Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MáRTES O C T f B E E- BB- 1365. EMCÍ N BE los hombres de 1935 hasta Pierr MemlésFrance. Ni interesa esa defensa ni habría muchos que la hicieran, pero somos muchísimos más lo que entendemos- -y Dios haga que la juventud lo vea claro- -que en los paisas políticamente desarrollados, V- S. A. Suisa, Inglaterra, las Monarquías nórdicas, no existen precisamente partidos únicos; el ciudadano, él hombre política desea y tiene derecho a sentirse anténtí- I MAÑANA. PAG. 40. eamente representado- -corporativamente si se quiere- -en la potMea de su país, y es lógico que cuanto más poHñca sea la corporación, mejor representado se sentiré. Lo malo no es qvte el hombre vote, lo malo es que el hombre no sepa lo que vota o que vote simplemente para hacer demagogia; aunque cierto es también que se puede hacer demagogia sin sufragio univerSfflí. -Pablo MARTÍNEZ ALMEIDA. tto ESB 101 AGOBIO SEMÁFOROS PARA LA PLAZA DESALAMANCA En las cercanías de 1 píasa fie Salara a n e a existen varíes colegios Se uwsy BMiaerosa po- bJaeiér, ESíaáianiií, Una bueaa parte d los lüííos y niñas que a eiíos asista se vea obliga ios a eruza d f e i t s er la plaza fie Sa unasica. En 6 Una conferencia de José Larras es siempre cosa importante. La última su lección de apertura de curso del Instituto de España, ademes ás importante es ma obra maestra en su concreta y escueta fmandad histórica, pero con un conjunto poMtíeo digno de ion ñasire orador. Lo difícil, quizá, es captar por mé es poUUca la conferencia del señor Larras, M mostrarnos en su estudio del pensamiento de algunos prohombres destacados de nuestro liberalismo del sigío XIX y comienzos áel actual- -oreo rebordar me td tima fecha Que citó fue él amo 1335- -cómo esos sabios varonas, entre otros, Posada, Madartaga, Peres Serrano y el glorioso Ortega reaccionaron limpia, y dignamente frente a tas consecuencias áe te apUcacián para y simple del sufragio wtwersal, ka venido a rendir un servicio inestimable, en wm hora pwnéB a t juventud española, que tiene el deber de comenzar a preocuparse de te poWiea; pero deducir de la disertación de Larras, y como conciusiáíi de su estadio, que haya querido indicar un camino poWtico, seria grave y desorientadora equivocación. En primer lagar, porque comenzó uúvirtiénéo- nos que iba a áar lectura de la primera parte de un voittmmaso trabajo, que g i á pubUqws o áé a conocer oralmente en otra u oirás ocasiones; á la espera ituskmadd, por tanto, debemos quedar para sacar conchtsio nes. Es evidente, reo obstante, que del trabajo que nos expuso puede extraerse una primera lección que la juventud y los que no somos jóvenes, debemos aprovechar: la Se que todo extremismo, por ideal ti lógico y bien fundado que parezca, es criticable y pernicioso; y bueno es haeer resaltar que la rectificación, noble y honesta, se produce en los caaos que nos expuso en hombres liberales que no son menos liberales como consecuencia de sus rectificaciones; por el contrario, podemos estar seguros de que rectifican precisamente porque son liberales; es decir. Posada, Madariaga, Pérez Serrano y Ortega quedan después de sus crisis como más firmes y más seguros en su auténtico liberalismo. Por otro lado, si él límite histórico quedó en 1935, resta una importante labor de investigación o de simple curiosidad, o sí se quiere de improvisación: la de adivinar cuál sería la crisis actual en tan sabios e inteligentes varones si. por fortuna, los hubiésemos tenido eon nosotros en ÍBm, y hubieran podido expresarse como en JS 3 S; porque, desde luego, cierto que han sucedido cosas importantes para el demoifberalismo, pero mayores aún han acaecido para los demás sistemas, desde la desa arieión en la ignominia, hasta la evotttción, más o menos vergonzante, como está sucediendo én Rusia. Conforme con el comentario ée ABC del día 19, cuando afirma que difícil, sería hacer hoy una defensa del pluriparUdismo iümUado. Conformes todos, desde e! ia B existen Hi semáforos ití guardias y el por. el qae pasan los colegiales es atia vés raayer. Si M faid- necesita le un plan genera 3. áe siíasronisíaciín y esíabkeiaiieíito de semáforos, ganees eYiiiersíe ÍHÍ? en tanto no Heve a la práctica, habrá, tsue atender con especial interés a a? aelios puntos en las Que el a ciaeiite d lleg- ar más fácilmeiiíe. se ñé prevalencia a las más necesarias. Éí para traslaar- vomercio entre Huelm y Cédis, qw podría se de Buelsa a Cádiz, o viceversa, es ne- sermwy próspero en una ée las zonas más cesario pasar por SemMa. B decir, una dis- ricas ds España, se