Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 23 BE DICIEMBRE DE 19 S 4. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 109. EL VILLANO EN SU Susana Canales, Guillermo Marín y Juan Sala, intérpretes de El villano en su rincón y Olga. Peiró, intérprete de El milagro del jornal representadas en el teatro Español Teatro: Español. Títulos: El para no sacar a Felipe III a escena. Pero villano en su rincón de Lope de no es preciso creerse ese ingenuo truco Vega, y Los milagros del jornal de situar- la acción en Francia. Y tiene un de Carlos Arniches. Decorados y segundo fallo que no le es imputable. La verdad es Marín figurines: Vicente Viudeé y Re- -aplaudido ue lasalvo Guillermomutis- silva y en un dondela. Música: Manuel Parada. con algunas en latiguillos lícitos, Dirección: Miguel Narros. Princi- claro, vocalizando por derecho yconsciente, siguiendo pales intérpretes: Susana Cana- en su declamación el imperativo de los les, GuVlermo Marín, Juan Sala conceptos enunciados por el verso; salvo y Arturo Lopes, para El villano Guillermo Marín, que hizo un tipo comen su rincón Olga Peiró, Am- pleto y honesto, el resto de la compañía, paro Martí, Anastasio Alemán y desgraciadísimamente, no sabe decir el Joaquín Roa, para Los milagros verso. -Renglonean todos- -algo menos Eidel jornal El villano en su rincón es comedia del Lope discreto, deparado, escueto, y elegante; del liope clásico, lector de fray Luis, vagamente idealista, crítico de la sociedad de su tiempo, irónico con suavidad, individualista y muy español. ¡Ay- mi divino ráicáa- -donde soy rey de mis paja, s Y del Lope de Vega, hombre sabio de teatro. El villano en su rincón es obra espléndida en su arquitectura- -muy moderna, por cierto, en esa brillante utilización. de las canciones para marcar el cambio de carácter de Juan Labrador encantadora en su respiración, populas -en el acto segundo se insertan dos romancillos con sitio propio en la literatura: A caza va el caballero y Por el mpHteeieo sola insuperable en la versificación- -la silva del primer acto, ¡Gracias, inmenso cielo los sonetos del tercero, especialmente el de Lisarda, De grado en grado amor me va subiendo apretada y suave en la marcha de ía aceión, pura en los caracteres. Y teatral. Pura en los caracteres, porque Juan Labrador no cede ni al punto de vista generacional de sas hijos, enamorados de la algazara cortesana, ni a- una peripecia exterior. Juan Labrador reprime su desazón en nombre del deber y se transforma, a través de un rápido complejo de maduración psicológica, iníelectualmente respetable. Esa. transformación es un modelo de análisis literario sobre el que inrevestidos de oro, plata o laca da china ciden todas las tensiones de la España de Felipe III. ENCENDEDORES DE ORFEBRERÍA cardo Merino- se dejan a un lado la Intención y aun la puntuación y persiguen, línea, a línea, una cadencia rítmica que es monótona, traiciona el pensamiento y musicalisía en extremo lo ese Unas veces es poesía lírica, pero, en general, es poesía dramática. Están muy, muy lejos de los mínimos esigibles. Y, además, probablemente, esta inseguridad les hace alejarse irónicamente de sus propios personajes. Juan Sala sonreía todo el tiempo, como esos actores que trabajan en los anuncios. Esto no debe ser. La versión es bastante fie! salvo en la distribución de los romances y en la triste mutilación de las canciones. Fue muy aplaudida y conquistó al público, sobre todo a partir del acío segundo. Narros, merecidamente, compareció al final entre los actores, reclamado por las ovaciones del auditorio. La teoría de revisar las obras en un acto es excelente. Por desgracia, Los milagros del jornal tienen un tono tan distinto del que. acompaña la obra de Lope ize, seguramente, la frialdad inicial del público ante El villano en su rincón se debió a la necesidad de hacer un duro reajuste emocional. Aparte de eso, i o s milagros del jornal es una joya documental que da fe -de una angustia crítica muy noble y estremecida. Los intérpretes- -salvo Olga Peiró- -estuvieron tímidos y frenados. Gran parte del público aplaudió y otra protestó con estruendo y energía. También la revisión de Amichos es cosa delicada. Y necesaria. Y, por supuesto, urgente. Enrique LLOVET. MUY GUAPO, MUY RUBIO, MUY MUERTO EN EL ALCÁZAR Hay un determinado tipo de comedias policíacas norteamericanas Que han provocado un aluvión de imitaciones. Muy guapo, muy rubio, muy muerto es una de ellas. Ingredientes: casa en las afueras, muertos qué aparecen y desaparecen al compás de la acción, los inevitables pico y pala para entierros clandestinos, carreras, pistoletazos, oportunas entradas y salidas y un embrollo con pretensiones de enigma para el que al final los auto- El montaje de Narros es expresivo, mi ¿tucioso, feliz en (a comaosieión de las. figuras y clarificante. Tiene un error: el ss. irayafio de esa divertida Iocalizaeión- en jPnr: n que. Lope- -con tipos españoles iy i aceituneros! -enunció muy probablemente 1 PRECIADOS, 1 51 Ú MADRID María As tuerino, Charo Moreno, Juanjo Menendez y Pilar Muñoz res- -los señores Luger. y Gil Albors- -encontrarán el correspondiente asesino. Aunque con algunos chispazos de gracia, las situaciones se repiten hasta lo inverosímil y llegan a fatigar. El peso de la obra reeae sobre Juanjo Menéndez, a cuya gracia personal se debieron los mejores momentos de la obra estrenada anoche en el Alcázar. A Maruja Asqúérino no le va- el papel. El resto de la compañía, cumplió. Bonito el decorado, de Wolfgang Burmann, y bien la dirección, de José María Morera. Ss intercalaron en la representación unos telones con graciosos dibujos de Summers. ¿os intérpretes, los autores y el director saludaron, entre a, plausos, al final. -Miguel TOSRES. REPOSICIÓN BE ELOÍSA ESTA BEBAJO DE UN ALMKNBKO Enrique Jardiel Poncela alcanzó con Eloísa está debajo de un almendro uno da sus éxitos más resonantes. Los años transcurridos, que son más de veinte, no han marchitado esta obra da evasión y da humor que tiene permanente interés y en la cual se dosifican. y se mezclan con niu-