Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 17 DE J U L I O DE 1965. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 51. EL GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DE MALTA LLEGA i t í Z S J S M A SANTIAGO DE COMPOSTELA PARA PRESIDIR LA I H S l r TM PEREGRINACIÓN AL SEPULCRO DEL APÓSTOL j S S s k ¿s Condecora al cardenal- arzobispo y al obispo auxiliar y otros miembros del Cabildo Santiago de Compostela 16. (Crónica de nuestro Corresponsal, por teléfono. El gran maestre de la Orden de Malta llegó esta mañana a Galicia. Al recorrer el trayecto hasta Santiago atravesó quizá alguna de las antiguas posesiones de la Soberana Orden Militar de San Juan de Jerusalén- -hoy de Malta- -en esta región, que perdió a causa de las leyes desamortizadoras. Estaban divididas en cuatro encomiendas, alguna enclavada en pleno Camino de Santiago, co- mo la de Puerto Marín, donde la iglesia de la Orden, pata; que rio quedara sumergida bajo, las aguas del pantano de Jielesar? ha sido trasladada 4i aee pfeco, salvándose así una dé las más preciadas joyas del románico gallego. Cuando fueron desamortizadas ya llevaban siglos las tierras de la Orden de Rodas- r- que también a s í sé llama- raf oradas a personas ricas y poderosas. Los; priores que ejercían aquí la autoridad de la Orden quedaron incorporados a importantes hechos de la historia de Galicia y a su literatura. El gran maestre, fray Angelo di Mogliana di Cologna, vino ya a Santiago en el Año Santo de, 1954 al frente de la peregrinación de su Orden. Fue recibido hoy en la estación por las autoridades regionales, pasó revista a la compañía que le rindió, honores y, acompañado del Infante don Luis de Bayiera y i Otros caballeros de la Orderi, se dirigió a tlá cripta del Apóstol, doftde oyó misa. Lúe- go, en el palacio, arzobispal, cumplimentó al cardenal Quirpga. Visitó después el Pazo del Fáramello, residencia dé don José María Vivero de Aguílar, quien ofreció un almuerzo íntimo al príncipe, ya que el señor Rivero de Aguilar es uno de los contados Caballeros de. Malta naturales del país. Fray Angelo di Mogliana volvió a Santiago, en cuyo palacio arzobispal impuso, -rJ cardenal, arzobispo, la Gran Cruz de Honor y Devoción de la Orden dé- Malta; la Gran Cruz con placa al obispo auxiliar, riionseñór, Novo. a Fuente, y c o n sendas encomiendas con placa a los canónigos más antiguos del Cabildo compostelario; don S. alustiáno Pórtela Pazos, deán de la catedral, y don Antonio Rodríguez Villasante, doctoral. Antes de la imposición, el gran maestr- e pronunció un breve discurso en italiano, en el que resaltó la vinculación de la Orden de San Juan de Jerusalén con Santiago. Respondió el cardenal Quiroga con otras palabras de gratitud, y alabó él gestó de los Caballeros, de venir a peregrinar á la tumba del Apóstol. El príncipe de Malta y el purpurado, con sus séquitos, se dirigieron a la catedral, en cuya capilla mayor el cardenal impuso a aquél la medalla de Hermano Mayor de la Archicofradía del Apóstol, apadrinado por don José María Rivero de Aguilar y por el secretario de la Archicofradía, don José Miguel Daporta. Terminado, el acto, el príncipe Di Mogliana admiró algunos aspectos de la ciudad monumental, marchando más tarde al Pazo del Fáramello, donde el señor Rivero de BOROBO. CONVENIO HISPANO- LUXEMBURGUÉS DE SEGURIDAD SOCIAL Aguilar ofreció una cena al gran maestre, séquito y Diputación española de la Orden. La Oficina de Información Diplomática ha facilitado ayer la siguiente nota: En la mañana de hoy. ha tenido lugar, eíi el palacio de Santa Cru 2, el canje de Castiella, y el embajador de los Países Bajos en Madrid, barón de Haersolte, corrió, representante de los intereses diplomáticos del Gran Ducado. El Convenio establece el principio da igualdad de derechos en materia de seguridad social para los trabajadores españoles en Luxemburgo y. para los luxemburgueses eii España con los nacionales res- pectivos. Quedan reguladas las prestaciones de los seguros de enfermedad, maternidad y muerte, invalidez, vejez y supervivencia, accidentes de trabajo y enfermedades profesio-