Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE CERO AL INFINITO CORTZS- CAVANILLAS UN TORERO NOVELISTA: Así este niño de Huelva, ha trastornado do eterno, lo que parece intocable, y le ha dado un aire nuevo Rafael DUYOS He aquí esta mescolanza imprevista de alegría y dejadez que es Antonio Borrero Chamaco on hombre con tara de chiquillo, perfumado por la m u has fragancias ide Hoelva y recamada so. ligara por k tienta poesía de Joan Ramón y (por los pregone de ios niños botijeros. Es muy importáosle la personalidad de este torero que ahora, va a lanzar ana novela a través del prestigio editorial de Lara, y que juega con 1 a Fama aóío cuando tiene humor o capricho. -Con el cero absoluto partió en su vida aventurera este chico grande, del nal dijo Duyos que es puro milagro de aire y sangre, sangre y viento. Y recuerdo en A B C una narración, por la ploma de Etehererry, evocando cómo Antonio Borrero se escapa de casa, por primera vez, a loa doce años con otro chaval que es novillero. Llevaban una peseta y inedia y un bollo de pan. Alcanzan Madrid y pasan hambre. Por torear subrepticiamente en una ganadería de i- eses bravas dan con os huesos, más tarde, en la (cárcel de Niebla. Consiguen escapar de la cárcel, y corren por los campoa toda la noche hasta Huelva. Chamaco tiene trece año Luego fugas, capeas por toda Andalucía, topes de tren, hambrea y fríos. Otra larga correría haista Madrid y un soldado le detiene n la estación de las Delicias. Dice Btcbever. ry que es por la noche y hay que demostrar que se va para torero ten un examen urgente de filosofía de las suenes y del tipo, a la luz de una hoguera o de una lámpara. Toma nn tren para rolver Huelva y en Manzanares la Guardia Civil le hace lujar. Aquel tren choca más adelante y hay numerosas víctimas. Chamaco prefiere el sol y el calor para torear, porque hay una memoria en 3 a sangre que recuerda que en aquella época hacía un frío horrible A los catorce años viste su primer traje de lunes en Huelva. Torea en las becerradas de noveles que organizó el. periódico Odrei Pero, ahora, tiene la palabra el torero- novelista que va a publicar El Apóstate y que dialoga conmigo, desplegando inteligencia e ingenio, de cara ai sol de jnlio en, la terraza de ese hipódromo aéreo que e ¡laura Barajas. AMONIO BORRERO CHAMACO Foto V. luco. -Dame tú, Antonio, tu propia, versión ie cómo iniciaste tu vida desde ese cero, Manco de luna, que iluminó tu fantasía. -Pues imagínate un chiquillo muy travieso, con los ojos abiertos a horizontes lejanos, una tremenda sed de aventuras y unas ganas locas de llegar muy allá, muy allá... y muy pronto. ¿Qué era y qué es para tí ei toreo? -Un arte heroico. ¿V qué es para ti torear? -Hasta hace poco la senda escogida para dar satisfacción a esos irrefrenables deseos de llegar muy alto. Ahora un bellísimo oficio del que estoy enamorado y en el que deseo alcanzar la perfección. ¿Cuando desplegaste ei capote por ve primera en una plaza? -En una becerrada celebrada- en Huelva, en 1950. ¿Cuánto tiempo fuiste novillero? -Cuatro años. ¿En aué ciudad tomaste bi alternaUva? -En Barcelona el 15 de octubre de 1956. ¿Quién, te la dio, y quién fue tu testig El litri y Antonio Ordénes. -Dime que traje de luces llevabas, cómo se llamó tu primer toro y cómo lo recibiste. -Me vestí de blanco y oro, como corres-