Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A D R I D MIÉRCOLES 16 DOS DE JUNIO DE 1965- EJEMPLAR PESETAS DEPOSITO LEGAL. -M. 13- 1958 DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO OCTAVO. NUM. 18.485 12 8 PAGINAS LONDRES DÉFICIT DE DIECINUEVE MIL MILLONES DE PESETAS EN LA BALANZA COMERCIAL El Gobierno intenia por todos los medios calmar los nervios d e los ingleses y d e l a Banca internacional AL MISMO TIEMPO, VUELVE A PLANTEARSE EL TEMA DEL DEBILITAMIENTO DE LA ESTERLINA Y DE LAS RESTRICCIONES DE CRÉDITOS Londres 15. (Crónica de nuestro corresponsal, por teléfono. El balance comercial correspondiente al mes de mayo, que ha sido publicado hoy, trae malos presagios. Vuelve a plantearse el tema. de la debilidad de la esterlina, de nuevas restricciones en los créditos y de muchas otras medidas para enderezar la economía británica, que no sale del período de convalecencia. Durante el pasado mes, las importaciones alcanzaron la supermarca de 501 millones de libras (85.000 millones de pesetas) En este período Inglaterra exportó por valor de 392 millones de libras (66.000 millones de pesetas) Queda un saldo negativo de unos 19.000 millones de pesetas. Esas cifras son dinamita política para el Gobierno. Han sido publicadas después de una serie de discursos optimistas del canciller del Exchequer. El primer ministro, que atraviesa una crisis de prestigio, esperaba dejar atrás la tormenta presentando al país un panorama risueño de la economía. En vez de bonanza se pronostica una temporada de otoño cargada de medidas impopulares. El Gobierno ha presentado ahora una serie de argumentos para tranquilizar los nervios de los ingleses y de la banca internacional. Las cuentas comerciales de un mes no marcan por sí solas la trayectoria de la balanza de pagos. Mayo fue el mes que acusó el impacto de la reducción del 5 por 100 en la sobretasa a las importaciones. Durante el citado mes atracó en los puertos británicos una armada mercante que estaba esperando aquella rebaja fiscal implantada el 27 de abril. La tasa actual es del 10 por 100. También se recuerda que la huelga de los obreros portuarios de Estados Unidos, a primeros de año, retrasó el envío de muchos cargamentos, que llegaron a In. glaterra en mayo. Durante ese mes el país tuvo gastos extraordinarios debido a la importación del material utilizado en los sondeos petrolíferos que se realizan por el mar del Norte. Más grave que el incremento de las importaciones es la baja en las ventas al extranjero. El mes de mayo se acusó una disminución valorada en 1.300 millones de pesetas. Las exportaciones constituían él capítulo más prometedor de la recuperación económica del país. Inglaterra sigue demostrando un extraordinario apetito para los productos extranjeros, reforzado por los planes de desarrollo industrial y por el alza de salarios. El inconveniente es que esas ganas de- buena mesa y buenos servicios están fuera actualmente de las posibilidades de la bolsa británica. Los sobresaltos económicos no sacuden a la mayoría del país, que sigue disfrutando el bienestar material creado durante los trece años de Gobierno conservador. Los laboristas subieron al poder con buenas promesas y buenos deseos de enjugar el desequilibrio crónico de la balanza comercial. Hasta el momento, no se puede decir que hayan realizado sus propósitos. El clima de alegría a la hora de gastar no se ha ardido. Haría falta un Gobierno bien asentado en el poder para decretar los inevitables reajustes de cinturón. Ahora cualquier ciudadano cree que tiene a su alcance unas vacaciones en las Indias occidentales, el segundo coche familiar y la piscina en el jardín. Aunque la cartera sufra anemia galopante debido al alza de precios, se busca la panacea de las compras a plazos y de los préstamos. Cuando el Gobierno menciona el cinturón del contribuyente, éste piensa que la austeridad supone ir a las islas del Dodecaneso en lugar de invernar en Jamaica, comprar el segundo coche de segunda mano en vez de un último modelo, y sacrificar la piscina por un invernadero para cultivar las semillas de los narcisos. Si el buen apetito se mantiene y las exportaciones no progresan, la libra pasará trances comprometidos. El Gobierno no ha recibido con sangre fría los resultados económicos de mayo y no anuncia reacciones desagradables con carácter urgente. Pero con el otoño vendrán los sustos. Es posible que se eleve el interés del dinero con el peligro de provocar un paro obrero grave o que el canciller del Exchequer recargue los impuestos sobre la gasolina, el tabaco, el alcohol y otras golosinas de la vida moderna. Gracias a las LA RECIÉN NACIDA, CRISTINA DE BORRÓN, SERA APADRINADA POR LA I N F A N T A DOÑA M A R Í A CRISTINA Y DON ALFONSO DE BORBÓN DAMPIERRE (Información en pág. 65) EN ESTE NUMERO EL F U T ü R O EUROPEO SIGUE DEPENDIENDO DE LA COEXISTENCIA RUSO- NORTEAMERICANA (Pág. 67) LOS SOCIALISTAS SON LOS VERDADEROS DER R O T A D O S DE LAS ELEOCXONES EN L A S REGIONES AUTÓNOMAS DE ITALIA 69) E X H I B I C I Ó N DE UN AVIÓN GIGANTE RUSO DE TRANSPORTE EN LE BOURGET (Pág. 70) HAS SAN II INAUGURA UN IMPORTANTE COMPLEJO QUÍMICO EN SAFI (Pág. 71) O Anuncíese en lodo el mundo por medio de la edición aérea semanal de A B C rectificaciones a vanguardia de este Gobierno, la cajetilla de tabaco cuesta 40 pesetas, y la botella de tres cuartos de litro de Valdepeñas arriojado, por encima de las 60 pesetas. Los Bancos mantienen ahora una guerra fría con la clientela. A pesar de que esos establecimientos ponen buen cuidado en exhibir sus balances anuales con capitales y reservas medidos por centenares de millones de libras y siempre en plan de crecimiento, el que solicita un préstamo de un puñado de esterlinas para empezar a comprar su casa sale con la cartera tan flaca como al entrar y con un folleto de regalo que refleja las prosperidades bancarias. Esa prudencia responde, como es lógico, a la política del Gobierno. Lo antipático es que el ciudadano que aspira a recibir 600 libras del Banco para comprarse el 1.100 de última hornada no consigue allí ni un penique y ha de tratar con las compañías de financiación de ventas a plazos, que cobran intereses de cosmonauta. Hasta ahora no disminuye sensiblemente la venta de coches ni de neveras eléctricas, pero sube el precio del crédito. El ciudadano comprende las razones de esa política del Gobierno, pero se pone de mal humor al considerar que los únicos que no pierden son los prestamistas. Con este panorama, la popularidad de Mr. Wilson enflaquece. Las empresas que se dedican a las apuestas políticas reciben envites de 6 a 4 en favor de los conservadores. Un señor apostó hoy 200.000 peastas para granar 135.000 si los tories triunfan en las futuras elecciones. -Alfonso BARRA,