Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O Í Ü N G O II DE ABRIL DE 1985. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 119. París 10. (De nuestro corresponsal, por tslex Se está intentando establecer de un modo permanente un teatro español en esta ciudad, un teatro de lengua española que acoja igualmente las manifestaciones teatrales de los países fraternos de Hispanoamérica. Este empeño, al que contribuye con su aliento la Misión Cultural de nuestra Embajada, lo ha emprendido un grupo independiente de españoles, artistas y aficionados al arte escénico, con entusiasmo verdaderamente meritorio. El espectáculo se presenta con el nombre de El Retablo teatro de lengua española de París -y lia dado comienzo a sus representaciones en. el Theatre 347, que fue sede del Grand- Gignol, y que se halla en él corazón de Montmartre. Su primer programa lo constituyen dos piezas de nuestros grandes clásicos: La carátula de Lope de Rueda, y El viejo celoso de Cervantes, que se ofrecen en la primera parte. En la segunda, se representa una obra moderna del autor argentino Osvaldo Dragún, Historias para ser contadas de altas calidades escénicas. Los artistas que representan las dos piezas clásicas españolas son españoles, y los que actúan en la Argentina, argentivos, para lograr las más perfectas calidades y la mayor exactitud de las obras tal como fueron concebidas y creadas. Tanto las direcciones escénicas de unas y otras son excelentes y la actuación de quienes las interpretan verdaderamente ajustadas y artísticamente concertadas. Ha dirigido la puesta en escena de La carátula y El viejo celoso Delfor Peralta, con manifiesto buen gusto, sobriedad y adecuación a la intención de las mismas, mientras que la argentina la ha dirigido también muy expertamente Eduardo Fuller. El equipo de los actores es, en su conjunto, excelente y su compenetración, notable. Uno de los animadores más significados de esta empresa es José Atienza, que coopera en ella con su competencia y entusiasmo. El público, compuesto por españoles, estudiantes de español de los grados superiores e hispanistas, acude con asiduidad a estas representaciones y aplaude a esta compañía, que si se ve fomentados sus esfuerzos por el calor de cuantos aman el teatro español en París, que pueden dar un buen contingente de espectadores, implantará el teatro profesional y permanente de nuestro idioma en esta capital. -M. P. P. CONCURSO DE DECORACIÓN TEATRAL La Bienal de París 1965, organiza un. Concurso de Decoración Teatral reservado a artistas comprendidos entre los veinte y los treinta y cinco años. Se han fijado dos temas: La loca de Chaillot de Jean Giraudoux y Bod s de sangra de Pcd? rioo Garda Lorca. Además, cada concursante podrá realizar una obra de su selección. El Centro español convoca un Concurso previo de selección de obras. Las solicitudes podrán dirigirse al presidente de dicho Centro, avenida del Generalísimo, 39, Madrid- 16, hasta el 30 de abril ie 19 S 5. Depósito de maquetas: del 15 al 20 de mayo. do y fuera de lugar aquí, que el simple análisis de una labor primeriza. Soraya, en esta aventura que emprende, y que le deseamos de buena fortuna, es el sujeto de una avidez universal, tentada y sostenida por el trueno de una popularidad de características muy singulares. Soraya, mujer de misteriosos perfiles, que arrastra con ella y a su pesar las páginas de una historia reciente y desventurada, no puede ocultar en la abrumadora serie de retratos de su película una rara lejanía, en la que quiere velar, con esfuerzo que se adivina, que se presiente, el secreto de una intimidad difícil. A mí me ha parecido Soraya una película cruel. Aunque nadie obligó a la dama a dar el paso que ha dado, uno no puede inhibirse ante la dureza de un juego que levanta en un pavés resplandeciente, sí, pero mentiroso, a una mujer acaso merecedora de otro destino menos multitudinario. Soraya, en su primera actitud por el mundo fingido del cine, tiene el andar soberano, pero inseguro. Parece como si tanteara con el pie vacilante, tapado por el vuelo de seda, s riquísimas, un peldaño firme para el camino escondido. Soraya película, es un lujoso ensayo para la actriz en potencia. Diño de Laurentis montó con enorme riqueza, primero el ensayo, una especie de prólogo realizado por Antonioni alrededor de Soraya y su misterio. Dos breves episodios después, uno de Bolognini y otro de Indovina, mantienen