todos fós elementes ríe organiza cien y uso personal condensadps en el mf Rimo volumen con el tnaxiítto dé utilidad. Las pestañas clasificadoras íe ¡levarán sin error ai dato que necesitar Pidafottotofta DiSESPA Genera! Oráa, 63 bis- MADRID- 6 DE VENTA EN LOS ESTABLECIMIENTOS DEL RAMO cesados no tomaron ninguna medida, de previsión, pues, aunque se construyó un muro, éste no se concibió como de contención, sino simplemente perimetral del aparcamiento, por lo cual se hizo de hormigón en masa, en vez de armado, de un espesor de cincuenta centímetros en general, y a veces de treinta en las hendiduras destinadas a alojar los forjados de los pisos, determinándose con todo ello su insuficiencia para contener el empuje de la medianería. Además, el repetido muro perimetral se prolongaba en el mismo plano hacia la calle, sujetando las tierras de ésta, que eran de relleno y descompuestas por galerías y conducciones que contribuían a empujar por sí mismas y por el peso de la fachada. Ninguna de estas condiciones fue tomada en cuenta por los procesados, que tampoco se enteraron de las condiciones en que se hallaba la finca número io- -o no hicieron aprecio de ellas- tan deficientes por su defectuosa cimentación y por su vejes. Por la insuficiencia del- muro, por la falta de- toda medida de precaución y por, la presión de las tierras, en la mañana del 23 de noviembre de 1962, sobre las doce y media, cedió el muro y se desplomó la fachada de la casa número lo, que daba a la plaza de los Mostenses, en el ángulo colindante con la excavación, llevándose dos líneas de balcones y. dos zonas menores de las dos crujías paralelas a éstas de otra fachada, así como una pequeña zona del muro tan repetido, que daba a las fincas números 8 y 8 bis de la Travesía de la Parada. Como consecuencia de este hundimiento parcial, al día siguiente de producirse, el Ayuntamiento declaró el estado de ruina inminente de la finca y ordenó su desalojo inmediato. El Ministerio Fiscal estima que los hechos referidos constituyen un delito de imprudencia temeraria del artículo óí en relación con el 563 del Código Penal de 1944, del que son responsables, en concepto de autores, los procesados, sin que concurran circunstancias modificativas de la responsabilidad, debiendo ser condenados al pago de una milita de cincuenta mil pesetas con arresto sustitutorio de cinco meses, y como responsables civiles del delito, al pago de las indemnizaciones correspondientes, siendo responsables civiles subsidiarios las empresas Aparcamientos y Urbanizaciones, Sociedad Anónima, y Constructora Hispánica, S. A. Los abogados de las distintas partes acusadoras privadas, letrados señores Vizcaíno, Núñez- Maturana, Rodríguez- Navarro, García- Ulibarri y Ruis de Velasco, formulan sus calificaciones provisionales en, forma muy análoga a las. del fiscal, siendo de notar que las indemnizaciones solicitadas por la acusación pública y por las particulares ascienden en total a más de veinticinco millones de pesetas. La defensa de los procesados, a cargo del letrado don Antonio Ferrer Sama, solicita la absolución de sus dos patrocinados. Comenzada la audiencia pública, algunas de las acusaciones y la defensa solicitaron la incorporación a los autos de determinados documentos, a lo que accedió el TriA continuación comenzó el interrogatorio del arquitecto procesado, que duró más de dos horas. Continuó la vista con el interrogatorio del otro procesado, ingeniero, también extenso, aunque no tanto como el anterior. Después se suspendió la sesión para continuar en la mañana de hoy. IM duración de este juicio ha de ser larga, pues ha de practicarse una amplia prueba testifical de más de medio centenar de testigos, más los informes de diversos petitosJécnicpsy jurídicos. J. M, A. Efl edificio en construcción calle Fuencaral, 126 y 128, con fachada y salida también a calle Alburquerque. Vendemos magníficos locales comerciales, diversas superficies. Indicadísimos comercios gran lujo. Información y planos: BKLGOftA. ALBERTO AGUILERA, 38, 1. número 9. J 3 e 6; a 8 tardes.