Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 0 RIC 0 LAS EL MOM ENTO GANADERO m y. r En fuerte contraste con el agostado panorama herbáceo de las mesetas centrales, aparecen tos pastos jugosos de la zona norte peninsular, de lo que es fiel trasunto esta ilustración del marqués de Santa María del Villar. REBAÑOS OVEJAS CABRAS EN EL APROVECHAMIENTO DE LA MONTANERA BELLOTA LOS PASTOS NECESITAN MAS LLUVIA QUE LOS CULTIVOS CEREALISTAS Los pastos, dado él total acostamiento o la calcinación radical a que habían llegado en gran parte del territorio peninsular, con excepción de toda la faja nórdica, necesitan más lluvia que los cultivos cerealistas para poder medrar. Si, como inidicamos en las impresiones referidas a la sementera, la situación de ésta se ha remediado en parte, y pudiera mejorar sensiblemente con poco más que volviese a llover, en seguida, la vegetación espontánea requiere precipitaciones más intensas. Y más tiempo para desarrollarse en forma que resulte aprovechable por el ganado, empezando por el lanar, el cual L agarra aunque la hierba tenga muy pocos centímetros de altura. La verdad es que, metidos casi de lleno en el invierno, pedir ahora pastos nuevos para las dos mesetas y el bajo Aragón, es como esperar que el olmo dé peras. Podría ser que, con mucha humedad y ambiente moderado, se empastizase la tierra, con vistas a una temprana primavera herbosa, pero de ahí sería poco menos que imposible pasar. Otra cosa son las tierras mediterráneas, las de las cuencas del Guadalquivir y del Guadiana, que suelen quedar bastante al abrigo de los fenómenos invernales que barren y azotan la altiplanicie. Por lo pronto, la situación se ha hecho bastante halagüeña desde él campo alménense, pasando por el murciano y siguiendo por todo el litoral oriental, hasta enlazar con el siempre más afortunado espacio catalán, por lo que se refiere a acopiar condensaciones. En esas regiones si que puede esperarse una mejoría inmediata de los pastizales, teniendo en cuenta las suaves temperaturas predomi nantes en ellas. Sin embargo, para que eso pudiera suceder en la gran depresión D