Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- V I E R N E S 9 DE A B R I L DE 1965. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 72 PENÚLTIMA HOEA PIEDAD Y CRIMEN NOVEDADES NÓRDICAS Continúa con gran éxito nuestra interesante Venta Especial de los Países Nórdicos PLANTA ALTA Muebles auxiliares, espejos y lámparas, bandejas de metal litografiado y de madera, floreros de cristal, artículos porcelana, artículos de regalo en madera, metal, etc. herramientas de alta calidad, cubiertos de acero i oxidable, ULTIMA NOVEDAD También hemos incluido en esta Exposición un extenso surtido de MARFIL AUTENTICO HONG- KONG a precios inverosímiles. NUESTROS ESCAPARATES Avda. José Antonio, 32- MADRID Ha sido condenado a muerte un cultivador de arroz de Malaca, Veintidós años. Edad de las dulces o terribles locuras. Un cultivador de arroz de veintidós años en el Norte de Malaca, Din Chai, aplaude su sentencia de muerte. ¿Misticismo político? No. De otra política más simple y más compleja se traía: la revuelta política del corazón, que produce tantas individuales revoluciones, tanto desmayo y violencia. El joven Din Chai había asesinado a su esquiva Ofelia, a su confusa Beatriz, una niña de quince años. Al serle comunicada por el Tribunal su sentencia, el plantador sonrió tristemente y aplaudió las terribles palabras declarando: Soy feliz, porque ahora podré estar de nuevo junto a ella. No vamos a aplaudir nosotros lo que hizo el joven cultivador de arroz llevando a la realidad esa teoría que en todos tiene alguna experiencia: se mata lo que se quiere. No hasta ese punto, joven cultivador de arroz, hemos de permitir que llegue la caliente sangre de nuestros fantasmas. Hay barreras en la vida, y una de ellas es la vida misma. Pero nuestro comentario va por otro sitio. No podemos juzgar nosotros, los del corazón poético. Seríamos malos jueces en todo. Tal vez porque tácitamente, incluso en la inocencia, pertenecemos a la raza de los acusados. Queremos interpretar, joven cultivador de arroz, tu aplauso como un aplauso a la justicia. De no ser así, tal vez no podríamos estar, ni en esta última piedad, a tu lado. Pero tus palabras ya son otra cosa y viven al margen de la muerte, con autonomía del crimen. Pertenecen esas palabras al romanticismo, no al cinismo. Estamos más apenados de los crímenes sin pasión o de pasión colectiva que de los crímenes pasionales, individuales, esos que son hijos del sol y de la lima, esos que aloban el corazón hasta nublar la cabeza. No sólo al romanticismo han de pertenecer las virtudes. También los pecados, por horribles que sean. En la tierra hay de todo. También las lívidas tormentas, los criminales argumentos, los rayos que rasgan la oscura noche del alma, el grito de la víctima y el silencio nutrido de la muerte están en la tierra. El que la sociedad no pueda e incluso no deba perdonar es tina cosa. El que ese cultivador de arroz que mató lo que amaba declare que ahora podrá estar junto a la criatura asesinada, es otra cosa. Acaso en nuestro tiempo feo de la náusea, de la indiferencia, del vicio triste, del pecado que ni siquiera peca, la violencia suponga una fe en algo, como supone una fe creer que después del hoy sangriento puede haber un amor más fuerte que la vida y un perdón romántico: el mismo perdón de Doña Inés, que salva a Don Juan al pie de la sepultura. Pagar una vida con la vida es pagar caro. Sin duda, no merece un elogio. Pero entibia el rencor de una condena. Si ningún juez llega a Dios, tampoco ningún condenado llega, probablemente, al diablo. Que la muerte, joven criminal de Malaca, te permita, al cerrar los ojos, abrirlos de verdad. -C. G. -B. UN DELICIOSO PASEO EN LA TARDE CON EL A LAS 4 0 usted sale de Madrid y A LAS 10 30 está en Sevilla Servicio alterno desde el 13 al 24 de este mes. Salidas de Madrid: lunes, miércoles y viernes. De Sevilla: martes, jueves y sábados. IT próximamente SERVICIO DIARIO coa horario muy cómodo hasta Cádiz. -JS Información y reserva de plazas: Oficina de viajes RENFE. Alcalá, 44, te 1.2470000 y en su agencia de viajes.