encuentra estrangulatancia aproximada de sesenta setenta do por la dificultad de comunicaciones. SefeMómetros, si existiera eomnmieaeión direc- rie ten gran progreso y una obra que se ta entre ambas capitales, se convierte en ganaría el encendido fervor de todos los más de doscientos. Hay una autopista pro- habitantes de aquella nona que se emprenyectada para enlosar Huelva con Cádiz. diera cuanto antes la construcción de una Boy también mwcfias autopistas- y carre- autopista para unir directamente a Hue toa Cááfe. Esta obra se verla completada teras proyeetméms en España. Pero, ew es- eon la también wotfecttída autopista entre pera ée %i m se ponga en préetica el Pian eon y Uuelva. Ctemerul ée Csrr term, p reoe lo lógico que Sifí Da la sensación de qae n Madrid cada Ma circulan meaos autobuses de transporte público, a Juzgar RQT las colas y las aglomeraciones míe diariamente se producán. Si mientras SSadjid érgee, su empresa de transportes en lagar dé ir hacía adelante va hacia ateas, como el cangrejo, entonces forzosaméate habrá tvté concluir que en unos años el transporte público será una farsa. Seros parece, no son sólo autobuses lo que faltan, sino también conductores. He aquí un problema al que es necesario poner urgente y eficaz remedio. Avergüenza comprobar como en París, en Londres, en Copeíihagua o en Estocolmo los transportes públicos funcionan a la perfección y a satisfacción de todos, o de casi todos. En Lisboa, por no citar sotó a ciudades fie países muy desarrollados, los autobuses se presentan ina pecables, no nan sido adquiridos de segunda mano, no despiden humos asfixiantes, consumen vea. gas- oil decente, están bien conducidos, sin impaciencias ni abusos, y abarcan suficientemente todas las necesidades urbanas. ¿Será posible que Madrid no pueda disfrutar de unos transportes públicos como los de Lisboa, no hablamos ya de los de Londres o Copenhague? Realmente, aunque en los dos últimos años se han hecho considerables esfuerzos para remediar las cosas, los once años del anterior Ayuntamiento convirtieron a la capital de España en la ciudad más ineómoda de Euro pa en orden a muchos servicios imprescindibles. económicamente más débiles. Las protes tas que recibimos son muchas y eso nos hace suponer que la medida tomada en este expreso por la Renfe no ha constituido un acierto. ue dispone este barrio. Resulta preferible vivi ren cualgaier pueblo de la Sierra, donde, al menos, se tiene la posibilidad de comunicar telefónicamente con el resto del vivir en cualquier pueblo de la Sierra, donmundo. AQUÍ, amén de las clásicas y ya normales demoras fie la Telefónica, si deseamos hablar eon cnalqnier punto de España, tenemos que desplazarnos más de cinco kHémeferos. Todos estos males, según decían, no era posible remediarlos por falta de líneas, aunque estaba en proyecto una central para este sector. Bien. La central ya ha sido construida. Ya ha sido, dicen, incluso inaugTirada. Así lo ha anunciado la Compañía Telefónica. Las instalacioEes y tendido de redes por todo el barrio está terminada hace tiempo. Pero... seguimos SÍE teléfonos. Aunque no compartimos el optimismo de los visaos del Barrio del Pilar sobre la posábtiMatt de eoiaaaieaxse telefónicamente con y desde los pueblos de la Sierra, aunque el? y í Sc 3 na de los telefones es señera! en toda España, sí creemos pae éste es on caso gTave, que debe solucioaarse cuanto EL EXPRESO MAMID- fiUÓH En el expreso de Madrid a Oijón se han suprimido los coches de tercera dase. Ésta supresión equivale de hecho a vm. aumeMo de tarifas para los usuarios mmim. contables v e c i n o s LOS TELÉFONOS del Barrio deí Pilar- -comerciantes, profesionales, trabajadores- -recibimos ana extensa carta, muy razonada, de la que reproducimos los siguientes párrafos a continuación: El Barrió del Pitar tiene Ix y una población de 25.000 habitantes, y dado el ritmo de construcción, se elevará a más de 100.009 en plazo brevísimo. Para comunicarnos con Madrid (las conferencias interurbanas son prácticamente imposibles, so pena, de trasladarse hasta la central telefónica de General Tagme, a cinco Miómetros bien contados) disponemos únicamente de oeho teléfonos públicos que, por su asueho servicio, están la inmensa mayoría del tiempo inutilizados. Llamarnos a nosotros o darnos un recado es materialmente isap sible. Si a esto se Ene el fine dichos teléfonos están situadas en los bares sae hay en los primeros bíosrsss sne se eoastrayeron, con graméfoa s públicos, raidos y eonversaeien s, puede nao hacerse una ligera Mea del servicio telefónico de A VUELTAS COÜ por antes.