a Soraya sin descanso en un primer plano inacabable. Nada se escapa al París 10. (De nuestro corresponsal, por telex A la edrd de noventa y niw. s años ha muerto, en su pequeño piso ¿3 Niza, una de las mujeres má. s famosas da principios de siglo: La bella Otero S 3 había ido desprendiendo de casi todos s s bienes y pasaba sus últimos días modestamente. -M. P. F. No se llamaba Carolina, sino Agusi Había nacido en la aSdsa de Velsa, partido judicial de Caldas de Reyes, en Poníi. edra. Sus primeros años frieron de extremada pobreza. A los trece años escapó de su aldea y actuó como bailarina en un cafetín de Pontevedra. Ganaba isna pes í y la comida. No machos años más tarto iba a ganar mil dólares por acíuaeión en N- ava York. Ei Gran Duque A! ejar- dro de Rusia le dio diez mil rublos por bailar en su palacio da San Petersburgo. Abandonó el cafetín de Pontevedra y marchó a Lisboa. De allí a Barcelona. En París actuó por vez ramera en 1890. Allí se convirtió en seguida en una mujsr célebre y fue, durante muchos años, la bs liza oficial de Europa. Kostand, Wilde, D Annunzio hicieron de ella encendidas elogios. Ya en su ocaso, hizo una película, Otoño de amor La devaluación del franco mermó seriamente sus biemes y tuvo que sacar a pública subasta algunos objstos artísticos. Aho ra ha muerto en medio ds la modestia, pero también de la paz, en su retiro de Niza. análisis de la espléndida fotografía. El perfil, los ojos, la nariz, los labios de Soraya posan ante la cámara en todas las actitudes y los tonos imaginables, con una insistencia que llega a ser intranquihzadora para una sensibilidad inquieta. La película está llamada a lograr un éxito de público, en armonía con el nombre legendario de la que fue Emperatriz. Las riquezas en joyas, en pieles, en vesticVs, en calzado, en peinados de Soraya son un reclamo fabuloso para las mujeres del mundo. Y para los hombres... Alberto Sordi, en el relato de Indovina, pone la única nota tierna, conmovedora, humana y sonriente del extraño y apasionante, espectáculo. Nada se dice aquí de Soraya actriz. Ahí está, hermosísima de planta y de ademán, difícil para la sonrisa, lejano el pensamiento detrás de los ojos claros y enormes. Que el rumbo hacia el nuevo destino le deje alguna vez un punto de soledad, que es la gran compañía. -Gabriel GARCÍA ESPINA. Esta película fue estrenada el viernes por la noche, en sesión de gala, a beneficio del Patronato Niño Jesús del Remedio. Asistieron S. A. R. la Princesa Doña Sofía y la marquesa de Villaverde, que fueron cumplimentadas por las damas integrantes de la Directiva del Patronato. HA MUSS. TO LINDA DAK. NELL Chicago 10. Ha fallecido en esta ciudad la actriz cinematográfica y teatral norteamericana Linda Darnell, de resultas de las gravísimas quemaduras que sufrió ayer en un incendio. Contaba cuarenta y tres años de edad. -Efe. Linda Darnell, considerada como una de las artistas más completas e inteligentes de los últimos tiempos en la pantalla americana, nació el 16 de octubre de 1921 en la ciudad de Dallas, en el estado de Tejas, donde su padre era funcionario de Correos. Su primer papel importante fue el que representó en el film Elsa Maxwell s Hotel for Women pero su consagración fue al lado de Tyrone Power en la película de Darryl F. Zanuck Daytime Wife Su fama creció más aún con las películas Sangre y arena y El signo del Zorro en las que figuró, asimismo, con Tirone Power como coprotagonista. Esta sugestiva morena, aue ahora ha encontrado el horrible fin de morir abrasada, I r r c i- I I t. i Tres perfiles de mujer Productor: Diño de Laurentis. Música: Fiero Piccioni. Fotografía: Otcfílo Martelli y Cario di Palma. Dirección: Antonioni, Bolognini e Indovina. Intérpretes: Soraya Es fandiari, Richard Harris y Alberto Sordi. Cines: Carlos III y Roxy A El caso Soraya se sale por mil dispersas variantes de una simple consideración estática para entrar en otro mundo que sólo tiene con el cine una leve cirounstanes a tangencial. El comentario para la labor artística de una dama que irrumpe en un ranevo oficio después de haberlos tenido can altos, que se envuelva ahora en la luz de unos focos que la analizan y casi la desmsnuzan con voracidad eslremeeedora, se presta a otras consideraciones de más fon- precisa laboratorio farmacéutico, dedicación absoluta, comisión mínima asegurada. Escribir con curriculum vitae y dando teléfono a la referencia 7.029. San Bernardo, 62.